Razones para no tirar la toalla en música pero sí cambiar de camino.

¡Hola musiqueros! ¿Cómo empieza la semana? La mía con sueño y con agujetas, que eso de ponerme en forma me cuesta mucho más que llegar a casa y ponerme al piano… En fin, ¡Paciencia!

Hoy pensaba en las razones que pueden hacerte dejar la música de lado.  Son motivos que nos impulsan a dejarlo todo: hastío, impaciencia, dejadez, el auto-concepto musical por los suelos… sea cual el proyecto musical en el que se esté inmerso.

Pero ¿sabéis? también hay otros tantos motivos que nos animan a seguir nuestro camino musical ya sea profesional o amateur . ¿Qué hacer cuando estás en ese punto muerto en el que el aprendizaje y la práctica musical se convierte más en un lastre que una pasión?  No es extraño que pase, ya que esta encrucijada es algo que se da continuamente en el ámbito musical. A veces la relación con la música contiene altibajos, unos bajos en los que el nexo en común suele ser el sentirse perdido.

¿Para qué estudias? ¿Qué estudias? ¿Cómo lo estudias? Parecen preguntas sencillas pero no lo son, ya que encierran la esencia del estudio de la música en todos los niveles. Si no sabes por qué estudias música, ni qué estás estudiando ni cómo lo estás haciendo, ¡Ay amigo musiquero, creo que tienes un problema! Pero ¡tranquilidad! no es grave si se ataja de una manera correcta. Puede ser que te hayas empeñado en aprender armonía porque  a veces la naturaleza del saber es caprichosa, pero también puede suceder que no sepas para que se aplica y probablemente a la semana el libro de armonía esté en el revistero del baño esperando tiempos mejores. También puede pasar que empieces a estudiar guitarra y  tras los primeros acordes (y callos en tus dedos) acabes aceptando la guitarra como animal de compañía.  Bueno, no es nada nuevo, a mi también me ha pasado y por eso sé que ayuda escuchar algún consejo que ayude a encontrar el camino. Menos mal que aunque tarde, descubrí que la música recorre los caminos que trazamos, y curiosamente eso ¡hace sentir muy bien! A veces, se tiende a pensar que la música es solo tocar bien pero no es sólo eso, es sentirse bien,  es disfrutar, concentrarse, esforzarse, caerse y volverse a levantar. La música son muchas cosas, pero sobre todo es un camino y un lugar al que llegar. Si no tenemos ese destino, probablemente nos quedaremos a medio camino.  ¿Lo que haces no te convence? ¿Es un hartazgo? ¿No disfrutas?  Musiquero, no desesperes ¿Acaso alguien dijo que en música no se puede cambiar de rumbo? Quizá la música que quieres esté esperándote al otro lado, en un camino opuesto al andado, un camino inesperado pero tu camino, al fin y al cabo. Con ésto os animo a encontrar caminos, a desandar lo andado y volverlo a recorrer hasta tu propia meta: única e instranferible 🙂

¡Hasta el próximo artículo!

63d

En realidad es el cumpleaños feliz, pero es que cuando algo se ve cuesta arriba…..

 

Si os ha gustado esta entrada podéis compartirla al músico perdido, al encontrado y al musiquero en general 🙂 Por último os recuerdo: falta una semana para que terminen las votaciones de los Premios 20 Blogs! Muchas gracias a todos los que me habéis votado y a los que no lo habéis hecho aún y queréis hacerlo os explico cómo. Solo ocupa unos minutos y encima haréis a esta musicóloga feliz ¿Os mola el plan?

1)Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático):  http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dais a votar este blog en un recuadro azul y automáticamente os saldrá verde.

¡Gracias!

 

La Música, ese Salvavidas

Hola. ¿Qué tal por aquí? Yo muy contenta, en unas horas me voy a Córdoba a ver a mi familia pero no quería perder ocasión para mi cita musical en este diario.

Estaba pensando que mi primer artículo en este blog, es curiosamente el más visitado: ¿Pero para qué sirve un musicólogo? lo escribí producto del cabreo por las pocas oportunidades laborales que tenemos los licenciados en Historia y Ciencias de la Música  ¡es una pena que  la ilusión y la dedicación a la música no sirvan para una inserción laboral plena al menos en el sector cultural! . Pero… ¿sabéis? Hoy lo he leído dos años después de escribirlo y me ha sorprendido recordarlo.     La razón es que ahora no estoy cabreada y tampoco resignada, hoy estoy muy feliz de todo lo que me ha aportado la carrera y mis conocimientos musicales. Quizá pensar en música abre la mente, la llena de oxígeno, y respiras todas las músicas que conoces y las aún por conocer. Para mi, la música hace las cosas más bonitas, es una montaña rusa llena de vaivenes de la que no quiero bajarme, es lo sencillo pero también lo complicado, es ser igual que todos pero tampoco igual a nadie. Quizá la música, queridos, es aquel salvavidas a los que muchos a lo largo de la historia quisieron aferrarse para dejar un legado plagado de obras maestras. Ya, ya se lo que muchos estaréis pensando…

Pero Soraya! ¿Estás borracha? ¿A qué se debe tanta profundidad musical?

