¿Musicólogos con futuro? Doble Grado en Filosofía e Historia y Ciencias de la Música y Tecnología Musical

¡Hola musiqueros!

Hace unas semanas en este blog nos poníamos al día con las novedades en musicología de cara al nuevo curso. En la búsqueda de los programas de las diferentes universidades, me quedé sorprendida con la oferta de la UAM (Universidad Autónoma de Madrid).

Atención:

Doble Grado en Filosofía e Historia y Ciencias de la Música y Tecnología Musical

¿En serio hacía falta este doble grado? La UAM es conocida por mi ya que es allí donde cursé la licenciatura. Sí, esa famosa licenciatura con la inserción laboral más alta que encabeza los top ten de carreras con salidas aunque sean salidas (de otra cosa).Para mi fue lo mejor: Profesores maravillosos, materias que hacen soñar y un ambiente investigador que hace estar en pleno subidón musical pero como sabéis toda subida tiene una bajada, y esa llega cuando finalizas los estudios. Siempre  he pensado que el handicap de musicología ha sido la falta de especialización y unión con la realidad  del mercado laboral, porque sí, para ellos no somos más que licenciados o graduados en humanidades. ¿Quién destaca? ¿Quién logra tener una carrera profesional decente además de la docencia  y ala investigación? Las especializaciones tienen la clave. Musicología sin especialización no es nada.

Como veis, la UAM introduce en el grado “y tecnología musical” cosa que está genial, pero mirando los programas se refiere a las asignaturas optativas en su mayoría. La verdad es que en ese área hay grandes profesionales y se aprende muchísimo pero el único punto negativo es que podría ser un Tecnología musical de verdad.

Y ahora viene lo mejor, por fin un doble grado en musicología .¿Pensando en la inserción laboral? Si leemos el díptico, nos informa de los posibles empleos:

Los egresados en el Doble Grado en Filosofía e Historia y Ciencias de la
Música y Tecnología Musical podrán desarrollar su labor
profesional en la enseñanza, tras cursar el Máster de Educación
Secundaria, en bibliotecas y archivos, editoriales y
empresas discográficas, fonotecas, cadenas de radio y TV,
productoras audiovisuales y multimedia, empresas y organismos
de gestión cultural y musical y edición y crítica
musical.

 

Y yo reflexiono: Para poder trabajar en todos esos campos que menciona, ¿no sería mejor un doble grado útil que aporte una doble especialización competitiva en el mundo laboral? No os preocupeis que ya lo pongo yo:

Periodismo + musicología

Documentación + musicología    

Pedagogía + musicología

Restauración + musicología

Estudios literarios + musicología

 

Esto suena mucho mejor ¿verdad? Más atractivo y con posibles salidas reales al mundo laboral si se enfocan bien los estudios de forma paralela con posibles colaboraciones. Unir  filosofía y musicología  es algo redundante e innecesario, ya que de por sí la carrera está muy relacionada la filosofía. Quizá con las pocas salidas laborales que tienen estos estudios este doble grado con filosofía sea como la estocada final para relegar estos estudios a… ¿qué eres musiqueeeeeeéé? Pfffffffffff……

Y vosotros, ¿Cómo lo veis?

 

¡Hasta el próximo artículo!

 

Orangután musical
                            Yo cuando ví el doble grado en filosofía y musicología en la UAM

 

Si os ha gustado este artículo, ¡comparte! Y si no te ha gustado porque piensas que este doble grado es canelita fina,  pues no lo hagas! Por último no os olvidéis que si tenéis un evento y tenéis que regalar algo a los peques ¡Regalad mis libros de Osito Dani!

 

Razones para no tirar la toalla en música pero sí cambiar de camino.

¡Hola musiqueros! ¿Cómo empieza la semana? La mía con sueño y con agujetas, que eso de ponerme en forma me cuesta mucho más que llegar a casa y ponerme al piano… En fin, ¡Paciencia!

