Antonio Vivaldi y Aaron Copland: 2 músicas, 1 primavera.

¡Hola! ¿qué tal este domingo saleroso? Yo estoy aquí en casa dedicándome a la vida contemplativa aprovechando que hoy no se trabaja ¡Hurra!

Esta semana hemos entrado en una nueva estación, lo que me ha traído recuerdos de  mis días de profe en el cole cuando  le cantaba los niños: ¡La primavera ha llegado, nadie sabe que ha pasado, se vive, se siente, la primavera está aquí! La canción no es gran cosa pero es que en música tenemos melodías para todos los temas y de manera especial con la naturaleza cuyo vínculo ha sido constante en la Historia de la Música. En referencia a este cambio de estación, no son pocos los compositores que han escrito a la primavera . A mi me gusta observar la manera en que, de un mismo hecho, siempre salen músicas y conceptos diferentes (teniendo siempre en cuenta el contexto histórico, claro). Para ello he escogido dos músicas que describen la Primavera, cada una enmarcada dentro de su época y estilo 🙂

Antonio Vivaldi (1678-1741)  en La Primavera (Concierto nº 1 en mi mayor, RV. 269)  de Las 4 estaciones  se centró en los sonidos de la naturaleza, los diálogos de los pájaros, el río… todo adquiere una textura fresca que provoca una explosión de color en el oyente, que  independientemente de donde se encuentre hará de él una primavera florecida aún estando en el  crudo invierno. Vivaldi describe su Primavera como pequeñas postales a las que no les falta detalle lo que produce un universo visual durante los 3 movimientos del Concierto en el oyente sin haberlas visto nunca.

Aaron Copland (1900-1990) compuso para una pequeña agrupación de instrumentos en forma de ballet La Primavera Apalache (Apalachian Spring)  para la compañía de ballet de Martha Graham , aunque es la suite para gran orquesta la que se ha convertido un emblema para el imaginario colectivo norteamericano. El argumento de esta obra describe la vida de los primeros norteamericanos (hijos de colonos) en el S. XIX mediante unos personajes centrales creando una serie de estampas visuales y emocionales. Copland hace una descripción intensa y profunda de los paisajes y situaciones sin establecer unas analogías auditivas evidentes, quizá, provocando en el oyente visualizaciones cuasi oníricas de los paisajes y eventos que describe  que se entrelazan con otros conceptos más profundos. La Primavera se convierte en este caso  en un sentimiento de arraigo que convierte la foto en algo tridimensional con intensas descripciones, donde lo visual da de lleno en la emoción.

Como véis Vivaldi y Copland, aún en diferentes épocas describieron la primavera de forma diferente pero ambos con la invitación al oyente a visualizar la música. Vivaldi con maestría hizo que la música casi se pudiera palpar transportándonos a un vergel florecido y por otro lado, Copland nos traslada a los sentimientos que produce ese vergel, no describe la flor, describe la hierba mojada y las emociones del sentirse “como en casa”. Actualmente  la música sigue siendo esto: fotografías musicales sobre la vida que cada persona plasma de una manera diferente. Y a veces ocurre que la música se hace tan universal que sobran las palabras para decir: ¡Bienvenida Primavera!

¡Hasta el próximo artículo!

 

Serie " Corazón del Bosque " Rio, acrílico sobre tabla. Maria  Jesus Pérez Vilar
Serie ” Corazón del Bosque ” Rio,
acrílico sobre tabla. Maria Jesus Pérez Vilar @miradasylugares

¿Os ha gustado? Podéis compartir este artículo en vuestras RRSS favoritas  🙂 Aquí podéis seguirme para estar al tanto de las actualizaciones! Twitter @sorybp y si queréis vintage en @vintagefoto Y en Facebook https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

La música también tiene su lado formal.

Hoy estaba pensando en el horror de los horrores para muchos: el análisis musical. Sí , ya he hablado otras veces de este tema pero os prometo que es menos terrorífico de lo que suena. Un análisis musical es algo que se puede realizar a diferentes niveles sobre cualquier obra, desde la 9ª de Beethoven hasta el último éxito de Bisbal, por eso si alguien se refiere a que determinado estilo de música no es música, me da a mi que se equivoca porque hasta de la música más sencilla y más horrenda según gustos personales puede realizarse un análisis  tanto estético como formal independientemente de su estilo y complejidad  . Pese a quien le pese, también la música más petarda tiene su lado formal. ¿No es algo maravilloso? Es el poder democratizador de la música. Un do, va a ser un do en la sinfonía más bella del mundo y también lo será en el éxito reaggetonero del momento.

Como ya hemos tratado en este blog, podemos realizar un análisis estético en el cuál se podría describir el contexto histórico y social en que  está enmarcada la obra musical, también se podría tratar su funcionalidad y recursos de estilísticos de una época  pero esta información también se complementa y sustenta de su lado formal. En este otro lado formal de la música realiza un análisis de la música escrita,o si no disponemos de ella en una partitura, también  puede describir y esquematizar  a grandes rasgos la música que se oye. Es curioso, pero se pueden descubrir más cosas de lo que uno piensa ayudando así a  escuchar con otras orejas más atentas la música que nos rodea.