Hoy pienso en las veces que la música hace de un salvavidas al que recurrimos para relajarnos y evadirnos ante un mal momento, quizá sea la acción universal más inmediata  después  pillarse una borrachera de esas órdago y demás cosas no recomendables  (¡Prohibido hacer todas estas cosas juntas ¡Este Diario es un lugar sano!)  Una ruptura amorosa, una pérdida, un día de furia o  un enamoramiento fortuito… es  a la música a quien acudimos con la seguridad de sabernos consolados y entendidos porque si no… ¿Qué haríamos sin muchas canciones de amor-jo-eso-también-me-ha-pasado-a-mi? ¿Sin una recopilación de los compositores clásicos más románticos y arrebatados para los soñadores? ¿Sin una selección de Rock Duro para los que tengan ganas de decirles cosas bonitas a su jefe y necesiten inspiración? ¿Sin un pellizco “de no se lo que tengo pero estoy sensiblón y voy a ponerme a Kenny-G?” Y así con tantos ejemplos como personas. La música es ese salvavidas, y ya no solo para los que nos ilumina el día sino también para quienes los creyeron apagados: Porque además de escuchar, nunca es demasiado tarde para aprender, para crecer, para ilusionarse y tener la música tan cerca que ilumine los sonidos  de una vida.

¡Hasta el próximo artículo!

Nipper

¿Oiga? Me siento melancólico, ¿Me puede poner los Trotamúsicos?

 

Si os gustan mis letrillas podéis compartirlo en los botoncillos de más abajo y …. ¡Ah! y  ¡No os libráis! ¡Voy a hablar a los Premios20Blogs! 🙂 Quiero agradecer a todos los que estáis votando y a los que no lo habéis hecho y os gusta este diario,¿ a qué estáis esperando para hacer feliz a esta musicóloga? 🙂

Solo tienes que entrar aquí y registrarte en el Diario 20 Minutos y después entrar en mi ficha y dar el voto, aparecerá entonces un letrero verde de voto recibido. 🙂 (Las estrellitas no cuentan como voto)También puedes entrar en mi ficha directamente y registrarte en la barra superior haciendo clik en registro. ¡Qué no decaiga!

5 preguntas y respuestas si quieres estudiar musicología. (I)

Después de una larga ausencia por fin estoy por aquí. Ni os imagináis el traqueteo  que tuve el año pasado. ¡Madre mía! Así que decido retomar de nuevo el blog para iniciar de nuevo este rinconcito musical.
He decidido crear este post con 5 consejos para tener en cuenta porque muchos de vosotros habéis contactado conmigo en privado para pedirme consejos sobre como afrontar la idea de estudiar musicología, así que iniciaré una serie de post en el que os pueda dar un poco de luz según mi experiencia con la carrera. También os animo a escribir vuestras propias preguntas en comentarios para así entre todos poder ayudar a los futuros musicólogos con dudas. ¿Qué os parece?
Aquí van las preguntas más comunes.

1. Quiero estudiar musicología, ¿qué salidas tiene?

en teoría tiene varias salidas, pero las más factibles a la hora de encontrar un empleo es en educación como profesores ya sea por iniciativa privada o por oposiciones y también como investigador aunque para ello os recomiendo ir enlazando becas en el departamento.

2. No se tocar un instrumento ¿Puedo cursar la carrera?

Sí. Pero no es lo mismo no saber tocar un instrumento a no tener ninguna base teórico musical

3. No tengo ni idea de música, de hecho vengo de carrera/bachillerato cuyo itinerario no tiene nada que ver con las humanidades. ¿Se me hará cuesta arriba?

Muchas veces el tocar un intrumento no implica tener muchos conocimientos musicales ya que hay muchas ( y válidas) maneras para aprender a tocar. Si no tenéis base musical os va a costar un poquito porque aunque no se piden conocimientos concretos, si hay asignaturas que requieren conocimientos musicales como el análisis de obras. Por mi experiencia no se pide que seas el as de la armonía, pero unos conocimientos iniciales os pueden ayudar. En  la carrera al haber gente que no ha estudiado nada de armonía (una de las bases del análisis y la composición) se hace un repaso rápido partiendo casi desde cero, pero …. ¡cuidado! No dormiros en los laureles, porque cuando digo rápido es muy rápido. Eso sí, realmente lo que se aprende es un análisis general sobre unas obras determinadas en la que más que  hacer un análisis formal, es saber reconocer la obra y sus particularidades.

