¿Evoluciona la música que escuchamos? La música evoluciona y nosotros con estos pelos.

¡Hola musiqueros!

Empezamos Octubre y lejos van quedando los ritmos y músicas veraniegas, nos preparamos para dar la bienvenida al Otoño y a la puesta del alumbrado de Navidad ( un clásico de todo Otoño español).

Hoy os quiero hablar de una pregunta muy habitual que suele surgir en debates sobre música que nunca llega a responderse y a  veces no llega traspasar la frontera de: “pues el reaggeton es una mierda” y “tú más”.

¿La música evoluciona? Claro, que sí. La música no termina en las vanguardias con la ruptura tonal en el dodecafonismo por poner un ejemplo. A partir de la segunda mitad del S. XX el hacer musica levoluciona de una manera espectacular y explota en tantas músicas diferentes que revoluciona hasta la forma de escribirla porque….  ¿cómo escribir sensaciones y nuevos sonidos?¿Quién dice que la música tenga que ser tonal? ¿ordenada? ¿con estructura simétrica? ¿Quién dice que la música no pueda ser un golpe en la mesa, una cuerda de violín rota o una brisa veraniega? ¡La música puede ser tantas cosas! Y eso lo que pasa con la música en circuitos académicos o “cultos” (qué mal me suena esa denominación #arcaicotime). Son músicas que también son esculturas para mirar a través de ellas de múltiples facetas e interpretaciones. Concebidas no para gustar sino como un potente vehículo de expresión personal e interior por parte del compositor.

Vale, muy bien ¿Y las músicas urbanas, qué? La música popular que oímos hoy día, podrá gustar más o menos pero si tomáramos en cuenta todos sus subgéneros sorprendería comprobar que son fruto de una constante evolución a lo largo de los años creando vínculos inimaginables entre ellas. Algunas ramificaciones han ido evolucionando hasta nuestros días, y otras se quedaron allí convirtiéndose en estilos que son un icono representativo  y evocador de una época. ¿Os imagináis un pasodoble reaggetonero fusión latino pop?? A día de hoy y estando sobria me parece imposible imaginarlo, pero nuestro pasodoble español sigue ahí impertérrito, eterno invitado de honor en todas las fiestas de guardar invariable a través del tiempo. Respecto a los sonidos que han llegado hasta nuestros días desafiando al tiempo son producto de músicas, de prueba y error, con pequeñas variaciones que a veces son tan imperceptibles que nos pueden parecer la misma aburrida música pero que después al mirarla con perspectiva y con el tiempo a nuestro favor resultan una increíble torre de babel musical que representa lo mejor , ¿Y lo peor?  de nosotros como seres con tendencia a la música. Pero no, nunca lo peor porque cada música tiene su lugar y su momento porque mientras la música sea un cúmulo de inesperados y locos caminos, es que algo estamos haciendo bien.

 

¡¡Hasta el próximo artículo!!

Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actors studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta....sin prisa, ¿eh?
Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actor’s studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta….sin prisa, ¿eh?

Si  te ha gustado este artículo,¡ puedes compartirlo en tus redes sociales! Me harás muy feliz, y a mi barriga ochomesina también 😀

 

¿Por qué es necesario un repertorio que nos identifique como músicos? Una persona, un repertorio.

¡Hola musiqueros!

Dijo un sabio muy sabio, que nunca es tarde si la dicha es buena. ¡Y vaya si es buena! Y en unas cuántas líneas lo sabréis. Pero antes, ¡hablemos del repertorio musical!

Hoy os escribo sobre un elemento esencial que nos hace diferenciarnos como músicos. Esto es, el repertorio. Un músico sin un repertorio es como un jardín sin flores, un huevo ecológico sin sal, un cantante haciendo playback. Seguro que muchos pensaréis  si me refiero a las obras vamos a tocar o tocamos habitualmente. Podría ser, pero un repertorio musical no es tan solo eso.  En el conservatorio, se suele tener un  repertorio académico para el instrumento en el que se suele incluir  las eternas obras barrocas de rigor, (gracias Bach, colega!)  modernas, españolas, románticas… y a la hora del  examen  éste consistirá en imprimir en ellas el carácter y la técnica necesaria de cada estilo ya que no será lo mismo para un pianista tocar a Bach que a Granados, por ejemplo. ¿Pero qué pasa después?¿Hay vida más allá del repertorio académico o  clásico? ¡Por supuesto que si. impaciente musiquero! Podría hablaros de los diferentes tipos de repertorio en un sentido general dentro de las diferentes disciplinas musicólogicas, pero esta vez quiero incidir en nuestro propio repertorio personal que es el que nos marcará como músicos.

