Cómo empezar a estudiar paleografía musical. Nociones básicas para futuros musicólogos

¡Hola musiqueros!

¿Qué tal la semana? ¿Intensa? Pues nada, a disfrutar este domingo con música o lo que surja,  Por mi parte hoy os quiero hablar de un tema que ha surgido a raíz de una consulta en el artículo dedicado a la  Paleografía musical. Como muchos sabréis y más si habéis o  estáis estudiando disciplinas relacionadas con la historia, la paleografía se refiere al estudio y análisis de los documentos escritos a lo largo de la historia. Como punta de lanza en esta disciplina, el análisis crítico es vital para realizar hallazgos que permitan completar la máxima información posible del documento fruto de estudio para clasificar y enmarcarlo en la historia.

Respecto a la paleografía musical, se centra exclusivamente en el estudio de la escritura musical lo que requiere grandes conocimientos sobre notación musical e historia de la música. A veces este estudio no está tan claro como echar un vistazo a un documento de canto gregoriano con notación cuadrada, donde es relativamente sencillo localizar el texto, estructura, así como hacernos una idea de su composición rítmica gracias al lenguaje. Muchas veces no está en cuestión de observar si se trata de un penta o tetragrama, o diferenciar una clivis de un punctum sino de una labor de estudio todavía más profunda ya que nos podemos encontrar documentos donde los neumas, no estaban sobre líneas adicionales sino sobre el texto a modo de recordatorio. ¿Cómo interpretarlo? ¿Cómo llegar a estas conclusiones? Es el estudio del documento lo que hace llegar a las diferentes conclusiones siempre bajo un riguroso análisis crítico. ¿Podemos hacer, nosotros, neófitos en la materia un análisis crítico? ¡Por supuesto! Para ello, es necesario argumentar y no aseverar valiéndose del propio conocimiento y de los estudios que precedan al nuestro porque así podremos sustentar nuestra teoría.

Como veis, el estudio de la paleografía histórica musical requiere de un bagaje cultural previo que ayude a conectar conceptos así como una metodología básica de investigación ya que esta disciplina no es solo el estudio de paleografría per sé ya que se trata de un campo multidisciplinar en el que confluyen historia, música e investigación en el que todos, estudiantes y expertos tienen algo que aportar.

Como musicóloga pienso que la bibliografía básica del estudio de la paleografía musical son las diferentes líneas de investigación así como la constante puesta al día de los nuevos descubrimientos documentales y la adquisición de una buena base en metodologías de investigación histórico musical.

A continuación os adjunto algunas referencias interesante que os pueden ayudar a profundizar sobre el tema.

¡Hasta el próximo artículo!

 

Referencias interesantes:

El Blog de Beatriz Montes (enlazo a artículo sobre notación bizantina)

ARRIBAS ARRANZ, F. Paleografía documental hispánica, 1968

No hay paleografía musical sin estudio de la notación musical 

Documental sobre la historia de la notación musical

 

Para pensar y contextualizar:

FUBINI, ENRICO: Estética de la Música, 2002

COOK, NICHOLAS. De Madonna al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música, 2001

CLANCHY, J y BALLARD, B.: Cómo se hace un trabajo académico. Guía práctica para estudiantes universitarios (1997), Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2000

¡A Guido D'Arezzo le gusta este artículo! ¡Chócala!

¡A Guido D’Arezzo le gusta este artículo! ¡Chócala!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si os ha gustado este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales. Y si encima quieres recibir en tu correo artículos como este puedes suscribirte a las entradas del blog ¡Mola!

¿Evoluciona la música que escuchamos? La música evoluciona y nosotros con estos pelos.

¡Hola musiqueros!

Empezamos Octubre y lejos van quedando los ritmos y músicas veraniegas, nos preparamos para dar la bienvenida al Otoño y a la puesta del alumbrado de Navidad ( un clásico de todo Otoño español).

Hoy os quiero hablar de una pregunta muy habitual que suele surgir en debates sobre música que nunca llega a responderse y a  veces no llega traspasar la frontera de: “pues el reaggeton es una mierda” y “tú más”.

