Atrévete y exprésate en música ¿A qué esperas?

¿Qué tal ha ido con las indicaciones que os dí en el post anterior? Espero que os hayan servido, aunque eso sí, os pido disculpas porque es la primera infografía que realizo. Siempre se me ha dado muy bien realizar materiales para el aula pero esta es la primera vez que utilizo esta técnica. La verdad es que es muy bonito el resultado. Ya iré afinando.

En otro orden de cosas, ¿os habeis fijado a la de gente que es aficionada a la música en uno u otro aspecto? Adolescentes que realizan coreografías, el ejecutivo melómano, el músico de banda, el cantante en la ducha, el coroadicto, los del grupo rociero del barrio, el que se pasa hora mirando videos  de conciertos en youtube, el que se sube sube covers por Internet, los docentes especialistas en música, los que comparten su conocimiento en la red, el que gasta su ancho de banda escuchando música, el que sueña con ser artista, los que escribimos blogs de musicología y  también subimos covers…. bueno, somos tantos que nunca terminaría de enumerar las situaciones porque realmente… es innato nuestro gusto por la música.

La música es el bálsamo de los sentimientos y catalizador de emociones en unas cuantas notas , es quien acompaña para lo bueno y para lo malo y es la que siempre está ahí si no quieres estar solo o quieres estarlo aún más. ¿Por qué alentar la experiencia musical a unos pocos? (los que saben)  Es cierto que no es lo mismo sentir y disfrutar desde  la soltura de toda una vida dedicada a la música   pero, la intensidad no se mide en conocimientos  ¿Quién es capaz de juzgar las vivencias de una persona hacia la música? De un tiempo a esta parte, gracias a las nuevas tecnologías, todos podemos compartir nuestra  experiencia musical. Podemos decir sin miedo   lo que nos gusta y lo que no, podemos aprender de los demás y descubrir maneras de hacerlo mejor. Podemos ser artistas por un día y subirnos un video a Youtube y conversar con más aficionados y músicos de todos los tipos y niveles . Podemos también cantar en un karaoke virtual aunque no atinemos ni una… y podemos simplemente disfrutar.

Y  hacerlo mejor o peor es lo de menos, porque pensar en música nos pertenece a todos y que nadie os diga lo contrario.

Os dejo este corte de Million Dollar Baby de Clint Eastwood para los créditos finales que me ha acompañado mientras escribía…. 🙂

[http://www.youtube.com/watch?v=fQgIQ65XdDU]

Deja un comentario