¿Cómo que aún no tienes un repertorio que te diferencie? ¡Pues muy mal! Nunca es tarde para ir haciéndote con uno poco a poco con esas obras (sea cual sea el estilo) que hacen que te sientas indentiicado como músico y te animen a mejorar.  Siempre digo que la música y el instrumento es cosa de dos y en nosotros recae la decisión y responsabilidad de convertirnos en el  músico queremos ser!                 El conservatorio o el tipo de formación que estemos recibiendo no va  a decidir por nosotros y no nos va a facilitar la tarea de encontrar esas obras que nos hacen vibrar, ya que las instituciones y los formadores son proveedoras de las herramientas necesarias para que nosotros, y nuestra curiosidad pongamos el resto.

Hacía tiempo que quería escribir sobre la importancia del repertorio como vehículo de expresión y reafirmación de la autonomía musical,  Ahora mismo estoy en la búsqueda de un repertorio que me guste porque voy a ser mámá primeriza proximamente (Exclusiva!, exclusiva!), Tan próximo como que salgo de cuentas en 5 semanitas. Actualmente me encuentro buscando nanas y canciones adaptadas a piano para poder cantar a mi pequeño y en un futuro poder hacerlo juntos. ¿fácil , verdad? Me ha sorprendido sobremanera el tener que armar este repertorio infantil desde cero ya que pensé que encontraría más material disponible además del que ya tengo para primaria. Pero no, esto me hizo recordar que la recopilación de obras es una tarea que se elabora a lo largo del tiempo para dar un estilo propio y único lo que me reafirma en mi idea que adquisición de un repertorio es una carrera de fondo, para lo demás ya está Amazon y si no nos gusta ¡Hágaselo usted mismo! (opción que recomiendo encarecidamente)

¡Hasta el próximo artículo!

bisbi

 

 

¿Os ha gustado? Podéis compartir el artículo en las vuestras redes sociales favoritas y si no, siempre me podéis sugerir un bonito recopilatorio infantil cifrad, para tocar y cantar al piano con bonitas nanas de otros tiempos-  Bueno vale, que sí, soy una española con todas sus letras ¡oA última hora todo y me ha pillado el toro!

 

PD: Es niño!

 

 

El mejor antídoto para el miedo escénico es sentirse libre

¡Hola! Hoy es un día de esos molones: ¡Empiezan mis vacaciones! Poco más que añadir salvo… ¡toma, toma y toma!

Hay un tema del que quería escribir hace tiempo: El miedo escénico en música. Muchas personas piensan erróneamente que el miedo más común al tocar o cantar ante un público (sea de la índole que sea) es el quedarse en blanco,  osea, “olvidarse” de lo que tenemos que hacer. Aunque no es poco, lo cierto es que ese es el menor de los males ya que si nos quedamos en blanco ante un momento estelar, depende mucho de la pericia de la persona ya que  de ella depende hacer de ese momento tan blanquecino un lugar para la improvisación para salir del atasco con más o menos gracia (¡qué os voy a contar amigos coristas!)

Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.
Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.

La práctica de la música conlleva unas complejidades que muchas veces ante el público que no es tan cercano a la música le es difícil de comprender y tienden a pensar: ¿¡Pero cómo es posible que alguien que sepa tocar o cantar le de pánico tocar en público!? Sí, ya se que parece incompatible pero esto es algo que sucede (y mucho) en los ámbitos musicales, aunque ¡Qué no cunda el pánico! con un poco de paciencia,reflexión  y conocimiento de nosotros mismos como músicos se puede solucionar

Los terrores musicales más profundos vienen fruto de la inseguridad, de los miedos a enfrentarse a un público que nos puede juzgar ¿Y entonces que pasa? Que ya no es quedarse en blanco es algo peor, es quedarse en negro ya que la música no se convierte en algo para goce y disfrute de uno mismo y de los demás, sino en una vara de medir nuestras aptitudes y actitudes, como si fuera una Espada de Damocles siempre vigilante a cada error,  y el público en aquel en el que nunca estamos a  altura de sus expectativas.

Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!
Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!

Entonces pensé, basándome en mis experiencias personales, que quizá los terrores, las inseguridades y miedos se reducen a sentirse libre. Jamás he disfrutado tanto la música como cuando me he sentido libre de prejuicios, inseguridades y he sido consciente de mis fallos y virtudes. La música libre y sin miedos es como un salto con red: Saltos con pirueta y doble tirabuzón con la seguridad de que la caída puede salir bien pero si no sale bien puede servir para coger impulso y hacerlo mejor. Con este tema pienso mucho en artistas consagrados que han tenido episodios de este tipo, que aunque a priori puedan parecer incomprensibles, no lo son ya que esos miedos no se componen únicamente al simple hecho de no querer salir a un escenario “por miedo”, sino a la perdida de la capacidad de sentirse libres en cada actuación, siendo esta libertad sustituida por la presión, las dudas y el ¿Qué hago yo aquí si puedo estar en casa tranquilamente haciendo macramé?.  A  nuestra pequeña escala los miedos son los que nos agarrotan el cuerpo, la capacidad de sentir libremente la música y así,  ¿Cómo se puede disfrutar de algo que está hecho para ello?

Así que…

La música siempre libre, cuanto más libres más música, y cuanto más música más os odiaran los vecinos, y si ya os odian mucho, pues bueno, habrá que cortarse un poco.

Para terminar, os dejo un enlace hacia el Blog Gran Pausa en el que podéis leer artículos sobre la práctica musical que pueden ser muy útiles. En especial os recomiendo la sección Músico y Mente en que leéreis consejos indispensables para calmar nervios y creer en el músico que sois 🙂

http://granpausa.com/category/musico-y-mente/

¡Hasta el próximo artículo!

Mejor en blanco y negro ¡No hay color!
                   Este es el único blanco y negro que tiene                                que haber en música  ¡No hay color!

Si os ha gustado esta pincelada musical puedes compartirla en tus redes sociales favoritas  y si conoces a alguien que le pueda ser de utilidad, también se lo puedes recomendar ¡Fuera las vergüenzas musicales! 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Antonio Vivaldi y Aaron Copland: 2 músicas, 1 primavera.

¡Hola! ¿qué tal este domingo saleroso? Yo estoy aquí en casa dedicándome a la vida contemplativa aprovechando que hoy no se trabaja ¡Hurra!

Esta semana hemos entrado en una nueva estación, lo que me ha traído recuerdos de  mis días de profe en el cole cuando  le cantaba los niños: ¡La primavera ha llegado, nadie sabe que ha pasado, se vive, se siente, la primavera está aquí! La canción no es gran cosa pero es que en música tenemos melodías para todos los temas y de manera especial con la naturaleza cuyo vínculo ha sido constante en la Historia de la Música. En referencia a este cambio de estación, no son pocos los compositores que han escrito a la primavera . A mi me gusta observar la manera en que, de un mismo hecho, siempre salen músicas y conceptos diferentes (teniendo siempre en cuenta el contexto histórico, claro). Para ello he escogido dos músicas que describen la Primavera, cada una enmarcada dentro de su época y estilo 🙂

Antonio Vivaldi (1678-1741)  en La Primavera (Concierto nº 1 en mi mayor, RV. 269)  de Las 4 estaciones  se centró en los sonidos de la naturaleza, los diálogos de los pájaros, el río… todo adquiere una textura fresca que provoca una explosión de color en el oyente, que  independientemente de donde se encuentre hará de él una primavera florecida aún estando en el  crudo invierno. Vivaldi describe su Primavera como pequeñas postales a las que no les falta detalle lo que produce un universo visual durante los 3 movimientos del Concierto en el oyente sin haberlas visto nunca.

Aaron Copland (1900-1990) compuso para una pequeña agrupación de instrumentos en forma de ballet La Primavera Apalache (Apalachian Spring)  para la compañía de ballet de Martha Graham , aunque es la suite para gran orquesta la que se ha convertido un emblema para el imaginario colectivo norteamericano. El argumento de esta obra describe la vida de los primeros norteamericanos (hijos de colonos) en el S. XIX mediante unos personajes centrales creando una serie de estampas visuales y emocionales. Copland hace una descripción intensa y profunda de los paisajes y situaciones sin establecer unas analogías auditivas evidentes, quizá, provocando en el oyente visualizaciones cuasi oníricas de los paisajes y eventos que describe  que se entrelazan con otros conceptos más profundos. La Primavera se convierte en este caso  en un sentimiento de arraigo que convierte la foto en algo tridimensional con intensas descripciones, donde lo visual da de lleno en la emoción.