Hoy pensaba en las razones que pueden hacerte dejar la música de lado.  Son motivos que nos impulsan a dejarlo todo: hastío, impaciencia, dejadez, el auto-concepto musical por los suelos… sea cual el proyecto musical en el que se esté inmerso.

Pero ¿sabéis? también hay otros tantos motivos que nos animan a seguir nuestro camino musical ya sea profesional o amateur . ¿Qué hacer cuando estás en ese punto muerto en el que el aprendizaje y la práctica musical se convierte más en un lastre que una pasión?  No es extraño que pase, ya que esta encrucijada es algo que se da continuamente en el ámbito musical. A veces la relación con la música contiene altibajos, unos bajos en los que el nexo en común suele ser el sentirse perdido.

¿Para qué estudias? ¿Qué estudias? ¿Cómo lo estudias? Parecen preguntas sencillas pero no lo son, ya que encierran la esencia del estudio de la música en todos los niveles. Si no sabes por qué estudias música, ni qué estás estudiando ni cómo lo estás haciendo, ¡Ay amigo musiquero, creo que tienes un problema! Pero ¡tranquilidad! no es grave si se ataja de una manera correcta. Puede ser que te hayas empeñado en aprender armonía porque  a veces la naturaleza del saber es caprichosa, pero también puede suceder que no sepas para que se aplica y probablemente a la semana el libro de armonía esté en el revistero del baño esperando tiempos mejores. También puede pasar que empieces a estudiar guitarra y  tras los primeros acordes (y callos en tus dedos) acabes aceptando la guitarra como animal de compañía.  Bueno, no es nada nuevo, a mi también me ha pasado y por eso sé que ayuda escuchar algún consejo que ayude a encontrar el camino. Menos mal que aunque tarde, descubrí que la música recorre los caminos que trazamos, y curiosamente eso ¡hace sentir muy bien! A veces, se tiende a pensar que la música es solo tocar bien pero no es sólo eso, es sentirse bien,  es disfrutar, concentrarse, esforzarse, caerse y volverse a levantar. La música son muchas cosas, pero sobre todo es un camino y un lugar al que llegar. Si no tenemos ese destino, probablemente nos quedaremos a medio camino.  ¿Lo que haces no te convence? ¿Es un hartazgo? ¿No disfrutas?  Musiquero, no desesperes ¿Acaso alguien dijo que en música no se puede cambiar de rumbo? Quizá la música que quieres esté esperándote al otro lado, en un camino opuesto al andado, un camino inesperado pero tu camino, al fin y al cabo. Con ésto os animo a encontrar caminos, a desandar lo andado y volverlo a recorrer hasta tu propia meta: única e instranferible 🙂

¡Hasta el próximo artículo!

63d
En realidad es el cumpleaños feliz, pero es que cuando algo se ve cuesta arriba…..

 

Si os ha gustado esta entrada podéis compartirla al músico perdido, al encontrado y al musiquero en general 🙂 Por último os recuerdo: falta una semana para que terminen las votaciones de los Premios 20 Blogs! Muchas gracias a todos los que me habéis votado y a los que no lo habéis hecho aún y queréis hacerlo os explico cómo. Solo ocupa unos minutos y encima haréis a esta musicóloga feliz ¿Os mola el plan?

1)Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático):  http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dais a votar este blog en un recuadro azul y automáticamente os saldrá verde.

¡Gracias!

 

5 preguntas y respuestas si quieres estudiar musicología (II)

Espero que os haya gustado el anterior post sobre las pautas para estudiar musicología. Se me olvidó comentaros que estoy hablando de mi experiencia del  estudio de la Licenciatura de Historia y Ciencias de la Música (un año antes de pasar a grado) en España. Personalmente una de las más gratas experiencias de mi vida y no se si lo he comentado ya en el blog, pero si pudiera volvería a cursarla con sus virtudes y defectos, porque también tiene ¿eh? Y muchos! Lo importante es saber como afrontarla. Como aún no me ha llegado ninguna sugerencia aún, seguiré respondiendo a modo resumen por las cuestiones que me habéis planteado a modo particular para responder de forma general.