Hay verdaderos detractores que si supieran que mucha música que les gusta llevan un esquema parecido.... se tirarían de las orejas!. A mi personalmente no me gusta, pero son músicas diferentes cada una en su contexto.
¡¡Ey justiciero musical !!  Faltar respeto a la música también es rechazar la música haciendo comparaciones a lo loco!!

 

La música es movimiento. Cuando vamos por la calle hay veces que andamos a paso más ligero y otras vamos más lentos y relajados. En nuestro camino nos encontraremos con semáforos, desvíos porque algún tramo está en obras pero aún así siempre  llegaremos a nuestro destino. Así a modo de analogía, un análisis formal es poner  sobre sobre un plano todas las vicisitudes del camino, explicando lo que sucede hasta el final del trayecto  bien desde  un  mapa o desde el exterior memorizando las particularidades del camino. Lo mismo  pasa con una obra musical independientemente de su tipología. Un análisis formal es la descripción de un camino  cuyo plano es la partitura y nuestros ojos, son los oidos que perciben las diferentes calles del sonido.

En este enlace del blog haciendo Música podéis ver algunos ejemplos muy didácticos  de lo que es un análisis formal que os puede dar algunas ideas :

http://haciendomusica.com/Analisis/Tema%2004%20-%20Analisis%20Formal.pdf

Como veis, hay muchas formas de escuchar música.   Con un poco de práctica y un análisis básico podéis descubrir los secretos que encierra la música que os llama la atención. Sin casi daros cuenta  iréis  tomando conciencia de  los patrones que se repiten y quizá podáis establecer interesantes relaciones entre diferentes músicas ¿Qué tienen en común?¿En qué difieren?.  Con esto, toda música tiene su lado estético y otro, más formal y las dos son igual de apasionantes e interesantes ¿Con cuál te quedas? (vale quedarse con las dos)

¡Hasta pronto musiqueros y musiqueras! 🙂

Si os ha resultado interesante este artículo, os animo a que lo compartáis por el universo musical (o no).

Para seguir las actualizaciones y demás curiosidades podéis seguirme en:

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

¡Música! Un nuevo concepto sonoro.

Mañana es el día de la música.  La  música de tod@s. En este día, ¿Por qué no prestamos atención a los otros tipos de música? Hoy leía un artículo sobre el músico  exponente del movimiento de vanguardia y pedagogo Pierre Boulez (1925) ya que su motivo de su estancia en Madrid es la de  recoger el Premio de la Fundación   BBVA Fronteras del Conocimiento en la Categoría de Música Contemporánea. Los pensamientos de Boulez hace que  reflexione en mis ideas acerca de la  relación que tenemos con la música. .El compositor reivindica aplicar el aprendizaje de la música más allá de lo que ya conocemos y nos es familiar, incidiendo especialmente en la explosión de nuevas tendencias musicales de vanguardia más allá del S. XX

La música se difunde, crece y se expande. Pero, ¿conocemos toda la música que se crea? Si el conocimiento y el gusto  de la llamada “música clásica” sigue vigente hasta nuestros días ¿Por qué no da una oportunidad a la difusión de este nuevo repertorio? Sí, no es fácil escuchar la música contemporánea a partir de la primera parte del S. XX hasta nuestros días pero considero que su conocimiento va más allá de eso. La música tal y como la conocíamos evolucionó a la música tridimensional. Esto es, la música que se ve y se toca que ya no es algo estático para escuchar pasivamente. El sonido se moldea para buscar  reacciones e impresiones, y sobre todo, una segunda lectura.

Estas son las nuevas tendencias compositivas desde la primera parte del  S.XX hasta nuestros días  más allá del circuito de  las música urbanas (eso es, la música actual  que escuchamos y nos sentimos identificados dentro de estilos como el Pop, Rock, latino….). En estas nuevas tendencias   el  compositor busca que el espectador reflexione sobre la escucha: que sienta, que se indigne, que se maraville y que la visión musical no esté ceñida sólo  a la música en sí. No busca  que  el oyente ponga su música en el coche, solo quiere que la escucha se realice con otra mentalidad, siendo un oyente activo que capte también lo inaudible. Así,  la música no se escucha, se contempla.

Por eso, en este día musical reflexiono sobre la música que pasa de puntillas pese a que revolucionaron oídos  también pienso sobre nuestro papel como  oyentes activos que nos haga ver la música como un hecho tridimensional que casi podemos tocar.

Para terminar, os pongo un ejemplo muy conocido de música contemporánea ¿Os atrevéis a contemplarla?