Como véis Vivaldi y Copland, aún en diferentes épocas describieron la primavera de forma diferente pero ambos con la invitación al oyente a visualizar la música. Vivaldi con maestría hizo que la música casi se pudiera palpar transportándonos a un vergel florecido y por otro lado, Copland nos traslada a los sentimientos que produce ese vergel, no describe la flor, describe la hierba mojada y las emociones del sentirse “como en casa”. Actualmente  la música sigue siendo esto: fotografías musicales sobre la vida que cada persona plasma de una manera diferente. Y a veces ocurre que la música se hace tan universal que sobran las palabras para decir: ¡Bienvenida Primavera!

¡Hasta el próximo artículo!

 

Serie " Corazón del Bosque " Rio, acrílico sobre tabla. Maria  Jesus Pérez Vilar
Serie ” Corazón del Bosque ” Rio,
acrílico sobre tabla. Maria Jesus Pérez Vilar @miradasylugares

¿Os ha gustado? Podéis compartir este artículo en vuestras RRSS favoritas  🙂 Aquí podéis seguirme para estar al tanto de las actualizaciones! Twitter @sorybp y si queréis vintage en @vintagefoto Y en Facebook https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

¡Me gusta el vintage, me gusta lo raro! El curioso mundo de la fotografía Musical

¡Hola, hola! ¡Qué tal? Hoy día de descanso en Madrid por la festividad de San José, ¡se agradece un poco de tranquilidad entre tanto ajetreo!.  Felicidades a los papás y a los Josés en todas su variedades. 🙂 En este día tranquilito he decidido dar un repaso y compartir con vosotros imágenes musicales que revelan otras mis pasiones, el vintage y lo bizarro, aunque yo lo definiría un poco como una mezcla de los dos algo así como un “Vintazarro”. No me canso de bucear por la red para encontrar imágenes en blanco y negro de nuestro pasado musical y a veces sucede que entre búsqueda y búsqueda encuentro (por fortuna) imágenes sorprendentes e inclasificables que hacen que me afiance en la idea de que todo tiempo pasado siempre fue como poco inaudito.  ¡Hay tanta música en blanco y negro pululando en Internet! Os tengo que contar una cosa: hace unos días mientras me dedicaba a mi particular minería visual di con una galería fotográfica en tumblr que me llamó la atención, la galería en cuestión se titula: composers doing normal shit  algo así como mi recopilación #FotoMúsica en Twitter pero con más doing nomal shit (eeeh la traducción os lo dejo a vosotros!) Me resultó muy curioso el título, quizá la persona que recopiló las fotos pensó que había que mostrar al mundo a grandes músicos del S. XX haciendo cosas normales,  por si acaso alguien pensaba que los grandes músicos no iban al baño (bueno, Toulousse Loutrec ya demostró que los pintores si iban) , no jugaban al parchís, o no se tomaban el cafelito mientras tomaban “la fresca” en el portal de casa.  Reconozco que a veces peco de voyeurismo musical, pero es lo que tienen los recuerdos de otras épocas.. no puedo dejar de mirarlos y más si son bonitos.  Bueno, pero no olvidemos a nuestro amigo de tumblr  y su recopilación, hay muchas que ya las conocía y otras que me han dejado sorprendida….

Richard Strauss
Richard Strauss dirigiendo un trineo. Sin batuta todo es más complicado!
Leonard Bernstein ha sido siempre un muy fotografiado. Siempre guapìsimo y muy fotogénico. Incñuso con Meyba!
Leonard Bernstein ha sido siempre muy fotografiado. Siempre guapísimo y muy fotogénico aunque siempre hay una excepción ¡Eh! ¿ A dónde estáis mirando? ¡Os he pillado!
Philip Glass qué galán! Lo mismo te invita un whiskito que te hace una melodía hipnótica con un gamelán!
Philip Glass qué galán! Lo mismo te invita un whiskito que te hace una melodía hipnótica con un gamelán!

