Poniendo límites a la música : ¿Casting de músicos para las calles de Madrid?

¡Ya estoy aquí! ¡ ¿Qué tal estás dos semanas? ¿Cómo se ha portado la música con vosotros? ¿Y vosotros con ella? Espero que sea como fuere, los pensamientos en música os estén acompañando en el día a día. 🙂

Esta semana os quiero hablar de una noticia con polémica ya que el  Ayuntamiento de Madrid (España) establece  el centro de la ciudad como Zona de Protección Acústica Especial  lo que llevaría al Ayuntamiento a hacer un Casting de Músicos   para obtener el permiso para tocar en la calle.  Ahora bien, con esto uno se plantea unas cuantas preguntas ¿En base a qué se puede decidir quién puede tocar en la calle o no? ¿Quién determina que es apto para amenizar las céntricas y concurridas calles madrileñas o por lo contrario resulta  un plastón para los viandantes? Si algo tiene la calle es que resulta inesperada y espontánea como las diferentes músicas que encontramos en ellas. Coartar sus sonidos es sesgar parte de ella condicionando lo que se oye al gusto de unos pocos. Y yo me pregunto, ¿por qué no hacer un casting para descartar gente que hace de nuestras calles un lugar menos seguro? 

En la música que escuchamos por las calles no están todos los que son pero si son todos lo que están, artistas que nos regalan  un pedacito de música a cada paso que damos esperando de nosotros (a voluntad) algunos céntimos que recompensen su trabajo. Quizá no  nos puedan gustar las músicas que escuchamos pero tan solo nos basta andar unos metros más para sumergirnos en un ambiente sonoro totalmente diferente que nos guste más  ¿No creéis que quizá creando espacios  específicos dónde poder tocar sea más efectivo que seleccionar las músicas que darán vida a las aceras y paseos? Fijaos, siempre hablo de música y contexto  así que me pregunto en el concepto que tiene el ayuntamiento de la música para tod@s.  ¿Qué contexto musical se puede pensar cuando hablamos de un escenario que nos pertenece a todos?  La calle (refiriéndome al espíritu de la misma)  tiene varias analogías con la  música ya que hablamos de  algo intangible.:

Podemos trazar las calles, diseñar los edificios. Podemos en definitiva, escribir las calles en un plano pero ¿ y lo que se vive en ellas? Su ambiente, la vida que acontece entre los jardines de asfalto…Lo mismo sucede con la música, podemos pintarla en una partitura pero la vivencia de la misma es algo indescriptible.

Pero este casting que segrega  música y músicos no solo se puede dar en las calles de Madrid, muchas veces en base a contextos las músicas no son todas las que están  ¿Y si hubiera un casting global en el que se seleccionara  lo que debemos escuchar? Por eso,  si en un concepto tan global como la calle se puede modificar el ambiente musical a golpe de ordenanza no nos queda más remedio  que andar con orejas abiertas, haciéndonos preguntas y ejerciendo de buscadores de músicas en lugares que jamás esperaríamos encontrar la magia del sonido.

Os dejo este blog (que da título al libro del autor)  en el que tenéis consejos para tocar en la calle que resultan muy interesantes  y que aunque no toquéis ningún instrumento, sirven para observar más pensamientos en música desde otro punto de vista  🙂

Diario de un músico callejero de Jose Miguel Vilar – Bou – http://diariodeunmusicocallejero.blogspot.com.es/

Deja un comentario