La Música, ese Salvavidas

Hola. ¿Qué tal por aquí? Yo muy contenta, en unas horas me voy a Córdoba a ver a mi familia pero no quería perder ocasión para mi cita musical en este diario.

Estaba pensando que mi primer artículo en este blog, es curiosamente el más visitado: ¿Pero para qué sirve un musicólogo? lo escribí producto del cabreo por las pocas oportunidades laborales que tenemos los licenciados en Historia y Ciencias de la Música  ¡es una pena que  la ilusión y la dedicación a la música no sirvan para una inserción laboral plena al menos en el sector cultural! . Pero… ¿sabéis? Hoy lo he leído dos años después de escribirlo y me ha sorprendido recordarlo.     La razón es que ahora no estoy cabreada y tampoco resignada, hoy estoy muy feliz de todo lo que me ha aportado la carrera y mis conocimientos musicales. Quizá pensar en música abre la mente, la llena de oxígeno, y respiras todas las músicas que conoces y las aún por conocer. Para mi, la música hace las cosas más bonitas, es una montaña rusa llena de vaivenes de la que no quiero bajarme, es lo sencillo pero también lo complicado, es ser igual que todos pero tampoco igual a nadie. Quizá la música, queridos, es aquel salvavidas a los que muchos a lo largo de la historia quisieron aferrarse para dejar un legado plagado de obras maestras. Ya, ya se lo que muchos estaréis pensando…

Pero Soraya! ¿Estás borracha? ¿A qué se debe tanta profundidad musical?

Hoy pienso en las veces que la música hace de un salvavidas al que recurrimos para relajarnos y evadirnos ante un mal momento, quizá sea la acción universal más inmediata  después  pillarse una borrachera de esas órdago y demás cosas no recomendables  (¡Prohibido hacer todas estas cosas juntas ¡Este Diario es un lugar sano!)  Una ruptura amorosa, una pérdida, un día de furia o  un enamoramiento fortuito… es  a la música a quien acudimos con la seguridad de sabernos consolados y entendidos porque si no… ¿Qué haríamos sin muchas canciones de amor-jo-eso-también-me-ha-pasado-a-mi? ¿Sin una recopilación de los compositores clásicos más románticos y arrebatados para los soñadores? ¿Sin una selección de Rock Duro para los que tengan ganas de decirles cosas bonitas a su jefe y necesiten inspiración? ¿Sin un pellizco “de no se lo que tengo pero estoy sensiblón y voy a ponerme a Kenny-G?” Y así con tantos ejemplos como personas. La música es ese salvavidas, y ya no solo para los que nos ilumina el día sino también para quienes los creyeron apagados: Porque además de escuchar, nunca es demasiado tarde para aprender, para crecer, para ilusionarse y tener la música tan cerca que ilumine los sonidos  de una vida.

¡Hasta el próximo artículo!

Nipper

¿Oiga? Me siento melancólico, ¿Me puede poner los Trotamúsicos?

 

Si os gustan mis letrillas podéis compartirlo en los botoncillos de más abajo y …. ¡Ah! y  ¡No os libráis! ¡Voy a hablar a los Premios20Blogs! 🙂 Quiero agradecer a todos los que estáis votando y a los que no lo habéis hecho y os gusta este diario,¿ a qué estáis esperando para hacer feliz a esta musicóloga? 🙂

Solo tienes que entrar aquí y registrarte en el Diario 20 Minutos y después entrar en mi ficha y dar el voto, aparecerá entonces un letrero verde de voto recibido. 🙂 (Las estrellitas no cuentan como voto)También puedes entrar en mi ficha directamente y registrarte en la barra superior haciendo clik en registro. ¡Qué no decaiga!

Deja un comentario