Volviendo a mis recopilaciones visuales, soy más de compartir la música en  estado puro.  Imágenes que aún en blanco y negro den sonido de un solo vistazo, porque ver a los compositores en momentos íntimos es curioso pero pero prefiero captar ese instante por el que serán siempre recordados. Momentos como este:

mono músico
¿Por qué siempre me sale este mono en todas las búsquedas?

Es broma, ahora sí, momentos como este 🙂

bernstein
Leonard Bernstein dirigiendo la New York Philharmonic Orchestra en el The Hollywood Bowl (1963)

En fin, que más se puede decir si  en todas sus variedades la música es maravillosa. ¡Hasta el próximo artículo!

Claude Debussy dice: ¡Vuelve pronto Soraya con otro nuevo artículo!
Claude Debussy dice:
¡Soraya, vuelve pronto con otro nuevo artículo!

Si os ha gustado esta entrada podéis compartirla en vuestras redes sociales y si no os ha gustado…¡siempre podéis compartirla con vuestro peor enemigo! 🙂 ¡Aquí podéis seguirme para estar al tanto de las actualizaciones! Twitter @sorybp y si queréis vintage en @vintagefoto Y en Facebook https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Mi arquelogía musical: El metrónomo

¡Hola! ¿Qué tal la semana? A mi se me ha hecho muy larga, durante esta semana he salido a correr después del trabajo pero… ¡Llego agotada a casa y reconozco que cuesta ponerse al piano!

Ayer como casi todos los viernes alternos tocaba viaje a Córdoba, al llegar,  he ido directa al piano y mi madre, muy apañada ella, ha colocado mi viejo metrónomo en la tapa del instrumento. Seguro que muchos habéis visto este artilugio del S. XIX, (e icono ya de la música) en fotos e ilustraciones que trasladan automáticamente a un contexto musical. Metrónomos hay de muchos tipos, electrónicos, online, en forma de app y el clásico e imbatible: ¡de cuerda como el de las cajas de música! Este artilugio nos sirve de cruz de guía a la hora de estudiar una pieza o leer una partitura ya que además de llevar el tempo de forma exacta podemos interpretar la obra de la forma pensada por el compositor gracias a las indicaciones numéricas que se pueden ver en muchas partituras (indicaciones que a veces es motivo de encarnizados debates, pero eso es otra historia y larga) 🙂 ¡Ah el metrónomo! ¡Cuántas veces soñé con su tictac embriagador! El metrónomo sirve para estudiar, y cuadrar pasajes que no hay manera de que salgan para posterior desquicio musical pero no hay nada mejor que una sesión de tictac para deshacer esos compases que se atragantan. Para los que os gustaría leer música, el metrónomo puede ser una herramienta interesante para estudiar la métrica y el ritmo, aunque ¡No hay que abusar! Como profe os dire un secreto:  la mejor herramienta para entender e interiorizar el ritmo somos nosotros mismos (aunque una ayudita siempre viene bien)

+sobre el metrónomo http://mariajesuscamino.com/exe/metronomo/

¿Queréis ver el mío? En exclusiva para este diario os enseño mi viejo Metrónomo interpretando “La cuerda se me ha gastao” basado en el maravilloso tema “Ya no doy pa más y me autojubilo, cansina” Podría comprarme otro, pero esa decoración infantil diseñada por mi misma cuando era una niña me llena de bonitos y musicales recuerdos.

¡Hasta el próximo artículo!

Bonus track

BTPg-7qCUAAfiYp
¡Qué hilarante soy!

 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales favoritas en los botones que hay más abajo. Por otra parte… ¡Sigo participando en los #Premios20Blogs! La votación acaba el día 2 y voy muy bien situadas gracias a vuestros votos, ¿No has votado y quieres ayudarme a dar a conocer mi proyecto? Pues yo te explico como, es rápido, fácil y ¡harás a una musicóloga feliz! 🙂

Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático):  http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dáis a votar este blog en un recuadro azul y atomáticamente os saldrá verde.

¡Muchas gracias!

¡Si buen músico quieres ser, técnica tendrás que aprender!

