El análisis iconográfico e iconológico de Panofsky y la musicalidad Descubriendo la musicalidad a través del método de análisis de Panofsky

Hola musiqueros!

Hoy vengo hablaros de un tema que cuando lo estudié en su momento me maravilló. En post anteriores he hablado  del concepto de  musicalidad y como interiorizarlo es vital para entender e interpretar la música como si fuera una escultura sonora desde todos sus puntos de vista. Un buen intérprete, director de coro u orquesta, musicólogo o estudiante entenderá la música no como algo superficial, sino como un sentimiento que se expande desde dentro hacia fuera que logrará ser percibido por un tercero sin necesidad de explicaciones superfluas. La ausencia de musicalidad, es por tanto, la visión parcial de la música tanto a nivel interpretativo como analítico.

Este concepto de musicalidad, tan dificil de explicar pero tan fácil de interpretar cuando la música fluye por las venas, es muy parecido al análisis en la interpretación de una obra artística que propone el historiador del arte alemán Erwin Panofsky (1892-1968).

Retrato de Erwin Panofsky (Philip Pearlstein, 1993)

Para Panofsky análisis de una obra pictórica se realiza en tres niveles: Preiconográfico, iconográfico e iconológico estableciéndonos en cada nivel una serie de preguntas que expongo a grandes rasgos:

  1. Preiconográfico: ¿Qué es lo que veo?¿Qué hay?
  2. Iconográfico: ¿Qué significa lo que veo?¿Cómo se interpreta?
  3. Iconológico: ¿Qué quiere decir lo que está representado teniendo en cuenta el contexto histórico y social del artista?

Este estudio una obra artística que propone Panofsky, es además es una de las metodologías de análisis aceptadas en la historiografía del Arte pues contiene varios niveles de análisis que convierten una obra en algo que no es estático transformándolo en una escultura pictórica a analizar en todos sus planos y aristas. Ahora, si volvemos al tema de la musicalidad teniendo en cuenta lo anterior ¿Un músico analiza lo que lee? ¿Un músico interpreta lo que lee? ¿La contextualización de la música ayuda a su interpretación? ¡Claro que sí! En mi opinión, la musicalidad de una persona responde a estas preguntas sin necesidad de pensar sus respuestas ya que es algo innato e inherente a un músico o a las personas que poseen esa sensibilidad musical. Pues la musicalidad no es solo sentir, es responder adecuadamente a la música y sus contextos desde la cabeza, pero también desde el corazón.

¡Hasta el próximo artículo!

Nota: Como muchos habréis observado este análisis es muy parecido a los diferentes tipos de análisis que se pueden realizar en una partitura: formal, interpretativo e histórico. ¿Encuentras las analogías? En mi opinión, los tres planos de análisis de Panofsky se pueden aplicar a todas las artes en general pues el arte no es solo una capa, son muchas, por muy superficial que a veces nos pueda parecer las diferentes manifestaciones artísticas.

Bibliografía interesante:

Renacimiento y renacimientos en el arte Occidental (Erwin Panofsky)

Diccionario de Iconografía y Simbología (Ernesto Revilla)

 

¿Os ha gustado este artículo? Pues no dudéis en compartir en vuestras redes sociales y si no os ha gustado pues ummm… nada, no compartáis (oooh).  ¡Ah! Sois muchos los que me escribís a través del blog y por el correo electrónico así que os pido disculpas si a veces tardo mucho en responder ya que suelo coger un día para responderos a todos 🙂 También agradeceros las palabras bonitas que me transmitís siempre en vuestros comentarios, correos y que siempre me alegran el día! 😀

 

 

La importancia de la comunicación visual en la música Un ejemplo: Time after time cover por Sia feat Chilly Gonzales

¡Ya estoy aquí musiqueros!

Ahora que estoy en reposo y tengo tiempo para escribir, me vienen a la cabeza muchos temas que tenía pendientes para incluir en este diario. El artículo de hoy es un complemento a un artículo que escribí en 2013: Música: un juego de miradas en el cual os acercaba la importancia que tiene para los músicos la comunicación visual.

Hace unos días, por casualidad llegué a este video con la cantante y compositora Sia y el músico Chilly Gonzales versionando el tema de Cindy Lauper: Time after time.

