Reflexiones sobre La flauta dulce en el aula ¿Todavía estás aquí? Flauta dulce sí, pero en compañía.

¡Hola musiqueros!

Hace un tiempo tuve una conversación con una chica de 2º de ESO que  me hizo reflexionar acerca de algo que está sucediendo y las autoridades no quieren ver:

– Buf, pero ¡qué mal se me da tocar la flauta!¡Estoy harta!

– Pero si no te oído tocar en todo lo que llevas de curso.

– No, ¡qué va! Pero si yo estudio leyendo. Yo lo leo y así estudio que me da “verguenza” que se oiga

– ¿?

Amén de que sí, los alumnos tienen motivación cero por la música, pienso que hemos llegado a una situación insostenible en la cual la música es relegada a la última cocacola bebida carbonatada del mundo. Está claro que la música no es sólo es la flauta y se trata de un medio asequible de pintar la música que se escribe. Es decir, es uno de los vehículos para llegar a su comprensión. Y es un vehículo muy viejo, como los buses de línea que los ayuntamientos no quieren renovar por falta (se supone) de fondos.

Pero, ¿desde cuándo tenemos la flauta en las aulas?

Nuestra estilizada amiga se implantó en el sistema educativo español a través Plan de estudios de 1967. La idea era buena, su inclusión estaba basada en el método Orff a modo de complemento. Muy bonita la teoría del método: Agrupaciones instrumentales percusivas de alumnos en el que palabra, música y movimiento pudieran coexistir en armonía. La práctica llevaría a la teoría pero…. la realidad es muy distinta si no se enseña ni aprende en conjunto, y sólo se aplica en parte. ¿tener el volante de un coche es tener un coche? NO. Pues igual en Educación musical.

Un buen planteamiento, ¿verdad? La flauta dulce es versátil, barata y es una forma sencilla de aplicar conocimientos pero … su virtud no es que suenen en la clase 30 flautas sopranos a la vez (¡!) La gracia de la flauta en el aula es complementarla con los demás instrumentos y formar agrupaciones musicales. Si estamos en un aula y queremos aplicar el método Orff ¿Cómo podemos aplicarlo si no disponemos más material o si el poco que hay es un xilófono cada 5 niños si hay suerte?  En mi opinión, se ha incluído el uso de la flauta en el currículo musical como un “must have” desde hace 50 años y con ello estamos fabricando “haters” de la flauta dulce  generación tras generación. El problema no son sólo los sentimientos negativos hacia la flauta, sino que la desidia y aburrimiento que siente el alumnado se traslada al aprendizaje de otros aspectos de la música por lo que resulta complicado en un alumnado poco motivado en general

Actualmente en las facultades de Educación se va trabajando de una forma más puntera añadiendo y actualizando contenidos en detrimento del aprendizaje de la flauta que continúa como si el tiempo no hubiera pasado (incluyendo repertorios en ocasiones anticuados). Paralelamente con el aprendizaje profundo de la flauta soprano, se forma al futuro profesor en la materia de Agrupaciones musicales la cuál se realiza en un aula con instrumentos variados y de gran calidad que engancharían a cualquier alumno  con un mínimo de interés, pero claro, no hay medios ni forma humana de tener un aula de agrupaciones musicales como la de la universidad. Las instituciones, esas que tantas horas nos han quitado  de música, no saben lo que se pierden nuestros  niños y jóvenes que no disfrutarán de lo que es tocar en una agrupación  y sentir esa satisfacción que da poder pensar en música, aunque sólo sea un rato. Y es que no podemos hacer magia ya que por muy motivados que estén los docentes si el alumnado no responde a ciertos estímulos al no disponer de una buena base de aprendizaje musical en todos sus ámbitos, es tiempo en ocasiones perdido.

¿Os acordáis de nuestra querida alumna de 2º ESO? Obviamente aprobó música con un 5. Como docente se me parte el alma, y no sólo por el 5, sino porque probablemente nunca le interesará lo maravillosa que es la música por dentro.

Por cierto, flauta y 2º de la ESO con adolescentes no son elementos que tendrían que estar en una misma frase! ¡Nooooo!

¡Hasta el próximo artículo!

Yo tengo una flauta… y si eres profe de música y estás leyendo esto, ¡Tú también!

Si os ha gustado podéis compartir en vuestras redes sociales! Por otra parte os informo de mi proyecto de cuentos infantiles Osito Dani… aún no ha salido la aventura musical pero tiempo al tiempo! y ya por último….¡ Qué calor que hace!

 

4 comentarios en “Reflexiones sobre La flauta dulce en el aula ¿Todavía estás aquí? Flauta dulce sí, pero en compañía.

  1. ¡Qué lindo haber encontrado tu blog! Soy profesora de música en Uruguay, país al que lamentablemente le importa muy poco la educación musical. Tengo la suerte de trabajar en un colegio francés que, a pesar de dejar un poquito al costado la música, facilitan a cada asignatura un presupuesto anual para materiales, con el que he podido, año a año, ir llenando el armario con distintos instrumentos. Trabajo con la flauta desde hace tres años y, sí, vi lo mismo que dices en tu artículo. Por más que uno como docente ponga todo su entusiasmo a disposición, a la flauta… los chicos le tienen idea. El año pasado me tomé como desafío formar un conjunto con las clases de los más grandes (14-15 años), ya que sólo tengo ciclo básico (no hay suficiente alumnado para la opción en bachillerato).
    Fue una experiencia muy peculiar pero fantástica. ¡¡Nunca jamás vi tanta concentración en una clase de 3°!! Cierto, nos llevó varias clases armar solamente el estribillo de una canción, pero el entusiasmo y las ganas que demostraron para mi lo fueron todo. Se lo tomaron con un compromiso que nunca vi con la asignatura. ¡Y la flauta… resurgió de entre las tinieblas! Lamentablemente, a esa generación ya no la tendré y veré si puede funcionar con las que siguen.
    Sólo quería compartirlo.
    Y comentarte que inicié estudios de musicología hace muchos años pero abandoné, porque la cátedra es bastante desastrosa en mi universidad. Además de que tiene un enfoque hacia lo popular que me parece bastante estrecho.
    Estoy terminando mi licenciatura en órgano y cursando la de piano.
    Hace bastante que vengo buscando un grado o (quizá un poco menos pretencioso) un curso en musicología en internet y encontré el de la Universidad Alfonso X El Sabio. ¿Tienes referencias? Realmente, es un deseo que me quedó truncado.
    ¡Te seguiré leyendo! Se me fue un poco largo… ¡Muchos saludos!

    1. Uauuuuu. muchas gracias por compartir tu experiencia! Es muy, muy valiosa! La verdad es que cuando se da con un grupo bueno se disfruta muchísimo!

Deja un comentario