1. Soy estudiante de conservatorio y tengo mis dudas,sobre si cursar musicología este año. ¿Qué hago?

Hay muchas opiniones sobre este tema ya que se juntas varios tipos de personas que diferentes experiencias vitales respecto a la música. Si eres estudiante de conservatorio, musicología es un complemento perfecto si quieres ahondar en  la música desde todas sus ramas de estudio. Por otra parte os puede parecer más sencillo y quizá en toda lo que se refiere a análisis formal  no tengáis ningún problema al ser más práctica por lo  que depende de vosotros y las ganas  de estudiar la música desde un punto de vista histórico y social. Si habéis terminado el conservatorio y  te dedicas a la docencia, creo que la carrera os puede encantar.

2. estoy entre hacer las pruebas de acceso al conservatorio y estudiar musicología ¿Qué me recomiendas?

Ni musicología va a sustituir el estudio de un instrumento . Ni el estudio del instrumento va a sustituir a musicología. Quien toca un instrumento sabe el sacrificio que eso conlleva, así que si estás decidido a cumplir tu sueño haz las pruebas para el conservatorio, porque hay oportunidades que pasan muy poquitas veces. Probablemente, si dejas tu instrumento para estudiar musicología  a tiempo completo lo que encuentres no te va a gustar, ya que los musicólogos interpretamos sobre el papel y aunque muchos seamos músicos casi nunca se interpreta sobre el instrumento aunque ayuda a la hora de diseccionar la música.

3. No me gusta estudiar y menos historia… ¡¡¡ yo quiero música y Rock & Roll !!!! ¿Puede que me aburra?

Sí, te vas a aburrir mucho y a los pocos meses te vas a hartar de tanta historia y teoría de la música entre otras bondades de la músicología por lo que te recomiendo que te replantees si estos estudios te pueden interesar.

4. He visto que son muchas materias, ¿Me va a costar mucho estudiar para sacar curso por año?

No si haces todas las actividades que manda el equipo docente. Con no dormise en los laureles y hacer los trabajos siguiendo el plan Bolonia (yo lo seguí en algunas asignaturas de manera experimental pudiendo acogerme al plan antiguo ) no tendría que haber mucho problema. Eso si, como dejéis todo para el último día para jugarlo todo a una carta, es muy complicado ya que se requiere ir interiorizando los nuevos conceptos para llegar a los siguientes. Además la importancia reside no en memorizar sino en reconocer. Si eres organizado, presentas todo a tiempo y te apasiona la música… es un esfuerzo bastante agradable aunque a veces … ajjj ¡ es desesperante!

5.  Siempre ha sido mi sueño estudiar musicología aunque el trabajo entre otras circunstancias me han impedido hacerlo. ¿Lo intento?

Sí, sí, sí y sí! Quizá según circunstancias personales no podáis matricularos de todo, pero os animo a que lo hagáis porque si hay pasión y devoción en lo que hacéis los miedos son menos miedos. Ni os imagináis la de compañeros que cursamos la carrera años más tarde (en mi caso poquitos). hay muchísima gente de más edad que se inicia en el estudio de la musicología cuando ha sentido que es el momento preciso…. alternándolo con sus profesiones y vida familiar.

 

Probablemente si no eres lector asiduo del blog  has llegado hasta aquí para informarte sobre la carrera, ya que son muchas las visitas que llegan a este Diario buscando información de primera mano sobre la carrera . Si te ha sido útil me alegraría un montón así que te animaría a que lo compartieses a quienes les pudiera servir de utlidad la información 🙂

¡¡Hasta la próxima!!

 

Por  aquí estoy 🙂

Twitter:

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl