Razones para no tirar la toalla en música pero sí cambiar de camino.

¡Hola musiqueros! ¿Cómo empieza la semana? La mía con sueño y con agujetas, que eso de ponerme en forma me cuesta mucho más que llegar a casa y ponerme al piano… En fin, ¡Paciencia!

Hoy pensaba en las razones que pueden hacerte dejar la música de lado.  Son motivos que nos impulsan a dejarlo todo: hastío, impaciencia, dejadez, el auto-concepto musical por los suelos… sea cual el proyecto musical en el que se esté inmerso.

Pero ¿sabéis? también hay otros tantos motivos que nos animan a seguir nuestro camino musical ya sea profesional o amateur . ¿Qué hacer cuando estás en ese punto muerto en el que el aprendizaje y la práctica musical se convierte más en un lastre que una pasión?  No es extraño que pase, ya que esta encrucijada es algo que se da continuamente en el ámbito musical. A veces la relación con la música contiene altibajos, unos bajos en los que el nexo en común suele ser el sentirse perdido.

¿Para qué estudias? ¿Qué estudias? ¿Cómo lo estudias? Parecen preguntas sencillas pero no lo son, ya que encierran la esencia del estudio de la música en todos los niveles. Si no sabes por qué estudias música, ni qué estás estudiando ni cómo lo estás haciendo, ¡Ay amigo musiquero, creo que tienes un problema! Pero ¡tranquilidad! no es grave si se ataja de una manera correcta. Puede ser que te hayas empeñado en aprender armonía porque  a veces la naturaleza del saber es caprichosa, pero también puede suceder que no sepas para que se aplica y probablemente a la semana el libro de armonía esté en el revistero del baño esperando tiempos mejores. También puede pasar que empieces a estudiar guitarra y  tras los primeros acordes (y callos en tus dedos) acabes aceptando la guitarra como animal de compañía.  Bueno, no es nada nuevo, a mi también me ha pasado y por eso sé que ayuda escuchar algún consejo que ayude a encontrar el camino. Menos mal que aunque tarde, descubrí que la música recorre los caminos que trazamos, y curiosamente eso ¡hace sentir muy bien! A veces, se tiende a pensar que la música es solo tocar bien pero no es sólo eso, es sentirse bien,  es disfrutar, concentrarse, esforzarse, caerse y volverse a levantar. La música son muchas cosas, pero sobre todo es un camino y un lugar al que llegar. Si no tenemos ese destino, probablemente nos quedaremos a medio camino.  ¿Lo que haces no te convence? ¿Es un hartazgo? ¿No disfrutas?  Musiquero, no desesperes ¿Acaso alguien dijo que en música no se puede cambiar de rumbo? Quizá la música que quieres esté esperándote al otro lado, en un camino opuesto al andado, un camino inesperado pero tu camino, al fin y al cabo. Con ésto os animo a encontrar caminos, a desandar lo andado y volverlo a recorrer hasta tu propia meta: única e instranferible 🙂

¡Hasta el próximo artículo!

63d
En realidad es el cumpleaños feliz, pero es que cuando algo se ve cuesta arriba…..

 

Si os ha gustado esta entrada podéis compartirla al músico perdido, al encontrado y al musiquero en general 🙂 Por último os recuerdo: falta una semana para que terminen las votaciones de los Premios 20 Blogs! Muchas gracias a todos los que me habéis votado y a los que no lo habéis hecho aún y queréis hacerlo os explico cómo. Solo ocupa unos minutos y encima haréis a esta musicóloga feliz ¿Os mola el plan?

1)Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático):  http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dais a votar este blog en un recuadro azul y automáticamente os saldrá verde.

¡Gracias!

 

10 comentarios en “Razones para no tirar la toalla en música pero sí cambiar de camino.

  1. Me recuerdas a los años en los que estuve estudiando en el conservatorio: prácticamente 15 años sin parar, día tras día, semana tras semana dando el callo por conseguir un objetivo. Es lógico sufrir bajones y tener días en los que piensas: “yo con esto no puedo, abandono”. Pero, por suerte, algunos hemos contado con personas que nos animaron, que nos dieron un respiro temporal para retomarlo con ganas. Te paras y piensas en lo positivo, en tus compañeros de conservatorio, en todo lo que estás aprendiendo, en que, con un poquito de suerte, vas a poder dedicarte a lo que te gusta, etc. La pena es que los estudios en el conservatorio, sobre todo en Grado Elemental no siempre están bien enfocados. En definitiva, y en este caso a los estudios en conservatorio, es duro, exige mucha disciplina, pero el esfuerzo merece la pena.

Deja un comentario