¿Por qué estudiar un grado en Musicología? Razones para estudiar Musicología que seguro te van a gustar

Hola! Qué tal? Ya se acerca el verano, y con ello muchas decisiones importantes para muchos de vosotros 🙂

Ya que mis artículos más vistos son los que están relacionados con estudiar musicología, ¿por qué no hacer un update  de este tema?. Os he contado un poco las salidas laborales (desde aquí muchos sois los que me consultáis por correo electrónico sobre este aspecto) y también las cosas que tenéis que saber si queréis estudiar musicología pero … ¿Por qué no dar las razones por la que si debes de estudiar musicología? Ah! Aviso para navegantes, la del trabajo NO es una de ellas! (aunque con matices)

 

 Razones por la que debes estudiar musicología

1. Versatilidad: La carrera está compuesta por una serie de materias troncales que aborda la música desde muchos aspectos sociales y culturales.

2. Especialización: Esto se produce si no abordas la carrera como un todo y te centras en el área que te interesa puedes ahondar en el campo musical que más te interese.

3. Investigación: La base del aprendizaje en estos estudios se centra en la investigación. Aprenderás a investigar y realizar interesantes trabajos de campo cuyos resultados te sorprenderán gratamente y probablemente te ayuden a especializarte a un tema en concreto.

4. Interrogantes: Resolverás con tus propias investigaciones interrogantes musicales que siempre te has preguntado y seguramente te quedarás con ganas de más, ¡mucho más!.

5. Pensar . Descubrirás que la música no es sólo lo que escuchas, sino también lo que piensas. A través de nuestra historia musical comprobarás que  el hombre (y mujer) no se dedicaba solo a componer, también a pensar y reflexionar sobre la música y nuestra historia sonora.

6. Analizar. Con esto hallarás respuestas a preguntas como ¿Qué hace una nota como tú en una partitura como esta?

7. Desarrollar tu carrera profesional. Vale, el futuro de un musicólogo es bastante negro y no se rifarán las empresas por contratarte. Si te especializas con un máster y trabajas en las diferentes becas relacionadas en música en empresa privada mientras estudias, puedes llevarte muy gratas sorpresas. Ah  ¡aprende inglés! ¡Un musicólogo sin inglés es como un jardín sin flores!

8. ¡Quiero ser investigador!. ¿Has descubierto un tema que te apasiona y quieres saber más de lo que llegaste a imaginar? Quizá la investigación sea tu salida, pero para ello te recomiendo al escoger la universidad dónde estudies que te informes de sus líneas de investigación si tienes pensado optar a una beca para el departamento. Por ejemplo, en la Universidad Autónoma de Madrid, Cervantes y Quijote en la Música. Para realizar tu tesis, lo ideal es que estés becado, así que para llegar a este punto… A darle duro con el estudio, colabora con los departamentos ya que si no, de beca nanai y será un poco difícil costearlo de tu bolsillo.

9. Continuidad. Para los que somos más mayorcitos y ya tenemos una carrera profesional,  estudios terminados y tenemos ganas de dar un punto “fashion” a nuestra  formación académica, la especialización es un plus. Siempre recomiendo el Máster en Musicología si no quieres estar 4 años, así como para los musicólogos de grado les recomiendo un máster que les especialice. Un grado de musicología sin experiencia laboral, lo tiene bastante difícil para salir al mercado del trabajo, lo importante no es lo que estudies sino cómo y qué haces mientras estudias.

10. Opositar, educacion, conservatorio. Si te gusta la docencia y te gustaría dar clases de música en Secundaria, esta es tu carrera ! Pero no olvides hacer el Máster en Secundaria cuando termines tus estudios. Respecto al conservatorio, no hace falta decir que es complemento perfecto si queréis iniciar estudios universitarios. Aunque dejo una nota: Musicología y conservatorio nunca han estado muy cohesionadas, más bien ha ido cada una por su lado a pesar de que muchos de los que hemos estudiado la carrera, somos interpretes de instrumento. Antiguamente, cuando yo estudiaba la licenciatura (no grado)  equivalía al Superior del Conservatorio. Más información de Conservatorios y Educación aquí (Imprescindible labor de Jose Luis Miralles)

11.  Mola mucho. Pues sí, seguro que al comienzo del primer curso, habrá asignaturas que te parecerán un plastón, pero con el paso del tiempo aprenderás a entender la música en su contextos y aunque haya momentos en los cuales parezca que te vaya a explotar la cabeza con tantos trabajos y exámenes, resulta que al final echarás la vista atrás y desearás aprender tantas cosas de nuevo. ¡Yo quiero volver a estudiar musicología!

Diario de una Musicóloga

Como veis no son pocas las razones positivas. Si estudias con cabeza, siendo un alumno activo puedes tener muchas satisfacciones. Un alumno pasivo, quizá encuentre desazón al terminar la carrera ya que será aprendiz de mucho pero maestro de nada. Quizá debido al mercado laboral la carrera requiera un doble esfuerzo y una gran implicación, pero eso ya depende de nuestros sueños y de las ganas que tengamos de conseguirlos o por lo menos intentarlo.

¡Hasta el próximo artículo y mucha suerte para los que esteis de exámenes!