¿La música evoluciona? Claro, que sí. La música no termina en las vanguardias con la ruptura tonal en el dodecafonismo por poner un ejemplo. A partir de la segunda mitad del S. XX el hacer musica levoluciona de una manera espectacular y explota en tantas músicas diferentes que revoluciona hasta la forma de escribirla porque….  ¿cómo escribir sensaciones y nuevos sonidos?¿Quién dice que la música tenga que ser tonal? ¿ordenada? ¿con estructura simétrica? ¿Quién dice que la música no pueda ser un golpe en la mesa, una cuerda de violín rota o una brisa veraniega? ¡La música puede ser tantas cosas! Y eso lo que pasa con la música en circuitos académicos o “cultos” (qué mal me suena esa denominación #arcaicotime). Son músicas que también son esculturas para mirar a través de ellas de múltiples facetas e interpretaciones. Concebidas no para gustar sino como un potente vehículo de expresión personal e interior por parte del compositor.

Vale, muy bien ¿Y las músicas urbanas, qué? La música popular que oímos hoy día, podrá gustar más o menos pero si tomáramos en cuenta todos sus subgéneros sorprendería comprobar que son fruto de una constante evolución a lo largo de los años creando vínculos inimaginables entre ellas. Algunas ramificaciones han ido evolucionando hasta nuestros días, y otras se quedaron allí convirtiéndose en estilos que son un icono representativo  y evocador de una época. ¿Os imagináis un pasodoble reaggetonero fusión latino pop?? A día de hoy y estando sobria me parece imposible imaginarlo, pero nuestro pasodoble español sigue ahí impertérrito, eterno invitado de honor en todas las fiestas de guardar invariable a través del tiempo. Respecto a los sonidos que han llegado hasta nuestros días desafiando al tiempo son producto de músicas, de prueba y error, con pequeñas variaciones que a veces son tan imperceptibles que nos pueden parecer la misma aburrida música pero que después al mirarla con perspectiva y con el tiempo a nuestro favor resultan una increíble torre de babel musical que representa lo mejor , ¿Y lo peor?  de nosotros como seres con tendencia a la música. Pero no, nunca lo peor porque cada música tiene su lugar y su momento porque mientras la música sea un cúmulo de inesperados y locos caminos, es que algo estamos haciendo bien.

 

¡¡Hasta el próximo artículo!!

Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actors studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta....sin prisa, ¿eh?

Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actor’s studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta….sin prisa, ¿eh?

Si  te ha gustado este artículo,¡ puedes compartirlo en tus redes sociales! Me harás muy feliz, y a mi barriga ochomesina también 😀

 

¿Qué es la musicalidad?

¡Hola! Ya estoy aquí con mis recién estrenadas vacaciones. No os penséis que me he olvidado de vosotros, han sido unas semanas muy calurosas pero siempre, siempre, siempre vuelvo por aquí 🙂

Hoy os quiero hablar de un concepto un tanto difuso que siempre crea un poco de controversia por la de maneras que tiene de interpretarse, esto es, la musicalidad.  La RAE nos trae una definición muy escueta: Cualidad o caracter musical. ¿Lo cuálo? Pues sí, Algo tan grande en tan pocas palabras, pero claro, esto es Diccionario de la Lengua Española y no de la musicalidad por lo que se entiende lo abstracto del significado. Buscando información acerca de la musicalidad me encuentro con que el concepto no está claramente unificado como suele ocurrir cuando nos referimos a las características de la música, siendo éste relacionado con la práxis y lestética musical y fuera de este ámbito , en el campo de la retórica.

La musicalidad se relaciona con lo bello, lo estético y lo tangible de la música, pero también se refiere a aquello que nace dentro, lo que impregna el alma, lo que se percibe y ya no solo en música también en literatura y de forma concreta en la poesía. Un ejemplo de ello puede ser la figura retórica de la aliteración la cual consiste en conseguir un efecto sonoro mediante el uso intencionado de los fonemas, como bien podemos ver en estas palabras del poeta Rubén Darío: Bajo el ala aleve del leve abanico.  En este verso,los sonidos hacen sentir delicadeza contenida, es ritmo sentido, son eles que vuelan como un suspiro.

Volviendo a la música ( y también la danza), partimos de una musicalidad visual,  que es la que se oye y se lee, pero paralelamente también hay una musicalidad sentida,  que es aquella que está en nuestro interior y cada uno portamos en diferentes grados. Es la que remueve el estómago y arrebata, no solo ya a interpretes, sino también al público que ve algo más y tiene la capacidad de sentir lo que oye y ve. Aunque la música pueda ser algo físico en una partitura, la musicalidad arranca esos matices que no se perciben a primera vista y que hace llegar al músico a un momento de cohesión total con los sonidos, siendo éstos una extensión de si mismo. Es por lo tanto ese algo más que hace sentir escalofríos a quien toca y al que escucha haciendo que el concepto de musicalidad no sea algo que se pueda aprender de una manera explícita, sino de la necesidad de expresarse y sentir. ¿podría ser  la respuesta a lo que se siente cuando vivimos intensamente la música y nos aislamos del mundo?