¡Hola! ¿Qué tal? Esta semana he empezado uno de mis propósitos de año nuevo, que en un alarde de originalidad consiste en ponerme a dieta y hacer deporte  ¿Cómo lleváis los vuestros? ¿Sois un poco más musicales? ¿Alguno ha dejado de fumar?  Yo por lo pronto sigo pesando lo mismo, así que ya os contaré la semana que viene.

Hoy os quiero hablar de un elemento muy importante a la hora de tocar un instrumento musical. Seguro que los musiqueros ya intuyen : Pues sí ¡La técnica!.

Detrás de la práctica de un instrumento hay horas y horas dedicadas a la técnica, ¿Pero cómo se adquiere? Pues que nadie se apure que yo os o cuento ¿Os acordáis de los cuadernillos Rubio? ¡Ah, qué tiempos! Además de volvernos muy sabios con grandes hits como Mi mamá me mima o La casa amarilla es bonita, hacía que nuestra caligrafía fuera cada vez más espléndida gracias a escribir frases con grafías cada vez más complicadas. En música pasa lo mismo, además de los libros de didáctica musical con la que aprenden nuestros peques, hay obras clásicas que fueron escritas con el propósito de adquirir más destreza y técnica con el instrumento pero aunque los tratados musicales han existido durante toda la historia de la música como forma para perpetuar nuestro legado musical (especialmente deliciosos los tratados de “como tañer….”) me voy a detener en un compositor, que para mi, es un referente en la adquisición de técnica pianística moderna se refiere; Carl Czerny (1791-1857) .

Compuso muchos estudios para piano, ¿pero sabéis? Cada estudio tiene su particularidad: Triadas, algunos donde se refuerza la mano izquierda, otros para perfeccionar el paso del pulgar con perfectas digitaciones…. ¡Un máquina! Nada se le escapaba a este hombre, hilaba tan fino y conocía de tal forma el instrumento de tecla que hoy día, raro es el pianista que no haya sufrido  practicado con uno de sus libros en el conservatorio. Los libros de Czerny son algo así como tu propio entrenador en casa, escoges el área que quieras trabajar así como la dificultad y ¡hale! ya tienes tu tabla para practicar sólo que en música, muy fácil y accesible, con diferentes dificultades pero muy variada a la hora de ejercitar determinadas técnicas. La obra de Czerny  está compuesta por más de 800 opus  casi todas dedicados a la práctica de la técnica, una producción musical que sirve aún hoy día como  entrenamiento para futuros pianistas ¡pero con mesura, estudiar no significa encorsetarse!.  Para los que os estáis adentrando en la música no penséis que os estoy hablando de alguien inaccesible porque su producción musical consta desde lo más básico a lo más complejo.

Aquí os paso uno de los libros de Czerny para adquisición de técnica pianística (que no aprendizaje, ojo,  lo de la Didáctica y pedagogía lo dejamos a KodalyBartok o a Carl Orff y sus metodologías)

https://ia700601.us.archive.org/27/items/imslp-exercises-for-beginners-op599-czerny-carl/PMLP08821-Practical_Method_for_Beginners.pdf

Si os iniciáis en el piano, puede ser muy útil con ejercicios sencillos y muy fáciles que se pueden practicar a diferentes velocidades. En este artículo debería ir una foto de como tengo mi libro de Czerny, pero como ahora mismo me encuentro en Madrid y el libro lo tengo en Córdoba os pongo una foto similar para poner mi inevitable rúbrica musical.

P1520710 (1)
No es mi libro de Czerny pero ponedle unos pentagramas y luce igual

 

¡Hasta el próximo artículo!

 

 

Si os ha gustado este pensamiento musical os animo a compartirlo en vuestras redes favoritas 🙂 Por otra parte ya sabéis lo que toca: primero daros las gracias por vuestros votos en los Premios 20 Blogs ¡Voy la segunda en la categoría musical! ¡Ah! ¿Que aún no me has votado? ¿Pues a que esperas? Aquí te digo como! 🙂

1) Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático. Mucho más fácil y rápido):

http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dáis a votar este blog en un recuadro azul y atomáticamente os saldrá verde. Y a mí me saldrá la cara de contenta aunque no la veaís 🙂

¡Muchas gracias musiqueros! ¡Vaya contentura que llevo encima!

Naturalidad musical : ¿Te animas a hablar el idioma de la música?