 

Si te han gustado mis razones para estudiar musicología puedes compartir este artículo, y si no te apetece compartir, no pasa nada, ¡nos leemos muy pronto!:-)

 

 

El arte de pensar la música

¡Buenas! ¡¿Qué tal? Yo hoy muy contenta, el lunes pasado finalizaron las votaciones para los Premios 20 Blogs y me encuentro en 2ª posición en Música. Muchas gracias de corazón a todos los que con vuestro voto y comentarios habéis ayudado a difundir este pequeño Diario. Ahora sólo queda la deliberación del jurado que el 27 de Marzo anunciará a los finalistas de cada categoría. (¡Crucemos los dedos!) 🙂

Estos días de promoción me han servido para echar la vista atrás en la temática Diario y pensar en la musicología en general. Si me atreviese a resumir esta disciplina, sin dudarlo diría que la musicología trata en gran parte de la música pensada. Ya que además de ser interpretada la música merece y tiene la necesidad de ser contada, reflexionada y explicada. En esta disciplina musical tenemos como categoría reina la historiografía musical, que consiste en el estudio y recopilación de información para elaborar una Historia de la Música siempre en constante actualización a través de la investigación. Pero además de nuestras huellas musicales a lo largo de nuestra historia, hay algo que tiene la música que hace ir más allá. La musicología también es cuantificar la música, hacerla visible y tangible desde todos los aspectos inherentes a la idiosincrasia humana. Aprovecho este punto para especificar a los musiqueros que me preguntáis si se necesita “saber música” para cursar estos estudios, que ésta es una de las razones por las que la carrera de musicología no es eminentemente práctica, ya que estos estudios sirven como puente interdisciplinar con otras materias como la historia, sociología, filosofía… algo así como echar un poquito de sal y pimienta 🙂

Seguramente estaréis pensando que si la musicología es la música pensada ¿Eso quiere decir que es indispensable  unificarla en un pensamiento único? No, igual que en educación hay muchas metodologías, en el Pensamiento Musical sucede forma similar… Es por ello, que hay muchísimas lecturas musicales con a veces (densísimos) pensamientos al aire sobre el hecho musical en general y sus conexiones con determinados aspectos de la vida que hacen abrir la mente a otras maneras de pensar la música (Históricos compositores, filósofos entre otros nos han dejado un legado maravilloso que os animo a descubrir). Seguro que estáis pensando… vale, esto está muy bien ¿Pero dónde puedo encontrar más información y más músicas pensadas? bueno, pues no os preocupéis que os tengo una cosita preparada.

El enlace que os paso, es de la librería El Argonauta en Madrid, es una librería exclusivamente musical en el que podéis encontrar un amplio catálogo musicológico que podéis consultar online ¿No sabes cómo buscar? Piensa en un tema que te apasione y quizá tengas tu nueva lectura a golpe de clik sobre el tema que quieras relacionado con la música 🙂

 http://www.elargonauta.com

¡Hasta el próximo artículo!

¡Theodor Adorno recomienda este artículo!
¡Theodor Adorno recomienda este artículo!

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla mediante los botoncitos que tienes aquí abajo. 🙂 Para terminar, de nuevo muchas gracias a todos por vuestra colaboración y palabras de ánimo en los Premios 20 Blogs. Ahora, ¡me toca esperar! ¿Seré finalista? Espero poder compartir esta buena noticia con vosotros 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Mirando partituras: Forma y textura musical

¡Hola,  ya estoy por aquí! ¿Qué tal musiqueros?

Llevo ya unas semanas que me estoy dedicando mi tiempo de piano al repertorio clásico que lo tenía un poco abandonado. Lo que más me gusta tocar son las sonatas del Clasicismo por sus delicados matices, su equilibrio y los recovecos que guardan su lectura. Me resulta deliciosa la estructura musical tan diáfana de esta época, ver como los acordes se repliegan (el llamado Bajo de Alberti)  y llenan las partituras de pequeñas huellas que se asemejan a pequeños caminos sonoros.

Es curiosa la sensación que produce un simple vistazo a una partitura, ya que solo por su forma destila su personalidad. Su estructuras dan una idea de como puede sonar… aunque a veces ¡nos podemos llevar sorpresas! Personalmente, cuando una nueva partitura cae en mis manos me fijo en su armadura y si veo que está plagado de alteraciones , ¡creo que estará mejor en las manos de otro! Pero no tengáis miedo, vamos a temporalizar la evolución de la música escrita y os animo que cuando tengáis la oportunidad de ver alguna analicéis lo que veis porque aún sin saber música, podéis sorprenderos como no es tan difícil ubicarla en el tiempo. Ya he hablado en otros artículos sobre la notación musical, que como ya sabéis  se refiere a las formas de escribir la música (que podéis consultar clickando aquí ) pero en esta ocasión nos centraremos en un pequeño análisis estético basándonos en el sistema de notación  internacional  para demostrar que a veces la música es oído, pero también vista 🙂

Edad Media

cuadrada

 

Renacimiento

jos

Barroco

fuga

Clasicismo

sonata

Romanticismo

bra

Modernismo y otras tendencias (S. XX en adelante)

cage

 