Igual que considero que esta forma de sentir es algo inherente en cada persona y no puede ser algo aprendido de una forma concreta, si que se puede facilitar su descubrimiento mediante la educación musical desde una edad temprana, porque en el aprendizaje de la música no sólo es cuestión de vista y oído, también es de algo, llámese musicalidad o lo que surja, que aún hoy es imposible explicar con palabras. Para los que sois más mayores y queréis aprender música y tocar un instrumento ¿Quién sabe? Igual vuestra musicalidad está llamando a la puerta, y ahora es el momento de enseñarle a ver mundo ¿Qué os parece? 🙂

 

¡Hasta el próximo artículo!

La música siempre en construcción como estas bailarinas de Edgar Degas

¡Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo en tus RRSS con toda la musicalidad del mundo!

El mejor antídoto para el miedo escénico es sentirse libre

¡Hola! Hoy es un día de esos molones: ¡Empiezan mis vacaciones! Poco más que añadir salvo… ¡toma, toma y toma!

Hay un tema del que quería escribir hace tiempo: El miedo escénico en música. Muchas personas piensan erróneamente que el miedo más común al tocar o cantar ante un público (sea de la índole que sea) es el quedarse en blanco,  osea, “olvidarse” de lo que tenemos que hacer. Aunque no es poco, lo cierto es que ese es el menor de los males ya que si nos quedamos en blanco ante un momento estelar, depende mucho de la pericia de la persona ya que  de ella depende hacer de ese momento tan blanquecino un lugar para la improvisación para salir del atasco con más o menos gracia (¡qué os voy a contar amigos coristas!)

Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.

Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.

La práctica de la música conlleva unas complejidades que muchas veces ante el público que no es tan cercano a la música le es difícil de comprender y tienden a pensar: ¿¡Pero cómo es posible que alguien que sepa tocar o cantar le de pánico tocar en público!? Sí, ya se que parece incompatible pero esto es algo que sucede (y mucho) en los ámbitos musicales, aunque ¡Qué no cunda el pánico! con un poco de paciencia,reflexión  y conocimiento de nosotros mismos como músicos se puede solucionar

Los terrores musicales más profundos vienen fruto de la inseguridad, de los miedos a enfrentarse a un público que nos puede juzgar ¿Y entonces que pasa? Que ya no es quedarse en blanco es algo peor, es quedarse en negro ya que la música no se convierte en algo para goce y disfrute de uno mismo y de los demás, sino en una vara de medir nuestras aptitudes y actitudes, como si fuera una Espada de Damocles siempre vigilante a cada error,  y el público en aquel en el que nunca estamos a  altura de sus expectativas.

Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!

Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!

Entonces pensé, basándome en mis experiencias personales, que quizá los terrores, las inseguridades y miedos se reducen a sentirse libre. Jamás he disfrutado tanto la música como cuando me he sentido libre de prejuicios, inseguridades y he sido consciente de mis fallos y virtudes. La música libre y sin miedos es como un salto con red: Saltos con pirueta y doble tirabuzón con la seguridad de que la caída puede salir bien pero si no sale bien puede servir para coger impulso y hacerlo mejor. Con este tema pienso mucho en artistas consagrados que han tenido episodios de este tipo, que aunque a priori puedan parecer incomprensibles, no lo son ya que esos miedos no se componen únicamente al simple hecho de no querer salir a un escenario “por miedo”, sino a la perdida de la capacidad de sentirse libres en cada actuación, siendo esta libertad sustituida por la presión, las dudas y el ¿Qué hago yo aquí si puedo estar en casa tranquilamente haciendo macramé?.  A  nuestra pequeña escala los miedos son los que nos agarrotan el cuerpo, la capacidad de sentir libremente la música y así,  ¿Cómo se puede disfrutar de algo que está hecho para ello?

Así que…

La música siempre libre, cuanto más libres más música, y cuanto más música más os odiaran los vecinos, y si ya os odian mucho, pues bueno, habrá que cortarse un poco.

Para terminar, os dejo un enlace hacia el Blog Gran Pausa en el que podéis leer artículos sobre la práctica musical que pueden ser muy útiles. En especial os recomiendo la sección Músico y Mente en que leéreis consejos indispensables para calmar nervios y creer en el músico que sois 🙂

http://granpausa.com/category/musico-y-mente/

¡Hasta el próximo artículo!