Esta obra de Karlheinz Stockhausen (1928-2007), contemporáneo de Boulez y escrita en   1993,  consiste en hacer volar 4 helicópteros, con un violinista en su interior(además del piloto, claro). Cada violinista interpreta la obra de manera simultánea, con la única ayuda de unos cascos que les marca el tempo. Paralelamente, en la sala de concierto el público asiste al evento de forma televisada en el cual  los 4 helicópteros musicales sobrevuelan el cielo mientras los intérpretes ejecutan la pieza plagada de trémolos y glissandos (es  ese sonido tembloroso que escucháis por parte de las cuerdas).

Vale, con esto uno dice… ¿Pero esto qué es? Pensemos en los ingredientes para esta receta musical:

– 4 helicópteros

– 4 violinistas

– El espacio que sobrevuelan los helicópteros.

– El sonido de las hélices

– La sala de conciertos.

Viendo estos elementos tan dispares  ¿cómo hacer sólo una lectura superficial de todo ésto? Sería una pena no reflexionar un poco sobre lo que estamos presenciando. Primeramente, la música se ve y se entremezcla con el estruendo de las hélices de los  helicópteros convirtiéndose  en un instrumento más . 4 helicópteros y 4 violines que hacen que los 8 sonidos que se fundan  haciendo una masa sonora que fluye  a través del equipo de sonido del auditorio. El espectador es receptor visual y auditivo de lo que sucede en el aire en el que entonces, viendo el espectáculo  su proceso final confluyendo todos los sonidos  en la sala de concierto . Quizá Stockausen no quería que su música se escuchase en la vida cotidiana,  sino provocar en el espectador la reflexión y la curiosidad de la música como quien visualiza una obra de arte que se puede tocar.

Y son tantas lecturas, como miradas que contemplan una música viva y en movimiento.

Os animo a contemplar la música desde otras visiones y contextos, quizá si vais más allá encontréis sonoridades nunca imaginadas.

 

Cuando la música se pinta tú también puedes escucharla.

Jan Brueghel de Velours y Peter Paul Rubens

Si hay una rama de la musicología y el arte que me apasiona por los secretos y misterios que encierra,  esa es  la iconografía musical. A menudo, vemos en los cuadros representaciones de instrumentos musicales y partituras que pasan sin pena ni gloria de un vistazo pero que  prestando un poco de atención nos hace descubrir nuevos aspectos maravillosos..

Vale, son instrumentos musicales, pero también es el único documento visual  de la música de una época y más si hablamos de representaciones artísticas de muchos siglos de las que solo tenemos ese testimonio gráfico para poder recrear el instrumento y la visión de la música de ese momento.  Gracias a un análisis iconográfico musical podemos reconstruir instrumentos de otras épocas y  descubrir nuevas (y pequeñas) partituras, averiguar las  nociones  músicales (visuales y teóricas)  del artista que le ayudara a representarlo en un lienzo, un retablo, una escultura….

Con ello, al encontrarnos un instrumento musical en una obra nos podemos hacer estas preguntas para reflexionar sobre el aspecto musical en el arte:

–  ¿Qué instrumentos aparecen? ¿Qué tipo de obra estamos viendo?¿De qué estilo y época?

– -¿Hasta dónde llega su nivel de detalle? (Por ejemplo,cuerdas, trastes, detalles estéticos…)

– ¿Éste instrumento se podría tocar porque la representación de su mecanismo permitiría hacerlo? (por ejemplo, cajas de resonancias muy pequeñas o ausencia de ellas, mástiles cortos, mecanismos que harían imposible cualquier sonido..)

– ¿Existen o tenemos representaciones del mismo en la actualidad ?

–  Si alguien está interpretando música con él ¿es una postura adecuada para hacerlo?

Con estas  sencillas preguntas, nos dedicamos estrictamente al instrumento musical y no a la interpretación del mismo en el cuadro (lo trataré en post aparte porque es muy interesante los significados y alegorías de los mismos). Así cuando tengais la suerte de poder visualizar láminas o ver directamente los cuadros en un museo os invito a buscar los instrumentos musicales escondidos (o no) en el cuadro y  hacer estos sencillos ejercicios de los que se pueden aprender mucho indagando en la búsqueda de respuestas.

Aquí os pongo algunos ejemplos para reflexionar

Mirad la guitarra y la forma de tocar la guitarra ¿La reproduce fielmente? ¿Pensais que Julio reflejaba su realidad histórica? ¿Qué música podría estar tocando?
Pintura Mural del Antiguo Egipto
¿Dirías que están tocando en grupo?¿Qué tipos de instrumentos, están tocando?¿Cuántas cuerdas tiene el arpa?¿Son factibles las posturas para tocar?

Si quereis profundizar en el tema podeis visitar la página de la Complutense sobre su proyecto de  Iconografía Musical en los cuales Cristina Bordas  trata con profundidad este tema.

http://www.imagenesmusica.es/inicio.html

Os cuelgo además una entrevista para que la conozcais mejor así como su proyecto:

http://www.docenotas.com/entrevistas/cristina-bordas-autora-del-catalogo-de-instrumentos-musicales-en-colecciones-espanolas