Igual que podemos distinguir las diferentes modas en el vestir y ubicarlas en el tiempo,  con la escritura musical pasa de forma similar ya que de un vistazo se puede escudriñar la historia que llevan tras de si la cascadas de signos musicales. Estas estructuras de las que os hablo  se pueden encontrar en la música escrita bajo el concepto de forma musical, la cual nos sirve para diferenciarlas de un solo vistazo. Es también la manera de la que nos servimos los músicos para darles el carácter necesario dependiendo de la obra. La forma musical, se transforma en una especie de DNI que comunica su forma, su sonido, de donde procede, cuando nació. Pero,  ¿Cuántas formas musicales hay? Muchas nacen en una época en concreto  lo que nos ayuda a situarlas en el tiempo tanto auditivamente como de forma física reconociéndolas en una partitura

Gavotas, preludios, conciertos, sinfonía, Oratorios, Suites…. son algunas de las formas musicales que podemos encontrar con sus estructuras reconocibles. Pero.. ¡Aún hay más! Otro factor que se utiliza a la hora de reconocer y analizar una partitura es mediante las  texturas musicales que no son más (¡ni menos!) que la disección de la masa de sonidos que ayudan también a la comprensión de una obra:

¿Tiene varias melodías?¿no?¿o es una melodía acompañada?¿Monodia?

Estos dos conceptos, el de la forma musical y la textura, son los que nos ayudan a la hora del  análisis de una obra, que van desde lo complejo a lo sencillo dependiendo en el tipo de análisis que se quiera realizar. No es tan difícil como parece, la observación y la curiosidad hacen el resto a no ser que queráis hacer un exhaustivo análisis formal, que ya son palabras mayores 🙂 Con esto, aprovecho para comentar a todos los que me escribís pidiendo consejo a la hora de abordar la carrera de musicología que lo más complejo que os podéis encontrar  son las asignaturas de  análisis, las cuales normalmente son estudiadas de una forma general  cuyo objetivo básico es saber reconocer los diferentes estilos en una partitura así como contextualizar y localizar las características principales de la misma.  Lo de profundizar va a vuestra elección 🙂 A los demás amigos de este diario seguro que os habéis dado cuenta que la música es algo que a veces se ve pero solo con los ojos repletos de sonidos, y ese no se qué que aún no he conseguido explicar.

Como tarea, probad a buscar partituras de los diferentes periodos estilísticos que os he puesto, veréis que en cada búsqueda, los resultados físicamente de una manera global tienen algo en común pero que también los diferencia de otros periodos. ¡Ah! Encontraréis también las partituras manuscritas, a veces parecen un laberinto y como varía su escritura según la época., otro tema es la transcripción de estos sonidos originales pero eso es otra historia historia… como todo en música.

¡Hasta el próximo artículo!

 

Si os ha gustado este artículo podéis compartirlo en los botoncitos que podéis encontrar un poco más abajo, también os recuerdo que participo en el Premio 20Blogs del Diario 20 Minutos en la categoría de Música a partir del 6 de Febrero que termina el periodo de inscripción, si también participáis podéis votarme en este link y si conocéis a alguien que también participe, podéis decirle que se pase por este Blog que nunca está de más conocer bitácoras nuevas 🙂

 

 

Eternos propósitos de año nuevo: Apuntarse al gimnasio, dejar de fumar y ¡aprender música!

¡¡¡ Feliz año nuevo !!! Mis mejores deseos para todos los que os pasáis por este pequeño diario. Gracias por acompañarme todo este tiempo con vuestros comentarios y visitas así como agradeceros la difusión de los diferentes artículos que voy publicando. Por causas laborales no puedo actualizar todo lo que quisiera pero creedme que cuando lo hago me lo paso genial compartiendo mis pensamientos y ocurrencias de esta musicóloga ¿musiqué? ¡Sí, musicóloga  desde el 2010!

Todos los 1 de enero igual, ¿verdad? Afrontamos el nuevo año con los deseos de realizar esas cosillas que tenemos pendientes. Para unos, el gimnasi, y para otros el dejar de fumar (ooops ¡me incluyo!)  entre otros pequeños proyectos. La música de una forma u otra siempre forma parte de las listas de año nuevo ¿Forma parte de la vuestra? ¿Sí? Pues venga, que este año si que si.

AÑO NUEVO. MÚSICA NUEVA. 

¡Consejos para pensar en música más allá del mes de enero!

1) Elegir el tipo de Música que queréis: Si optáis por la academia o por un profe no vayáis con el típico  “Quiero aprender música o un instrumento”. Vale, eso está muy bien pero… ¿Para qué lo quieres aprender? Si queréis aprender la guitarra por ejemplo, no es lo mismo decir “quiero aprender a tocar la guitarra para ser la estrella de los guateques” que “quiero aprender a tocar la guitarra porque soy un admirador de la obra de Albeniz y me gustaría tocar algo adaptado a mi” o “me gustaría entender la obra de Albéniz”.

Con esto, la persona que os proporcione las herramientas para aprender tendrá idea del tipo de formación que necesitáis por lo que se ahorrará mucho tiempo, dinero, y ganas de tirar la toalla por aburrimiento y hastío.

2) Aprender música en todas sus facetas no es difícil, solo que ésta no se aprende en un día! Una vez se ha decidido el tipo de música que se quiere aprender hay que pensar que la música es cuestión de tiempo. La destreza con un instrumento o con la teoría de la música es algo adquirido con esfuerzo, dedicación y por supuesto,  interés. El secreto es que si te divierte lo que haces y además eres constante lo de aprender cae por su propio peso.