Mejor en blanco y negro ¡No hay color!

                   Este es el único blanco y negro que tiene                                que haber en música  ¡No hay color!

Si os ha gustado esta pincelada musical puedes compartirla en tus redes sociales favoritas  y si conoces a alguien que le pueda ser de utilidad, también se lo puedes recomendar ¡Fuera las vergüenzas musicales! 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

El arte de pensar la música

¡Buenas! ¡¿Qué tal? Yo hoy muy contenta, el lunes pasado finalizaron las votaciones para los Premios 20 Blogs y me encuentro en 2ª posición en Música. Muchas gracias de corazón a todos los que con vuestro voto y comentarios habéis ayudado a difundir este pequeño Diario. Ahora sólo queda la deliberación del jurado que el 27 de Marzo anunciará a los finalistas de cada categoría. (¡Crucemos los dedos!) 🙂

Estos días de promoción me han servido para echar la vista atrás en la temática Diario y pensar en la musicología en general. Si me atreviese a resumir esta disciplina, sin dudarlo diría que la musicología trata en gran parte de la música pensada. Ya que además de ser interpretada la música merece y tiene la necesidad de ser contada, reflexionada y explicada. En esta disciplina musical tenemos como categoría reina la historiografía musical, que consiste en el estudio y recopilación de información para elaborar una Historia de la Música siempre en constante actualización a través de la investigación. Pero además de nuestras huellas musicales a lo largo de nuestra historia, hay algo que tiene la música que hace ir más allá. La musicología también es cuantificar la música, hacerla visible y tangible desde todos los aspectos inherentes a la idiosincrasia humana. Aprovecho este punto para especificar a los musiqueros que me preguntáis si se necesita “saber música” para cursar estos estudios, que ésta es una de las razones por las que la carrera de musicología no es eminentemente práctica, ya que estos estudios sirven como puente interdisciplinar con otras materias como la historia, sociología, filosofía… algo así como echar un poquito de sal y pimienta 🙂

Seguramente estaréis pensando que si la musicología es la música pensada ¿Eso quiere decir que es indispensable  unificarla en un pensamiento único? No, igual que en educación hay muchas metodologías, en el Pensamiento Musical sucede forma similar… Es por ello, que hay muchísimas lecturas musicales con a veces (densísimos) pensamientos al aire sobre el hecho musical en general y sus conexiones con determinados aspectos de la vida que hacen abrir la mente a otras maneras de pensar la música (Históricos compositores, filósofos entre otros nos han dejado un legado maravilloso que os animo a descubrir). Seguro que estáis pensando… vale, esto está muy bien ¿Pero dónde puedo encontrar más información y más músicas pensadas? bueno, pues no os preocupéis que os tengo una cosita preparada.

El enlace que os paso, es de la librería El Argonauta en Madrid, es una librería exclusivamente musical en el que podéis encontrar un amplio catálogo musicológico que podéis consultar online ¿No sabes cómo buscar? Piensa en un tema que te apasione y quizá tengas tu nueva lectura a golpe de clik sobre el tema que quieras relacionado con la música 🙂

 http://www.elargonauta.com

¡Hasta el próximo artículo!

¡Theodor Adorno recomienda este artículo!

¡Theodor Adorno recomienda este artículo!

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla mediante los botoncitos que tienes aquí abajo. 🙂 Para terminar, de nuevo muchas gracias a todos por vuestra colaboración y palabras de ánimo en los Premios 20 Blogs. Ahora, ¡me toca esperar! ¿Seré finalista? Espero poder compartir esta buena noticia con vosotros 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

No existen los músicos torpes.

Hola! Aquí estoy de nuevo después de unos días del descanso. Hoy os traigo esta pequeña reflexión a raíz de unos comentarios que suelo que oir a personas que se introducen en la música por vez primera.

Muchas veces, cuando alguien se pone delante de mi piano lo primero que suelo escuchar es:

– Ay, !que yo no se nada de música!¡ Se me da fatal! Claro, para ti es fácil pero para mi….

