Escritura musical: Más fácil de lo que piensas :-)

La música se pinta en el arte, se impregna en la arquitectura y la podemos tocar en una escultura. Pero la música también se escribe con lógica, no son solo signos que  recuerdan lo increíblemente estética que nos puede resultar la visión de una partitura. El arte  llama al arte y la escritura de la música tiene un algo que hipnotiza.

Podríamos estar horas admirando la belleza de su escritura como si fuera  una obra pictórica  pero se trata de  la Sonata para violín nº 1 en sol menor (BWV 1001) manuscrito por el propio Bach

La música tal como la escribimos es producto de una evolución a lo largo de la historia añadiendo más signos según las diferentes necesidades. De esto, surgieron también propuestas establecer otros sistemas de notación diferentes. ¿ Se puede simplificar la escritura de la música? ¿Ha llegado un punto en que quizá este sistema esté obsoleto? Personalmente creo que nuestra escritura musical es lógica, icónica, sencilla y bastante intuitiva para el aprendiz. Los signos musicales pueden ser tan sencillos o tan complicados según las barreras que nos pongamos. Así, se me viene a la mente otro sistema de comunicación ( llamémosle así) que no tiene nada que ver con la escritura alfanumérica: las señales viales.

Suena un poco raro, pero las señales de tráfico son universales, icónicas, sencillas y bastante intuitivas. Flechas, barras, triángulos, coches, camiones y hasta cervatillos aparecen en nuestras señales por lo que,aunque no sepamos conducir, sus signos  hacen intuir su significado.

¡Por aquí!
¡Precaución! !Retenciones!              Por deducción, más coches…   indica que puede haber más coches así que cuidadito.

En la música sucede parecido, si miramos los signos musicales con un poco de atención vemos que su evolución ha sido más que lógica. Para aprender, además de memorizar hay que realizar un ejercicio de reflexión e intuición ante su lectura ya que la notación musical no fué ideada por seres de otro mundo (bueno, que sepamos) sino ha sido realizada por personas para personas a lo largo de tantos siglos de historia musical y la verdad es que no lo han hecho nada mal porque pese a todo ésta ha llegado hasta nuestros días pudiendo  interpretar música de otras épocas bajo éste lenguaje universal siempre vivo. Es como si fuera una botella con un mensaje dentro que se lanza al mar y siglos después alguien la encuentra y  lee sin problemas el papel escrito en su interior.

Volviendo con el ejemplo anterior de las señales de tráfico, vamos a verlo pero con notación musical actual que acabo de hacer  de mi puño y letra en algo tan mundano como un post-it. 🙂

– En el  primer Post-It tenemos una p (piano) que se suele encontrar justo debajo del pentagrama  y que indica sonido délicado y más débil. Para intensificar su efecto, se    duplica la p.
– En el segundo ejemplo . tenemos estos signos de intensidad en el que se irá aumentando y disminuyendo el sonido según lo que abarque el signo. (muy similar a los signos matemáticos)
– Último ejemplo: Las corcheas. Es lo mismo, solo que al cortarlas, el rabito queda suelto 🙂 Tiene una lógica muy tierna.

Resumiendo, hay veces que quizá lo que nos parece complejo encierra una inusitada sencillez si lo miramos con atención. La música y su escritura puede parecer complicada pero si tenemos en cuenta que es producto de una evolución lógica perdurable en el tiempo,  una visión atenta de los signos puede ayudarnos a comprender la música y sus matices a la hora  de su interpretación (lo que se ve y lo que no).  Por lo tanto, la comprensión de los signos musicales requieren además una visión sin barreras de la música, asociando ideas y desarrollando nuestro pensamiento más lógico.  ¿Quién dijo que la música era aburrida? 🙂

Que no de miedo la lectura de  una partitura, porque en ella están pintados los sueños. 

(¿Os acordais de los  diccionarios del artículo anterior? Ellos os pueden ayudar a desgranar signos y a picaros más la curiosidad 🙂 )

Deja un comentario