3) ¡Prisa! Creo que lo de la prisa lo dejaré para el siguiente artículo  porque es la gran enemiga de la música en adultos que empiezan , así que solo añadiré: ¡Prohibido preguntar “cuando aprenderé” antes de empezar!

4) Pensamientos positivos: Abundan mucho los comentarios negativos en la gente que empieza a familiarizarse con la música. Vaya, ¿eso es forma de empezar? ¡Normal que se deje aparcado! Recomiendo cambiar el “no se ná” y el “que mal me sale” por .. “¡Mira lo que he aprendido!”  Ser negativo y fijarse  solo en lo bien que toca tu profesor o el profe del video de Youtube del que estás aprendiendo es sólo el camino hacia el “quise aprender, no me salía y lo dejé”

Con todo esto os animo tanto si sabéis música como si no, a poner en marcha vuestros propósitos musicales de 2015. Yo tengo también unos cuantos, entre ellos tocar el piano aunque llegue agotada del trabajo, subir más videos de mis covers a Youtube y actualizar mi blog más seguido ya que este año me presento a la IX edición del concurso “20 Blogs” del diario 20 minutos en la categoría de música..  ¡Así que si participáis os animo a votar si os gusta este rinconcito musical! 🙂

¡Un beso de año nuevo muy grande a todos! ¡Hasta próximo artículo!

Si Mickey cumplió su propósito de Año Nuevo  ¿Por qué tu no?

Si os ha gustado esta entrada y  conocéis a alguien con propósitos musicales de año nuevo ( o no)  te animo a compartirla.. de la persona más inesperada puede salir un músico sorprendente 🙂

. Si queréis estar al tanto de las actualizaciones y de #FotoMúsica podéis encontrarme aquí

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Y si tenéis ganas de vintage….

@vintagefoto

Mitos que hacen temer la música ¡y no deberían!

¡Qué bien! Hoy por fin empiezo la jornada continua en el trabajo así que voy a tener más tiempo pensar en música sin necesidad de tener que arañar minutos a lo que me queda del día. . Hoy estaba pensando en que aprender música

Desde una edad temprana interiorizar el lenguaje de la música es algo tan natural como el aprender a hablar y escribir. Pero, ¿qué pasa con las personas que no han tenido ese acercamiento musical desde pequeños? Unos de los motivos por los que decidí empezar a escribir este diario es el acercamiento de la musicología para todos que no es más de reflexionar sobre diferentes aspectos de la música desde la raíz.

Hace tiempo escribí este post titulado 10 consejos para aprender a pensar en música y no morir en el intento así que hoy haré lo propio incidiendo en esas causas que nos desesperan, pequeños mitos que nos hacen desaprender justo antes de aprender.

MITO : “No tengo don para la música pero los que tocan un instrumento si”

Aviso para navegantes, seamos más o menos virtuosos muchos de nosotros no tenemos don, pero si muchas ganas de aprender y disfrutar experiencias musicales.  Bueno, después hay gente como este niño chino, claro:

MITO : “Es muy difícil y complicado”

Ni es difícil ni es fácil, simplemente es lo que es: Un lenguaje universal único para comunicarnos en música con o sin palabras, un idioma en el que todos podemos entendernos. No es arameo ni Klingon, ni élfico.

MITO : “Para hablar de música hay que  saber de música y yo nunca voy a saber tanto”

Error. No es lo mismo saber música que entenderla. Puedes saber muchísimo de música, pero si no entiendes ni comprendes la música que estás escuchando y tocando… tu visión musical puede ser muy muy reducida siendo superada por alguien con otro tipo de conocimientos.

MITO:. “Hay que echarle muchas horas diarias para aprender algo”

Ummmm, bueno, este mito es una realidad. Sin tiempo dedicado al aprendizaje  no hay música… sin embargo  si no estamos en circuitos profesionales y tenemos bien planificado lo que queremos aprender NO hay que echarle horas y horas vacías pero si momentos de calidad en los que nos sintamos cómodos. Lo del estudio continuado  viene del conservatorio ya que los instrumentistas tenemos que aprender un repertorio que  desarrolla las diferentes habilidades y destrezas necesarias. Este repertorio es presentado semanalmente, como comprenderéis si no se ha estudiado… no hay escapatoria posible 😛

MITO: “Es un coste económico muy alto tener un instrumento”

Depende muchos factores y en el contexto que nos movamos. Lo caro no es el conservatorio ya que es una enseñanza pública (bueno, ejem….mejor no comentar). Relativamente caro puede parecer el instrumento musical y más si el camino a tomar es una carrera musical larga. Pongamos por ejemplo 3000 euros para gastar en unas  merecidas vacaciones este año ¡genial! ¿pero, y el siguiente? ¡Habrá que volver a pagar! en cambio un instrumento musical de calidad es algo que nos acompañará en las próximas décadas. Si hacemos los cálculos, sale a cuenta ¿No? (hay instrumentos muy baratos también si lo que queremos aprender y a ver que pasa)

 

MITO:. “Se necesita dinero para aprender”

¿Hola?  NO hace falta dinero para aprender lo que queráis en Música, hay muchísimo material didáctico musical y gente dispuesta a ayudar en la red :-). Si se tiene alguna inquietud muy concreta o alguna duda muy específica si que puede convenir alguna clase aclaratoria. Sabed que Los maestros de música, musicólogos y demás fauna musical estarán encantados de daros clases particulares, y debido a nuestra triste actualidad laboral, os aseguro que no os será doloroso para el bolsillo ya que hay mucha oferta de personas que ofrecen clases.