4. No me gusta la teoría ¿Es muy práctica? // No me gusta que sea muy práctica ¿es muy teórica?

Depende de lo que se entienda por teoría o por práctica. La carrera es una especie de resumen de las ramas más importantes de la musicología, por lo tanto vais a tener mucha historia de todo tipo desde etnomusicología, historia de los estilos musicales, del Pensamiento musical, historia por supuesto generalista…. así como muchas asignaturas introductorias al análisis, a la teoría.. Esto quiere decir que todo estos conocimientos los vais a aplicar en otras tantas asignaturas.
Por supuesto, después tenemos asignaturas que pueden ser  optativas como iconografía, informática y didáctica musical que son más prácticas aunque depende del enfoque que se de ya que de la Universidad donde se curse.

5. No quiero ser profesor de música ni investigador musical ¿Cómo debo enfocar la carrera?

Sois muchos con estas dudas. Mi consejo es que desde muy pronto y si podéis alternéis el estudio de la carrera con alguna beca por empresa privada para ir adquiriendo experiencia. Lo importante es, ¿Qué tipo de musicólogo queréis ser? ¿Qué esperas de la carrera? Hagáis lo que hagáis tenéis que buscar la especialización y la diferenciación que marque ese plus que espera una empresa privada para fijar su mirada en vosotros. (una agencia de comunicación, una editorial….)

Y hasta aquí, estas primeras preguntas con respuestas, pero que cada una merecería un post propio pero tiempo al tiempo ¿tenéis más preguntas para incluir en el siguiente post? Espero vuestras sugerencias!

 

Os recuerdo que podéis seguirme en Twitter:

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

 

Gesamtkunstwerk ! Pequeña reflexión sobre el arte en el inmenso mundo de Richard Wagner

Este año se conmemora el bicentenario del nacimiento Richard Wagner (1813-1883) así que imaginad la fiesta musical que hay en el  Festival de Bayreuth . Como sabréis muchos , este festival tiene su origen en el propio Wagner ya que logró construir un entorno adecuado en el que poder representar su obra  lo que nos da una idea de porqué es   el máximo exponente de la música hasta sus últimas consecuencias. Hoy quiero remarcar un termino que acuñó el propio compositor y que nos puede servir a la hora de pensar en música: Esto es, Gesamtkunstwerk , obra de arte total para nosotros.

Bien, este concepto de obra de arte total que tenía Wagner era un pensamiento lógico viendo la magnitud de su producción artística, en la que además de centrarnos en la creación  musical ¿Por que no extrapolar la puesta en escena a todas las artes posibles? ¿Os acordáis de  lo que os he mencionado en otros artículos sobre la visión de la música como una escultura?  Wagner fué un paso más allá,  ¿Por qué no poner en marcha una maquinaria artística que ayudara representar su obra tal como el la imaginaba ?¿Por qué no condensar todas las disciplinas artísticas en una?  Esto hizo que el compositor se planteara la intepretación de su música como una gran obra  en la que la música es  uno de los  elementos que al unir con las demás disciplinas artísticas  hicieran   que de forma global  el espectador puediera sentir  una experiencia multisensorial  dentro de la plena libertad de Wagner sobre la concepción de su creación musical .  No iba muy desencaminado  dotando tanta importancia a la música como a sus multiples contextos  dejando así  una huella imborrable en el  Pensamiento Musical hasta nuestros días. Pero, ¿Cómo representar esa obra de arte total?

¿Cómo expresar los olores? ¿ Cómo sentir el tacto fresco de la hierba? ¿Cómo traer las olas del mar a tus pies?

Wagner logró  impregnar su pensamiento acerca de la estética del arte debido a su concepto del arte y las artes  plasmándolo  en su  obra, desarrollándola  en varios planos artísticos conceptuales y contextuales pero. ¿Sería posible concentrar  todas las artes o sería inevitable dar a la música el papel principal para que ésta no se diluyera ante la densidad artística? Esto es el  concepto de obra  de arte  total: La experiencia sublime de la estética, de lo bello, del teatro, la filosofía…  aunando la diversificación las artes en una sola como una gran  escultura que se viera desde cualquier horizonte .A lo largo de su producción musical iría centrando su obra  en los recovecos de la  creación musical… ya que la obra de arte total, era mucha obra….