Es curioso que en el piano así como en  cualquier otro instrumento musical parece que éste sirve de oráculo, ya que solo con tenerlo cerca una persona sabe que se le va a dar mal ¡Un desastre musical en ciernes!. Pues no, lamento deciros que no tienen ninguna propiedad mágica y que por desgracia no nos desvelará los números de La Primitiva de mañana.(aunque ya podría,ya)

Cuando una persona quiere aprender música,  bien un instrumento o teoría por ejemplo, muchas veces piensa que va a suceder como en esta escena de la película August Rush cuando la realidad es ligeramente diferente-

Sí, el niño es muy precoz para aprender. y eso que os he ahorrado la escena en la que compone una sinfonía…. y ojo con deprimirse! Lo mejor de todo es que vosotros podéis aprender de verdad 🙂

Muchas veces  se piensa que el pensar en música  es un don al alcance de unos pocos que tuvieron la suerte de tropezarse con la música y hacerse con ella.  Pero sabed que el arte de la música es que lo complicado parezca sencillo, y a veces lo sencillo  sea inexplicable  por su perfección . Ya os he dicho alguna vez en este blog, que entender la música, aprender a interpretarla y entenderla es como formar un puzzle al que poco a poco vamos añadiendo más piezas que van encajando. Así que ni fácil ni dificil, es cuestión de perspectiva 🙂

Si aprendemos a acercarnos a la música sin prejuicios y de una forma natural, ya sea de una forma más practica o más teórica, formará parte de nosotros como ya es el habla, solo que la satisfacción que se experimenta es algo para lo que todavía no he encontrado palabras . Este sentir musical libre y pleno es algo que nos ayuda expresarnos en música en momentos cotidianos  sin miedo de meter la pata:

Si os preguntaran  ¿Qué te parece esta música? Más allá del “es bonita” o “no me gusta” quizá podáis sentir que no podéis expresaros tal como quisierais por los miedos a decir algo fuera de lugar, pero ¿sabéis? Ni os imagináis cuanto tiene una persona que decir sobre la música que le gusta y le es importante en su experiencia vital. Así como  ser y sentirse músico es  esfuerzo y   ganas,también es  tener una mente en abierta que asimila que hay muchos tipos de músicos en los que unos son virtuosos, otros buenos improvisadores, otros tantos técnica pura, y otros que lleven el ritmo en sus venas entre otras tantas tipologías de músicos y músicas.

Por eso no hay ni habrá el músico torpe, sino muchos tipos de músicos diferentes siempre que hagan lo que les gusta.  La música no se disfruta más cuando uno no se compara con los demás sino cuando  se encuentra bien con su yo musical y es capaz de disfrutar de ello independientemente de su nivel. No hay músico malo, pero si métodos de enseñanza basados en conceptos arcaicos como la competitividad, el refuerzo negativo que puede hacer sentirnos torpes, pequeños que nos hagan apartarnos del camino. Pero eso… ¡Ni hablar!

Dentro de ti solo convives contigo mismo, se el mejor para ti y disfruta con ello. 🙂

 

Hasta aquí este trocito de reflexión, ya sabéis que siempre os animo a que os deis una vuelta por los universos musicales con las orejas bien abierta a los diferentes sonidos  y formas de entender la música. ¡ No lo dejéis pasar!

 

Si esta entrada os resulta interesante os animo compartirla 🙂

Para estar al tanto de actualizaciones podéis seguirme en Twitter:

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

¡Gracias!

 

La importancia del Pensamiento Musical

¿Cómo suena verdad? Pensamiento musical.  Como habréis observado, me gusta mucho esta rama de musicología referente al Pensamiento Musical, quizá el lugar donde algunos musicólogos podemos sentirnos más cómodos.  Siempre os animo a pensar en música, porque con perspectiva igual que en la vida, todo se ve mejor.

El Pensamiento musical nos ha acompañado desde que la historia ha tomado consciencia de la música ¿Cómo nos relacionamos con ella? ¿Qué representa para nosotros?  Estos pensamientos no solo se han centrado en la música, también es algo que sucede en otras disciplinas artísticas provocando un sinfín de controversias y argumentaciones a favor un arte en concreto en detrimento de otro . Este hecho está directamente entroncado con la estética del arte.  Quizá parezca una discusión un tanto vacua pero el pensamiento y la reflexión sobre la música en si ha hecho posible no hacer de la música algo estático que ejerza de un sencillo adorno.