MITO:  “La gente mayor no puede aprender música”

Es cierto que no es lo mismo aprender desde niño que de adulta ya que desde temprana edad somos esponjitas, pero no solo pasa con la música, lo mismo se puede extrapolar a los idiomas ¡Mirad cuántas academias de idiomas hay para adultos!. Como no tenemos una máquina del tiempo que nos lleve a aquellos años,  el aprendizaje será más ralentizado pero sí más maduro y consciente lo que convierte esa inmersión en la música en algo muy positivo. ¿Imposible? NO. Solo que el proceso de aprendizaje es diferente 🙂

 

Estos son solo algunos de los mitos y temores que nos podemos encontrar respecto al aprendizaje musical. ¿quién dijo miedo a la música? No importa el cuando, el como y el por qué ya que al final los beneficiarios de esta inmersión musical somos nosotros mismos así que como siempre os animo a investigar los recursos musicales de la red y como no, en la biblioteca más cercana. Historia, teoría, práctica, estética, folklore….¿Has decidido ya el qué?

¿Y vosotros? ¿Conocéis más mitos y leyendas del aprendizaje musical?

¡Hasta la próxima!

No hay que ser comodones como este señor, mejor música activa 🙂

Si os ha interesado este post puedes compartirlo clicando sobre los botoncitos que tienes más abajo así para estar al tanto de mis actualizaciones y demás notas musicales en:

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

 

 

 

 

La música también tiene su lado formal.

Hoy estaba pensando en el horror de los horrores para muchos: el análisis musical. Sí , ya he hablado otras veces de este tema pero os prometo que es menos terrorífico de lo que suena. Un análisis musical es algo que se puede realizar a diferentes niveles sobre cualquier obra, desde la 9ª de Beethoven hasta el último éxito de Bisbal, por eso si alguien se refiere a que determinado estilo de música no es música, me da a mi que se equivoca porque hasta de la música más sencilla y más horrenda según gustos personales puede realizarse un análisis  tanto estético como formal independientemente de su estilo y complejidad  . Pese a quien le pese, también la música más petarda tiene su lado formal. ¿No es algo maravilloso? Es el poder democratizador de la música. Un do, va a ser un do en la sinfonía más bella del mundo y también lo será en el éxito reaggetonero del momento.

Como ya hemos tratado en este blog, podemos realizar un análisis estético en el cuál se podría describir el contexto histórico y social en que  está enmarcada la obra musical, también se podría tratar su funcionalidad y recursos de estilísticos de una época  pero esta información también se complementa y sustenta de su lado formal. En este otro lado formal de la música realiza un análisis de la música escrita,o si no disponemos de ella en una partitura, también  puede describir y esquematizar  a grandes rasgos la música que se oye. Es curioso, pero se pueden descubrir más cosas de lo que uno piensa ayudando así a  escuchar con otras orejas más atentas la música que nos rodea.

Hay verdaderos detractores que si supieran que mucha música que les gusta llevan un esquema parecido.... se tirarían de las orejas!. A mi personalmente no me gusta, pero son músicas diferentes cada una en su contexto.
¡¡Ey justiciero musical !!  Faltar respeto a la música también es rechazar la música haciendo comparaciones a lo loco!!

 

La música es movimiento. Cuando vamos por la calle hay veces que andamos a paso más ligero y otras vamos más lentos y relajados. En nuestro camino nos encontraremos con semáforos, desvíos porque algún tramo está en obras pero aún así siempre  llegaremos a nuestro destino. Así a modo de analogía, un análisis formal es poner  sobre sobre un plano todas las vicisitudes del camino, explicando lo que sucede hasta el final del trayecto  bien desde  un  mapa o desde el exterior memorizando las particularidades del camino. Lo mismo  pasa con una obra musical independientemente de su tipología. Un análisis formal es la descripción de un camino  cuyo plano es la partitura y nuestros ojos, son los oidos que perciben las diferentes calles del sonido.

En este enlace del blog haciendo Música podéis ver algunos ejemplos muy didácticos  de lo que es un análisis formal que os puede dar algunas ideas :

http://haciendomusica.com/Analisis/Tema%2004%20-%20Analisis%20Formal.pdf

Como veis, hay muchas formas de escuchar música.   Con un poco de práctica y un análisis básico podéis descubrir los secretos que encierra la música que os llama la atención. Sin casi daros cuenta  iréis  tomando conciencia de  los patrones que se repiten y quizá podáis establecer interesantes relaciones entre diferentes músicas ¿Qué tienen en común?¿En qué difieren?.  Con esto, toda música tiene su lado estético y otro, más formal y las dos son igual de apasionantes e interesantes ¿Con cuál te quedas? (vale quedarse con las dos)

¡Hasta pronto musiqueros y musiqueras! 🙂

Si os ha resultado interesante este artículo, os animo a que lo compartáis por el universo musical (o no).