La obra de Wagner  está concebida desde el arrebatador espíruto romántico  siendo  una extensión de su propio yo hasta el infinito  , para que  la sal y el olor a mar de   un  holandes Errante se sintiera  entre las butacas y donde  el sol del atardecer pudiera guardarse en un tarro de cristal.

Creo que a veces, hay  músicas tan grandes que su contexto  se queda  mudo  porque solo desde la primera nota ya envuelve todo lo que toca. Wagner supo entonces  ver con esa mirada tridimensional  haciendo de su  música un  pensamiento perpetuo que llega hasta nuestros días arrasando con todo lo que toca.

Para ampliar:

http://www.wagnermania.com/

http://www.wagneroperas.com/indexwagneroperas.html

Música, el diario del mundo.

Explosión de combinaciones de sonidos nunca escuchados,  nuevas ideas que se escapan de lo que se describe en una partitura, un pensamiento diferente y nuevo. ¿ Por qué no darle una vuelta de tuerca a la música? La música clásica nos cala hasta los huesos, es emocionante y maravilla las cotas de perfección y belleza que puede alcanzar, pero el mundo cambia y las sonoridades también. La música del S. XX se caracteriza por ser un crisol de sonidos, nuevas grafías  y reflexiones musicales fruto de la perspectiva de la historia. Hasta principios del siglo pasado, la música fué fluyendo cómoda y galante en su equilibrio total, pero el mundo comenzó a girar cada vez  más rápido y con más fuerza y con el, ideas , perspectivas y ganas de mirar la realidad de una forma diferente.

Y la música se fue convirtiendo en escultura, arquitectura, pintura, imagen y en definitiva, cualquier soporte en el que todos los sentidos formaran parte.

En 1865 el  preludio de” Tristán e Isolda” de Wagner marcó el fín de la tonalidad, el exotismo de modal de Puccini, el sentido onírico de Debussy cuya estética lleva a lugares perdidos en los sueños fué llevando a la búsqueda incesante de nuevas formas de expresión musical  que desembocaría en un mundo de vanguardia que empezaría a desarrollarse más profundamente en el primer tercio del S. XX . Paralelamente, la vida en general, fue cambiando a un ritmo verteginoso. ¿ Cómo no iba afectar este hecho al arte en general? ¿Cómo expresarse en un mundo que empieza a cambiar sin darnos  apenas tiempo a alcanzarlo? Y como fuegos artificiales, la música explotó en en miles de ramilletes luminosos en el transcurso de una nueva historia.

Hago un breve apunte de una de las muchísimas nuevas corrientes musicales  que siempre me ha llamado la atención:  La democratización del sonido y la rebeldía tonal.

El compositor Arnold Schönberg, ideó en 1923 el “Método de Composición de doce Sonidos” dando  lugar a la música dodecafónica y más tarde al serialismo gracias a sus famosísimos discípulos, compositores de la talla de  Webern y Alan Berg. En este sistema, los 12 sonidos que componen cada escala cromática son tratados por igual.

No hay equilibríos, no hay sonidos que imperen sobre otros, no hay finales ni principios que podamos reconocer. Schönberg hizo que todos los sonidos de cada serie dodecafónica tuvieran la misma importancia: sin repeticiones, 12 sonidos, 12 impulsos. Este estilo de composición  podemos intuir que  está alejada de la  música tonal (donde nuestro oído se encuentra cómodo y encuentra su propio equilibrio), pero este hecho, permite ver la música desde un punto de vista diferente. El dodecafonismo tiene una doble estructura, por una parte es una vuelta de tuerca a la naturaleza del sonido y a la organización del mismo pero  por otra, es una declaración de intenciones.

Después de haber pasado una I Guerra Mundial el dodecafonismo de Schönberg adquiere un nuevo significado gracias a su contexto. Es música, es igualdad en un mundo enfrentado entre sí, es paz.  Todos somos iguales, no hay superioridades, en la ausencia tonal que crea el desequilibrio del sonido  se encuentra un equilibrio interno que quizá a primera vista parece un amasijo  de notas. Pero, ¿no os parece  que es mucho más que eso? Es la reinvindicación de la  la igualdad y  del cambio de tercio  desde las entrañas de la música. Es el CAMBIO con mayúsculas. Otra visión, otros ojos, pero sin embargo siempre música..

Como él, los músicos contemporáneos  crearon formas nuevas de sentir y de expresarse en música: Locas, ilógicas, increibles, sorprendentes…  cuya intencionalidad es en muchos casos es desconcertante. Pero acaso,¿no es maravilloso el poder que ejerce la música? La música y  el arte en general es moldeado por los cambios lógicos de una época ¿y nosotros?

La música es el sonido del corazón del mundo.

Autorretrato azul (1910) Arnold Schönberg.
Los ojos de músico dentro de los ojos del músico.