El Pensamiento Musical se manifiesta desde la Antigua Grecia con Platón y Pitágoras, pasando por la Edad media con Boecio y Franco de Colonia por citar algunos. Increible el Renacimiento, con la teoría de los afectos, la Camerata de los Bardi, Zarlino, la teoría de las esferas y la recuperación del equilibrio clásico de la Antigua Grecia. De allí nos vamos al Barroco y el Clasicismo con la ilustración: La aparición del enciclopedismo, divergencias sobre interpretaciones y la forma, Gluck y su pensamiento de su ideal musical que presentó precedentes. En el romanticismo la filosofía se mezcla con la estética de la música, con más fuerza. Es la época de Schopenhauer, Nietzsche inevitablemente unido a la figura de Wagner. Pensamiento musical en estado puro, música casi desnuda con la palabra. En el S. XX en adelante la música se  vuelve tridimensional siendo también un manifiesto del pensamiento venidero en el que la música se vuelve contextual: Las valiosas reflexiones de  Theodor Adorno, Claude Lévi-Strauss, John Cage,.. y…. ¡¡¡ son solo unas pinceladas rápidas en las que me dejo a verdaderos grandes) !!

Como veis, la historia es también pensar la música con la palabra: Buscando recovecos, respuestas y más preguntas sobre aquello que aún  a día de hoy no encontramos una definición clara. El Pensamiento musical hace que la música se sienta viva  sin necesidad de emitir una sola nota siendo este estado también música en estado puro: Intensa y envuelta en un torbellino de emociones. Son muchas las personas que han reflexionado sobre la praxis musical y gracias a ello, podemos entender un poco más sus contextos y las formas  de vivir la música…. ¿Os habéis dado cuenta? El pensamiento musical nos ayuda a reconstruir una época, pero no solo eso, también la música. Las diatribas y discusiones del pasado consistentes en que  si tal obra se tuviera que interpretar de esta manera u otra, las viejas rencillas entre músicos y escuelas rivales… nos dan tremendas pistas para  traer los sonidos del pasado de la forma más rigurosa posible a la sala de conciertos. Sabemos que esto es  la música, pero para mi, es magia en mis oidos.

Para terminar, os recomiendo este libro de John Blacking en el que reflexiona sobre la musicalidad del hombre, los contextos y la musica más allá del etnocentrismo…. y no quiero contar mucho más porque quiero que lo descubráis vosotros 🙂

Hay musica en el hombre? / How Musical is Man?
John Blacking,
Alianza Editorial (2006)

Como siempre recordaros que sigo buscando proyectos musicales 2.0 para #Umusical.   Los que queráis participar podéis mandar un correo a diariodeunamusicologa@gmail.com , contactar vía Twitter @sory o …. ¡¡tachán!! en Facebook.

Sí, Diario de Una Musicóloga ya está por allí, así que podéis darle al megusta (si queréis, claro)  para estar al tanto de las novedades en el lateral derecho del blog o entrar aquí :

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa

¡¡ Os espero !! 🙂

Música 2.0. preguntar, responder, compartir

Otra vez estamos a final de semana y ya sabeis lo que significa…¡¡ tiempo para pensar y disfrutar en música !! Vale, eso está muy bien, pero ¿Qué pasa si nos quedamos atascados a la hora de adquirir nuevos conocimientos musicales?  Hay muchas cosas que se pueden hacer pero, ¡No! espero que ninguno esté pensando en abandonar. Antes de tomar esa decisión tan drástica, vamos a pensar que opciones tenemos para poder superar este obstáculo. 🙂 En el artículo anterior,  reflexionaba sobre el Universo Musical 2.0 que tenemos a nuestro alcance. Así que nos serviremos de personas y lugares que pongan el conocimiento a nuestro alcance. Como os decía, “todos enseñamos, todos aprendemos” y muchas veces, existe el temor a preguntar y dejarse en evidencia. 

La red está compuesta por especialistas en música  dispuestos a compartir  y  resolver problemas  de una forma sencilla y didáctica  así que nunca tengáis miedo a preguntar y dejad de un  lado las inseguridades. Con el tiempo, me he dado cuenta que el principal handicap del aprendizaje musical es la inseguridad respecto a los demás que  es la que nos hace estar demasiado cautos al trasmitir las dudas musicales. ¿Qué pasa con lo que no preguntamos por miedo? Que quizá nos estamos perdiendo importantes piezas para nuestro puzzle musical y eso, no mola mucho.

Esto nos lleva a caer en la cuenta  de que en el Universo Musical 2.0  lo importante es el flujo de conocimiento, no somos simples visitantes a la caza de la información, tenemos la posibilidad además de interactuar con ella.  Decían que en esta Era de la Información seríamos más individualistas y egoístas pero creo que la evolución nos ha  llevado  a otros derroteros. Ahora, la tendencia es compartir de manera desinteresada y simplemente el sentir que se puede aportar elementos positivos,  es algo que alimenta las ganas de seguir compartiendo y construyendo este Universo musical 2.0. 