Para seguir las actualizaciones y demás curiosidades podéis seguirme en:

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Música 2.0. preguntar, responder, compartir

Otra vez estamos a final de semana y ya sabeis lo que significa…¡¡ tiempo para pensar y disfrutar en música !! Vale, eso está muy bien, pero ¿Qué pasa si nos quedamos atascados a la hora de adquirir nuevos conocimientos musicales?  Hay muchas cosas que se pueden hacer pero, ¡No! espero que ninguno esté pensando en abandonar. Antes de tomar esa decisión tan drástica, vamos a pensar que opciones tenemos para poder superar este obstáculo. 🙂 En el artículo anterior,  reflexionaba sobre el Universo Musical 2.0 que tenemos a nuestro alcance. Así que nos serviremos de personas y lugares que pongan el conocimiento a nuestro alcance. Como os decía, “todos enseñamos, todos aprendemos” y muchas veces, existe el temor a preguntar y dejarse en evidencia. 

La red está compuesta por especialistas en música  dispuestos a compartir  y  resolver problemas  de una forma sencilla y didáctica  así que nunca tengáis miedo a preguntar y dejad de un  lado las inseguridades. Con el tiempo, me he dado cuenta que el principal handicap del aprendizaje musical es la inseguridad respecto a los demás que  es la que nos hace estar demasiado cautos al trasmitir las dudas musicales. ¿Qué pasa con lo que no preguntamos por miedo? Que quizá nos estamos perdiendo importantes piezas para nuestro puzzle musical y eso, no mola mucho.

Esto nos lleva a caer en la cuenta  de que en el Universo Musical 2.0  lo importante es el flujo de conocimiento, no somos simples visitantes a la caza de la información, tenemos la posibilidad además de interactuar con ella.  Decían que en esta Era de la Información seríamos más individualistas y egoístas pero creo que la evolución nos ha  llevado  a otros derroteros. Ahora, la tendencia es compartir de manera desinteresada y simplemente el sentir que se puede aportar elementos positivos,  es algo que alimenta las ganas de seguir compartiendo y construyendo este Universo musical 2.0. 

¿Aún pensáis que vuestras dudas deben de quedar en el tintero? 🙂

Os voy a poner un ejemplo que me hizo afianzar más sobre esta idea:

Ayer descubrí esta web . Se llama Sinfonía Virtual  que  da título a la revista digital que publican de manera regular en la página. Me llamó la atención como en el número de Julio 2013 dedicado íntegramente al Flamenco, musicólogos y especialistas ponían a disposición de todos, completísimos estudios sobre el este tema .  Por la calidad de contenidos, os recomiendo pasar  por allí si necesitáis información sobre algún área en concreto ya que lo que podéis encontrar es información muy amplia, completa y de calidad.

Por eso, nunca dejéis de preguntar y de compartir vuestros pensamientos musicales. En otro artículo os daré algunas pautas para saber como actuar cuando el aprendizaje musical (sea cual sea) se os haga un poco más complicado y no sepáis por donde tirar.

Inviitación en la noche (1996) de María Jesús Pérez Vilar
http://miradasylugares.blogspot.com.es/p/exposiciones-individuales.html
En música cuando una puerta se cierra se abren mil 🙂

Os recuerdo también que sigo con mi proyecto #Umusical, en el que me gustaría profundizar acerca de las propuestas musicales que tienen base en la red para difundir la música en todos sus aspectos. Publicaré las pequeñas entrevistas en el blog  para que todos podamos leer los diferentes pensamientos en música y las motivaciones de las  iniciativas para compartir la música invisible:-) Si os interesa, podéis poneros en contacto conmigo en diariodeunamusicologa@gmail.com  y mediante Twitter en @sorybp y el hastag #Umusical.

Por último agradeceros las palabras que me dedicais tanto por  el blog, Twitter y por correo ¡¡ Gracias a todos !! Para mi, Música es ilusión 🙂

//

Naturalidad musical : ¿Te animas a hablar el idioma de la música?

Uno de los aspectos más satisfactorios del aprendizaje musical  es ese momento en el cual pensar en música se convierte en algo natural, como leer o hablar nuestra lengua materna.  ¿Habéis sentido esa sensación ? Sí, cuando la música transforma  en la extensión de uno mismo.

No me ciño especificamente a tocar un instrumento. ya que puede extrapolarse a las pequeñas conquistas que vayais dando en el aprendizaje musical en el que os centreis: tanto en asuntos más prácticos como teóricos.  Muchas veces escucho lamentos acerca de  los progresos musicales que se dan, y yo contesto que el verdadero avance es interiorizar lo que se aprenda. Es decir, maximizar tus pensamientos en música todo posible.

Con esto se me vienen a la cabeza muchos ejemplos. Imaginemos por un momento que estamos a prendiendo a pintar, quizá no seamos muy diestros con el pincel mientras aprendemos técnicas, pero como dicen por ahí  hay que veces que los árboles nos impiden ver el sol, nos ponemos nerviosos, no disfrutamos y solo nos fijamos en lo bien pinta el profesor . Yo propongo una cosa, ¿Por qué no disfrrutar con lo que hemos aprendido y afianzarlo? Siguiendo con el ejemplo, pongamonos en el supuesto que nos han enseñado  a pintar casitas (sí, es lo primero que se me ha venido a la cabeza). Nuestra primera reacción es decir: ¡¡¡ Madre mía!! ¡¡Qué porquería de casitas!! Vale, quizá sean un poco rudimentarias pero … ¡¡¡¡ Son tus casitas !!! Casitas que cada vez serán más bonitas, con más recursos y lo más importante: tendrán una parte de tí. Lamentarse de lo poco que sabe uno no sirve de nada. ¡Mirar a los demás está muy bien siempre que sea para aprender y compartir!