Uno de los aspectos más satisfactorios del aprendizaje musical  es ese momento en el cual pensar en música se convierte en algo natural, como leer o hablar nuestra lengua materna.  ¿Habéis sentido esa sensación ? Sí, cuando la música transforma  en la extensión de uno mismo.

No me ciño especificamente a tocar un instrumento. ya que puede extrapolarse a las pequeñas conquistas que vayais dando en el aprendizaje musical en el que os centreis: tanto en asuntos más prácticos como teóricos.  Muchas veces escucho lamentos acerca de  los progresos musicales que se dan, y yo contesto que el verdadero avance es interiorizar lo que se aprenda. Es decir, maximizar tus pensamientos en música todo posible.

Con esto se me vienen a la cabeza muchos ejemplos. Imaginemos por un momento que estamos a prendiendo a pintar, quizá no seamos muy diestros con el pincel mientras aprendemos técnicas, pero como dicen por ahí  hay que veces que los árboles nos impiden ver el sol, nos ponemos nerviosos, no disfrutamos y solo nos fijamos en lo bien pinta el profesor . Yo propongo una cosa, ¿Por qué no disfrrutar con lo que hemos aprendido y afianzarlo? Siguiendo con el ejemplo, pongamonos en el supuesto que nos han enseñado  a pintar casitas (sí, es lo primero que se me ha venido a la cabeza). Nuestra primera reacción es decir: ¡¡¡ Madre mía!! ¡¡Qué porquería de casitas!! Vale, quizá sean un poco rudimentarias pero … ¡¡¡¡ Son tus casitas !!! Casitas que cada vez serán más bonitas, con más recursos y lo más importante: tendrán una parte de tí. Lamentarse de lo poco que sabe uno no sirve de nada. ¡Mirar a los demás está muy bien siempre que sea para aprender y compartir!

Lo mismo pasa en la música, lo poco o mucho que aprendas disfrútalo y haz de algo pequeño algo grande! En base al propio  conocimiento que vayas afianzando :

– ¿Que has aprendido tres acordes? Busca canciones que contenga esos tres acordes y ponte manos a la obra.

– ¿Estás estudiando los diferentes estilos musicales? Escuchalos, aprende a diferenciarlos y utiliza el diferente vocabulario musical que estás aprendiendo en lo que puedas reconocer en la música que estás oyendo.

– Que estás aprendiendo a solfear (leer ritmo y entonar)  y estás con el 2/4 y DoM pues nada, ¡a por ello!

Con la práctica, se aprende a utilizar el lenguaje de la música  y llegar a ese instante en donde pensar en música se convierte  natural haciendo de lo que sabes, tus primeros pensamientos en músicales que formarán para siempre parte de tí.
El músico en toda su amplitud y contextos maximiza sus recursos y aunque siempre está en constante aprendizaje ,es la naturalidad con la que se expresa en música lo que hace de ello una experiencia única.

Por eso os animo a que con lo que aprendais sea cual sea vuestro nivel y  disfruteis con vuestros conocimientos este mundo musical en el que todos tenemos cabida 🙂

 

20130828_205733-1
Con casitas o sin ellas, ¡¡ A pensar en música!!

 

 

Y para tí, ¿qué es ser músico?

Es una pregunta muy sencilla cuya respuesta encierra el carácter multidisciplinar de la música ya  que ser músico parece que  no se limita tan solo a la interpretación musical.

Pero primero vamos a ver que dice la RAE

músico, ca.

(Del lat. musĭcus, y este del gr. μουσικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la música. Instrumento músico. Composición música.

2. m. y f. Persona que conoce el arte de la música o lo ejerce, especialmente como instrumentista o compositor.

3. m. Cuba. faurestina.

¿No es muy aclaratorio, verdad? ¿Qué características debe de tener un músico?  Creo que puede haber tantos tipos de profesionales de la música como ramas musicales hay, ya que todo conlleva un conocimiento profundo de la música. Porque un músico puede ser intérprete que no sabe leer una partitura y lleva toda su vida tocando  y en cambio, también puede serlo un teórico musical que se  dedica al estudio de la música y su comprensión. Es un concepto difuso sobre el que creo se ha profundizado poco. En base a esto me planto la siguiente pregunta: Ser músico ¿es una actitud?.

¿La finalidad exclusiva de saber música es tocar un instrumento o por contra, el cuerpo y el saber musical  te pide aplicar ese conocimiento de manera práctica para entenderla mejor? Esto me hace reflexionar sobre mi misma como músico.