¿Aún pensáis que vuestras dudas deben de quedar en el tintero? 🙂

Os voy a poner un ejemplo que me hizo afianzar más sobre esta idea:

Ayer descubrí esta web . Se llama Sinfonía Virtual  que  da título a la revista digital que publican de manera regular en la página. Me llamó la atención como en el número de Julio 2013 dedicado íntegramente al Flamenco, musicólogos y especialistas ponían a disposición de todos, completísimos estudios sobre el este tema .  Por la calidad de contenidos, os recomiendo pasar  por allí si necesitáis información sobre algún área en concreto ya que lo que podéis encontrar es información muy amplia, completa y de calidad.

Por eso, nunca dejéis de preguntar y de compartir vuestros pensamientos musicales. En otro artículo os daré algunas pautas para saber como actuar cuando el aprendizaje musical (sea cual sea) se os haga un poco más complicado y no sepáis por donde tirar.

Inviitación en la noche (1996) de María Jesús Pérez Vilar
http://miradasylugares.blogspot.com.es/p/exposiciones-individuales.html
En música cuando una puerta se cierra se abren mil 🙂

Os recuerdo también que sigo con mi proyecto #Umusical, en el que me gustaría profundizar acerca de las propuestas musicales que tienen base en la red para difundir la música en todos sus aspectos. Publicaré las pequeñas entrevistas en el blog  para que todos podamos leer los diferentes pensamientos en música y las motivaciones de las  iniciativas para compartir la música invisible:-) Si os interesa, podéis poneros en contacto conmigo en diariodeunamusicologa@gmail.com  y mediante Twitter en @sorybp y el hastag #Umusical.

Por último agradeceros las palabras que me dedicais tanto por  el blog, Twitter y por correo ¡¡ Gracias a todos !! Para mi, Música es ilusión 🙂

//

Todos aprendemos, todos enseñamos. Universo Musical 2.0 (y una propuesta) :-)

Hace unos meses que he iniciado esta aventura musical  bloguera y  nunca me dejará de sorprender el gran  movimiento que hay en este Universo Digital Musical del que formamos parte (¡Sí.sí, tu también)  Esto me hace reflexionar que cuando se habla de música en la red. lamentablemente siempre se asocia  al conflicto de las descargas o, de manera algo superficial, al último video que arrasa en Youtube. Pero, ¿Qué hay de las comunidades musicales que hay en la red? 

Una de las cosas que tiene la música es que si hablamos de una manera eminentemente práctica,  requiere la atención del intérprete y del oyente.     Con esto quiero decir que  la música es movimiento, es compartir, es reflexionar ¡es vida!. ¿ No os parece maravilloso las ganas que tenemos de compartir el conocimiento musical? Esto ha ocurrido a lo largo de la Historia de la Música pero ahora, la necesidad de transmitir y compartir los conocimientos   se ha trasladado a la red  y  hoy día, hay diferentes iniciativas que  ayudan a  que nuestro Pensamiento en Música se haga más tridimensional y llegue de verdad a más gente  gracias a la colaboración de forma desinteresada de todos los que hacemos y amamos la  Música.  

A este movimiento le llamo la música invisible, la que no se ve a vista de pájaro pero que realmente es la consecuencia de algo inevitable como lo es  el compartir lo que sabemos, lo que pensamos y aquellas cosas que nos hace sentir plenos . ¿Nunca os habéis planteado que es lo que os lleva a indagar sobre la  música? ¿No deberían entender algunos medios que compartir música es  algo más que descargar un fichero? Ya es hora que la música invisible se haga (cada vez) más visible.  La música invisible son las iniciativas que hacen que pensar en música sea más fácil, accesible para todos y en la que siempre se pueda aportar algo por pequeño que sea.  Esto hace que al igual que oyente e intérprete se necesitan en un concierto,  hagamos lo mismo con  el aprendizaje de la música estableciendo una relación bilateral donde ambas partes (quien disfruta de la información y quien la comparte) tengan siempre  algo que decirse  y el conocimiento siga construyéndose entre todos  🙂