Lo mismo pasa en la música, lo poco o mucho que aprendas disfrútalo y haz de algo pequeño algo grande! En base al propio  conocimiento que vayas afianzando :

– ¿Que has aprendido tres acordes? Busca canciones que contenga esos tres acordes y ponte manos a la obra.

– ¿Estás estudiando los diferentes estilos musicales? Escuchalos, aprende a diferenciarlos y utiliza el diferente vocabulario musical que estás aprendiendo en lo que puedas reconocer en la música que estás oyendo.

– Que estás aprendiendo a solfear (leer ritmo y entonar)  y estás con el 2/4 y DoM pues nada, ¡a por ello!

Con la práctica, se aprende a utilizar el lenguaje de la música  y llegar a ese instante en donde pensar en música se convierte  natural haciendo de lo que sabes, tus primeros pensamientos en músicales que formarán para siempre parte de tí.
El músico en toda su amplitud y contextos maximiza sus recursos y aunque siempre está en constante aprendizaje ,es la naturalidad con la que se expresa en música lo que hace de ello una experiencia única.

Por eso os animo a que con lo que aprendais sea cual sea vuestro nivel y  disfruteis con vuestros conocimientos este mundo musical en el que todos tenemos cabida 🙂

 

20130828_205733-1
Con casitas o sin ellas, ¡¡ A pensar en música!!

 

 

Cosas que podemos hacer en vacaciones para pensar en música :-)

Hoy os comunico que Diario de una Musicóloga cierra hasta principios de septiembre (colgaré un anuncio de ellos). Ahora me toca pensar en música de una manera tranquila, sin ordenador y piano pero ¿Sabeis? Aún así , la música se puede vivir de manera intensa  🙂

Así que  he pensado que para no perder el hilo, hacer está pregunta al aire ¿Qué podemos hacer para pensar en música cuando no tenemos la música que queremos cerca?

Muy fácil, hay mucha música a nuestro alrededor sin apenas hacer ruido:

1) ¿Aburrido? Podemos hacer lecturas lecturas musicales de ratito en ratito:

– Biografías sobre compositores

–  Una vez reflexionado qué elementos de la música queremos aprender, bajar de Internet aquellos temas que nos interesen. En este diario podeis encontrar enlaces que os remiten a esas páginas  en el  lateral derecho los  teneis 🙂

– Lectura de libros recomendados  sobre pensamiento musical.

Daniel Baremboim  como sugerencia

el sonido es vida: el poder de la musica-daniel barenboim-9788492460052
El sonido es vida: El poder de la Música.
Clikad sobre la foto para más datos 🙂

2) Escuchar y analizar. En el periodo estival nos encontramos rodeados de música y posiblemente ésta no este cerda de lo que escuchamos habitualmente ¿O Sí?

– Podemos escuchar una canción de las que nos encontremos  y anotar en una libreta todo lo que puedas percibir de la música quye estás escuchando,  tales  como instrumentación , secciones en las que se divide la música localizando sus  estribillos, repeticiones, fijarnos en los primeros compases y los finales….. Y, ¿Quién sabe? Igual puedes descucbir que alugunas músicas de las que escuchamos llevan una estructura parecida encontrando similitudes entre ellas ¡¿Te animas?

3) ¡¡Festivales musicales!!. Cerca de tí hay muchos festivales  en los que se crea un ambiente  que no  puedo describirte  a no ser que lo vivas en persona . Cuando me refiero a un  festival musical  no me refiero exclusivamente a macrofestivales  de música urbana .¡”Arrebusca bien”! porque puedes encontrar músicas  de todos los estilos en los  descubrirás músicas nuevas que jamás imaginarías. ¡¡ Y te lo digo por experiencia propia!

– Puedes encontrar algunos aquí 🙂 http://www.festivales.com/

4) Talleres de música. Seguro que hay muchos talleres de música por donde estás, tanto si te vas de vacaciones como si te quedas en tu ciudad. Lo mejor de los talleres es que se pueden encontrar de todos niveles posibles, y si tiramos más de la cuerda hay muchos de audiciónes comentadas para aprender a escuchar música de una forma diferente. ¿Dónde encontrarlos? Busca en el tablón de anuncios de los centros cívicos o de las piscinas a las que vayas. Hay muchos músicos deseosos de compartir conocimiento a un módico precio.

– Os dejo un listado de talleres que no son todos los que son ( la mayoría de los que  adjunto  aquí ya se hicieron en Julio) pero así  os podeis hacer una idea de lo que lo que podeis encontrar:

http://www.e-12notas.com/2013/05/todos-los-cursos-de-verano-2013-publicados-en-docenotas-com/

5) Lo más heavy para algunos, ¡compraros por fín un instrumento! Por unos pocos de euros podeis compraros una guitarra para empezar que  además podeis sacarle mucho partido por lo versatil que es. Para hacer más fácil la tarea tenéis publicaciones que os pueden ayudar muchísimo en vuestros primeros pasos con la guitarra. En la  revista Acordes  además de estar orientada para sacar el máximo partido a la guitarra como bien dice su título , aunque  tengamos pocas nociones musicales  podemos aprender mucho de aspectos multidimensionales de la música

Aquí podeis echar un vistazo: http://www.rdmeditorial.com/index.php?pag=5&revista=acordes&estilo=style5

Como veis, son muchas las cosas que podeis hacer para pensar en música ahora que tenemos un poquito más de tiempo. Así  podemos ampliar nuestro puzzle en música y adquirir un poquito más de base musical para ir introduciéndonos más en este universo del que ya vamos formando parte 🙂 ¿ Os animais?  !venga, decidme que si¡

Maria Jesús Pérez Vilar: Dos caminos (1996) http://miradasylugares.blogspot.com.es/p/exposiciones-individuales.html
La música son miles de caminos que se abren a cada segundo que nos sumergimos en ella. Pero para ello, tenemos que escoger antes la senda que nos lleva a ella o caminar a su vera, rozándola sin darnos cuenta.