Tengo estudios de conservatorio en mi instrumento, el piano, pero mi objetivo no es ejercer como músico con él, me siento feliz haciéndolo desde la palabra y la reflexión.  Me siento igual de músico mientras escribo y reflexiono que expresándome con el piano. Ambas cosas me hacen sentir plena y feliz. Mis ganas de saber, sentir y comprender  hizo que cursase  la Licenciatura en Historia y  C.C. de la Música (musicología) para profundizar sobre el saber  y el conocimiento musical haciendo esto,  que mi concepto de músico, Música y Músicas se expandiese.    Esto  lo podemos extrapolar a otros casos y situaciones haciéndonos preguntas  ¿es menos músico el que aprende en su casa a tocar la guitarra desde cero? ¿Es más músico el que puede componer música? ¿El elemento que nos unifica a muchos músicos es saber hacer música?

Como veis, hasta la RAE es difusa al definir este concepto pues lo atribuye a lo perteneciente a la música (música que aún no conoce límites) y a la interpretación. Por lo tanto, abre un mundo de posibilidades para el hecho de ser músico. Así se puede pensar  que la música, el ser músico, es una profesión (renumerada o no, en público o en privado, ) que va más unida a un modo de ver la vida. El verdadero músico,  se siente vivo cuando piensa en música (y no me refiero estrictamente a  La Música), se siente pleno en la escucha entendiendo el lenguaje de los sonidos y los contextos como si ya formaran parte de su vida.

Como decía en anteriores artículos. Todos podemos pensar en música, ser músico no es un concepto cerrado sino abierto para quien lo quiera tomar  para aventurarse a vivir la música desde la palabra, desde sus manos o su voz y desde la escucha. La escucha atenta de un músico a miles de voces.

“Unidos” de la artista Maria Jesús Pérez Vilar (2012)
http://miradasylugares.blogspot.com.es/

Noticias que pasan de largo: Maratón sinfónico de Beethoven el día 22 de Junio

Ya queda muy poquito para el día de la música, y por ese motivo el 22 de Junio en el Auditorio Nacional de Madrid se va a realizar un concierto- maratón organizado por el Centro Nacional de Difusión Nacional (CNDM),cuyo programa consistirá en la interpretación  las 9  Sinfonías compuestas por  Beethoven (1770 – 1827). Casi nada, ¿no?

El concierto empezará a las 12  y terminará a las 23,45 del mismo día 22. Además las localidades que se pueden adquirir desde el día 12 de Junio y  están a precios más que populares por lo que… si igual os dais un poco de prisa podéis conseguir alguna (4 localidades por persona) .

El director Jesús López Cobos será el encargado de llevar la batuta sobre estas cuatro orquestas participantes en el maratón:  Orquesta Sinfónica de RTVE, Sinfónica de Madrid, Orquesta nacional de España y Joven Orquesta Nacional de España.  Como apunte, decir que es la primera vez que se hace un maratón musical de estas características, por lo que la expectación es máxima y merece la pena:-)

El reto del director no es moco de pavo. Dirigir, es tocar un instrumento musical más completo compuesto de multitud de diferentes sonidos. El director ha de estar despierto y atento para poder establecer esa comunicación especial que le permita sacar de este instrumento el mejor sonido porque sí, una orquesta puede tocar por sí sola, pero sin un director que sepa sacar el mejor sonido, es una orquesta de alma, tan solo una interpretación más susceptible de que un grupo unificado de rompa (algo parecido como un entrenador de fútbol). La dificultad del reto, reside en un director que al enfrentarse a 4 orquestas de la que no es el titular, aunque de dos de ellas si lo fue anteriormente,  es mantener la frescura y la entrega del público conforme vayan pasando las horas.  Se intentará así, evitar  que la  dirección se torne automática y sin vida pasando a una mera ejecución por instrumentistas que no establecen una comunicación visual por un director marcado por el cansancio. ¿Porque que es de lo peor que le puede pasar a un músico? No transmitir y la ausencia de sonoridad.

¿Cómo saldrá este maratón musical?¿Aguantará el director el tipo?¿el público disfrutará como nadie de esta original iniciativa? El sábado lo sabremos 🙂

Aquí os dejo el programa solo teneis que clickar 🙂