Toda esta música invisible engloba desde repertorios de partituras, tutoriales prácticos para aprender a tocar un instrumento, pildoritas musicales de todos los colores, recursos TIC para docentes, pistas para aprender y pensar en música, análisis, hasta .. ¡¡ Vaya !! Imposible enumerarlas todas, ya sabéis que la música se comprende de muchas ramificaciones de las cuales nos servimos para formar nuestro propio pensamiento musical 🙂 Por eso :

diariodeuna

En estos días me gustaría poner en marcha un proyecto que quiero extender más allá de lo que implica un trabajo final de Máster ,  en el cual  me gustaría poner voz (bueno, letra) mediante entrevistas  a las iniciativas musicales para compartir conocimiento  que hay activas por la red, dotando de movimiento y más ilusión esta gran comunidad de musiqueros y musiqueras si me permitís llamarlo así.  🙂 Me gustaría ir publicándolas en este Diario para poder compartir con todos vosotros  las motivaciones de los  diferentes pensamientos en música en la red  🙂

Si estáis interesad@s en formar parte y recibir más información podéis poneros  en contacto conmigo  en diariodeunamusicologa@gmail.com.  

Mediante Twitter en  @sorybp y siguiendo el hastag #Umusical iré poniendo las novedades para que podáis participar  🙂

The Organ Rehearsal

Henry Lerolle: The Organ Rehearsal (1887)
La música conjunta es encajar piezas de un puzzle destinado a unirse

Poniendo límites a la música : ¿Casting de músicos para las calles de Madrid?

¡Ya estoy aquí! ¡ ¿Qué tal estás dos semanas? ¿Cómo se ha portado la música con vosotros? ¿Y vosotros con ella? Espero que sea como fuere, los pensamientos en música os estén acompañando en el día a día. 🙂

Esta semana os quiero hablar de una noticia con polémica ya que el  Ayuntamiento de Madrid (España) establece  el centro de la ciudad como Zona de Protección Acústica Especial  lo que llevaría al Ayuntamiento a hacer un Casting de Músicos   para obtener el permiso para tocar en la calle.  Ahora bien, con esto uno se plantea unas cuantas preguntas ¿En base a qué se puede decidir quién puede tocar en la calle o no? ¿Quién determina que es apto para amenizar las céntricas y concurridas calles madrileñas o por lo contrario resulta  un plastón para los viandantes? Si algo tiene la calle es que resulta inesperada y espontánea como las diferentes músicas que encontramos en ellas. Coartar sus sonidos es sesgar parte de ella condicionando lo que se oye al gusto de unos pocos. Y yo me pregunto, ¿por qué no hacer un casting para descartar gente que hace de nuestras calles un lugar menos seguro? 

En la música que escuchamos por las calles no están todos los que son pero si son todos lo que están, artistas que nos regalan  un pedacito de música a cada paso que damos esperando de nosotros (a voluntad) algunos céntimos que recompensen su trabajo. Quizá no  nos puedan gustar las músicas que escuchamos pero tan solo nos basta andar unos metros más para sumergirnos en un ambiente sonoro totalmente diferente que nos guste más  ¿No creéis que quizá creando espacios  específicos dónde poder tocar sea más efectivo que seleccionar las músicas que darán vida a las aceras y paseos? Fijaos, siempre hablo de música y contexto  así que me pregunto en el concepto que tiene el ayuntamiento de la música para tod@s.  ¿Qué contexto musical se puede pensar cuando hablamos de un escenario que nos pertenece a todos?  La calle (refiriéndome al espíritu de la misma)  tiene varias analogías con la  música ya que hablamos de  algo intangible.:

Podemos trazar las calles, diseñar los edificios. Podemos en definitiva, escribir las calles en un plano pero ¿ y lo que se vive en ellas? Su ambiente, la vida que acontece entre los jardines de asfalto…Lo mismo sucede con la música, podemos pintarla en una partitura pero la vivencia de la misma es algo indescriptible.

Pero este casting que segrega  música y músicos no solo se puede dar en las calles de Madrid, muchas veces en base a contextos las músicas no son todas las que están  ¿Y si hubiera un casting global en el que se seleccionara  lo que debemos escuchar? Por eso,  si en un concepto tan global como la calle se puede modificar el ambiente musical a golpe de ordenanza no nos queda más remedio  que andar con orejas abiertas, haciéndonos preguntas y ejerciendo de buscadores de músicas en lugares que jamás esperaríamos encontrar la magia del sonido.

Os dejo este blog (que da título al libro del autor)  en el que tenéis consejos para tocar en la calle que resultan muy interesantes  y que aunque no toquéis ningún instrumento, sirven para observar más pensamientos en música desde otro punto de vista  🙂

Diario de un músico callejero de Jose Miguel Vilar – Bou – http://diariodeunmusicocallejero.blogspot.com.es/