¿Qué características tiene esta música? ¡Enmarcar el sonido en la historia!

Una de las piezas clave a la hora de escuchar música es la  de ubicar cada música en su contexto histórico y su  periodo estilístico. Si podemos situar esa música en un contexto y en un lugar en concreto ya tenemos ganada una parte importante para disfrutar lo que escuchamos facilitando así nuestro pensamiento en música.  No hay que preocuparse si no se indentifica el autor y  la obra, porque el ejercicio reside en situar  esa música en el tiempo siendo éste  un excelente  punto de partida que  ayuda a investigar sobre lo que se escucha. Saber reconocer la música por su estilo  es abrir un mundo nuevo de posibilidades para añadir piezas nuevas a nuestro puzzle musical.

¿De qué época es?¿Qué estilo? ¿Qué acontecimiento importante ocurrió en aqueños años? Podemos hacer tantas analogías históricas como queramos porque Música e Historia conviven en una cierta sinergia musical que nos ayuda a entender una obra y una vida dedicada a la música desde el contexto de su época. Cuando se hace un análisis de una obra, lo primero que se hace es situarla en su periodo musical e incluso en exámenes de análisis la importancia no reside en saber su autoría sino en su estilo y características. Por ejemplo,en un examen situar una obra barroca en el romanticismo sería un error garrafal y por contra, no atinar en ponerle  nombre y apellidos no asegura un suspenso (¡uf!); así que os animo a empezar por ahí sin miedo intentando poner cada música en el lugar adecuado descubriendo así, lo que tienen en común obras de la misma época y lo que las diferencia de otros periodose.Reconocer una música por su periodo musical e histórico es darle también significado al sonido y todo lo rodea.

Os adjunto unos pequeños dibujos hechos por mí (sí, soy muy ecléctica  y tamboén, el material de oficina no da para más) en el que hago un repaso lineal de cada periodo musical   en el cual desde los contextos, y la escucha me hace construir mi pequeño puzzle histórico ubicando y relacionando conceptos en cada escucha haciendo partiendo de lo  general a lo particular.  Música y contexto es música y lugares, música y realidad, música y vidas que se entrelazan así que os propongo que busqueis músicas de diversos estilos y escucheis una pieza de cada . Una vez las tengais, haceros una tracklist de una pieza  de cada periodo  y escuchadlas sin alterar el orden histórico de los mismos ¿El resultado? Es pura magia en el que cada música es un resultado de la anterior bifurcándose cada vez en más ramificaciones que entretejen el sentido musical de nuevas sonoridades que van explosionando en nuestros oidos.

Podeis ampliar sobre los periodos de la música en la Web Hagase la música :

http://www.hagaselamusica.com/ficha-periodos-musica (clikad sobre el menú de la izquierda)

Pero bueno, ¿Pensábais que os iba a dejar con la miel en los labios sin mostraros esta experiencia única de escuchar la evolución de la música golpe de clik?  ¡No! Yo misma he preparado este repaso por periodos musicales que espero que os guste. Ahora silencio, Youtube y ¡acción!

Música antigua: Epitafio de Sicilo (conservada hay muy poquita)

Música medieval: Sederunt Principes. Perotin (+  o – 1160- 1230)

Renacimiento: Orfeo. Claudio Monteverdi (1567-1643) . Puente entre Renacimiento y Barroco.

Barroco:  BWV 1007 Suite para violonchelo solo n.º 1 en sol mayor – Preludio  Johann Sebastian Bach (1685-1750)

Clasicismo:  K545 Sonata en Do Mayor. Wolfang Amadeus Mozart (1756 -1791)

Romanticismo: Preludio de Tristán e Isolda. Richard Wagner (1813-1883)

Siglo XX – Vanguardias (y lo que venga): Pierrot Lunaire (2-6). Arnold Schönberg

(1874-1951)

¿Qué tal la experiencia?  Si podeis acudid al diccionario musical a buscar cada periodo general que os he puesto. Pensad que entre periodos hay  más subperiodos ya que la música es algo cambiante y no es lo mismo una obra de principios de siglo que otra de finales. La historia, el pensamiento musical, el sonido se suceden creando una especie de efecto mariposa donde la música es el testimonio una época.

Para terminar, lo que os prometí. ¿Veis reflejado algún dibujo en la música? La historia no se puede contener en un postit pero si lo que nuestros ojos ven a través de ella, pequeños cambios en grandes músicas. Tened la mente abierta:

La música tiene que fluir y nosotros,con ella 🙂

 

estilos

¡Qué arte! ¿Os animáis a crear vuestros propios Postit en la memoría de cada periodo? 🙂