Quiérete y … música!

Viernes, viernes. ¡¡ Como me gusta escribiros los viernes !! Pienso en todo el fin de semana que tengo por delante para pensar en música , seguir con #Umusical y me da un subidón tremendo 🙂 Como veis, cada persona tiene una motivación que  para  pensar en música produciendo una  dulce sensación de bienestar.

Como sabéis, la música tiene muchos beneficios para el ser humano. Hay una rama de la música muy interesante  que os invito a explorar:  la musicoterapia. Aquí,  la música ayuda a desarrollar determinados aspectos como la autoestima, la relación con los demás…. de una manera mucho más específica y personal. Con esto, las sensaciones y la autoestima, va mi reflexión musical de hoy:

Hace unos párrafos os contaba mis intenciones musicales para el fin de semana, voy a disfrutar de la música  justo de la manera que quiero vivirla. Quizás, la música tiene un algo de arma de doble filo ya que es algo que nos hace sentir plenos pero que a veces, al buscar ese algo más hace que aparezca un sentimiento de fustración a ver demasiado lejano el objetivo planeado. Los pensamientos en música hacen mejorar nuestra autoestima, sentirnos felices cuando nos gusta lo que hacemos. Por ello, y ya os he dicho en alguna que otra ocasión, debemos disfrutar la música sin prejuicios, valorando todo lo aprendido por pequeño que sea.  La música es un reflejo de nosotros mismos, si no estamos satisfechos con el resultado y somos incapaces de sentirnos seguros, eso nos mina el aprendizaje haciendo una música silenciosa e insegura. En cambio, si disfrutamos y ponemos en práctica lo aprendido sin miedo a equivocarnos,  nos servirá de impulso para el tipo de vivencias musicales que queremos vivir . Esta sensación de plenitud musical tiene mucho que ver con nuestro puzzle musical,  ya que según vamos armando, descubrimos la relación que tenemos con la música, haciendo lo demás venga rodado.

La música alimenta nuestra autoestima y desarrollo personal , pero está en nosotros valorar lo que aprendemos y descubrir que aspectos musicales nos hacen feliz. Personalmente, tras 20 añitos dedicados a la música, no todos los he disfrutado igual, pero quizá era yo misma quien me ponía las barreras al no plantearme seriamente  la música que quiero para mi. Quitarse de prejuicios, inseguridades, y colmarse de ilusión y confianza en uno mismo hace que se encuentre un sentido en lo que aprendemos.  Los niños disfrutan de la música desde pequeñitos, son esponjitas musicales que disfrutan todo lo que pueden sobre la práctica musical. En cambio, de adultos, nos ponemos las barreras. Cuando veis a una persona disfrutando de la música no es que sea mejor ni peor del resto, confía en lo que hace y cómo lo hace. Y esto es lo que os quiero decir, la música la hacemos nosotros mismos, si nos queremos y confiamos en lo que hacemos, nuestra  forma de ver la  música se hace mucho más amplia.

Pensar en música es una actitud que resulta de estar reconciliados con nosotros mismos para y con la música. 🙂

Duncan Grant, ‘Girl at the Piano’ 1940

Duncan Grant: Chica al piano (1940)
Un momento pequeño, dulces instantes musicales.

Recordaros  que seguimos con #Umusical si  quieres participar en este proyecto y darnos tu punto de vista de la difusión musical 2.0 te animo a que contactes conmigo en :

diariodeunamusicologa@gmail.com

Twitter: @sorybp      Hastag: #Umusical

(los proyectos 2.0 voy publicando poco a poco para no saturar de cuestionarios 2.0:  Esta semana hemos contado con DiegoSax y Tono Menor ) ¡¡ Muchas gracias por vuestras aportaciones!

Deja un comentario