De lo que os quiero hablar no es el flequillo extreme de Sia sino de la comunicación visual que hay entre los dos músicos. Ambos hacen una excelente cover de este temazo de Cindy Lauper: Un piano, algo de guitarra para reforzar algunos acordes que se puedan quedar algo planos con el piano y las voces solistas de Sia y de Gonzales para los coros. Si os fijáis, el pianista busca continuamente la mirada de Sia, atrapando cada gesto que le sirva de referencia para la correcta evolución de la canción. Aunque cierto es que no hay mucha comunicación visual entre ambos (o al menos lo que muestra la cámara ya que el flequillazo no ayuda mucho) el pianista realiza una labor encomiable ya que Sia es todo musicalidad. En música cada movimiento cuenta para saber que puede hacer tu compañero; puede ser un movimiento de hombros, un ligero gesto con la cabeza… y en definitiva es vital la musicalidad en los interpretes para una correcta ejecución.  Este hecho no sucede porque estén hechos de una pasta única y no es tampoco sincronía que aparece por ciencia infusa. Se trata de ese algo que no se puede explicar en una comunicación que va más allá de lo aprendido y se centra en factores totalmente intangibles y difícilmente cuantificables en la música y las artes en general. Sia transmite con su voz y movimiento de tal forma que el pianista lo tiene fácil para seguirla y complementarse con ella. Al final, para terminar, se hace inevitable la comunicación visual entre los dos para cerrar la canción de forma redonda. (y ya de paso, comprobamos que tiene ojos)

Con esto os quiero explicar que la música no es solo interpretar un instrumento, es musicalidad en sus capas interiores y el cuerpo en las más exteriores. Este hecho las convierte en herramientas esenciales de expresión musical ya que también es música lo que existe más allá de la partitura.

¡Hasta el próximo artículo!

La cantante Sia
Sia con su flequillo de gala, menos mal que no lo llevaba para la cover… que si no…¡ A la porra el artículo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Os ha gustado este artículo? ¡Compartid en vuestras redes sociales! Si queréis recibir más artículos como este podéis recibirlos en vuestro correo electrónico introduciendo vuestro correo en la columna de la derecha. ¡Risas mil! (bah, no, pero mola igualmente)

 

¿Qué es la musicalidad?

¡Hola! Ya estoy aquí con mis recién estrenadas vacaciones. No os penséis que me he olvidado de vosotros, han sido unas semanas muy calurosas pero siempre, siempre, siempre vuelvo por aquí 🙂

Hoy os quiero hablar de un concepto un tanto difuso que siempre crea un poco de controversia por la de maneras que tiene de interpretarse, esto es, la musicalidad.  La RAE nos trae una definición muy escueta: Cualidad o caracter musical. ¿Lo cuálo? Pues sí, Algo tan grande en tan pocas palabras, pero claro, esto es Diccionario de la Lengua Española y no de la musicalidad por lo que se entiende lo abstracto del significado. Buscando información acerca de la musicalidad me encuentro con que el concepto no está claramente unificado como suele ocurrir cuando nos referimos a las características de la música, siendo éste relacionado con la práxis y lestética musical y fuera de este ámbito , en el campo de la retórica.

La musicalidad se relaciona con lo bello, lo estético y lo tangible de la música, pero también se refiere a aquello que nace dentro, lo que impregna el alma, lo que se percibe y ya no solo en música también en literatura y de forma concreta en la poesía. Un ejemplo de ello puede ser la figura retórica de la aliteración la cual consiste en conseguir un efecto sonoro mediante el uso intencionado de los fonemas, como bien podemos ver en estas palabras del poeta Rubén Darío: Bajo el ala aleve del leve abanico.  En este verso,los sonidos hacen sentir delicadeza contenida, es ritmo sentido, son eles que vuelan como un suspiro.

Volviendo a la música ( y también la danza), partimos de una musicalidad visual,  que es la que se oye y se lee, pero paralelamente también hay una musicalidad sentida,  que es aquella que está en nuestro interior y cada uno portamos en diferentes grados. Es la que remueve el estómago y arrebata, no solo ya a interpretes, sino también al público que ve algo más y tiene la capacidad de sentir lo que oye y ve. Aunque la música pueda ser algo físico en una partitura, la musicalidad arranca esos matices que no se perciben a primera vista y que hace llegar al músico a un momento de cohesión total con los sonidos, siendo éstos una extensión de si mismo. Es por lo tanto ese algo más que hace sentir escalofríos a quien toca y al que escucha haciendo que el concepto de musicalidad no sea algo que se pueda aprender de una manera explícita, sino de la necesidad de expresarse y sentir. ¿podría ser  la respuesta a lo que se siente cuando vivimos intensamente la música y nos aislamos del mundo?

Igual que considero que esta forma de sentir es algo inherente en cada persona y no puede ser algo aprendido de una forma concreta, si que se puede facilitar su descubrimiento mediante la educación musical desde una edad temprana, porque en el aprendizaje de la música no sólo es cuestión de vista y oído, también es de algo, llámese musicalidad o lo que surja, que aún hoy es imposible explicar con palabras. Para los que sois más mayores y queréis aprender música y tocar un instrumento ¿Quién sabe? Igual vuestra musicalidad está llamando a la puerta, y ahora es el momento de enseñarle a ver mundo ¿Qué os parece? 🙂

Para completar este artículo sigue leyendo: El análisis iconográfico de Panofsky y la musicalidad (Diciembre 2017)

 

¡Hasta el próximo artículo!

La música siempre en construcción como estas bailarinas de Edgar Degas

¡Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo en tus RRSS con toda la musicalidad del mundo!