Razones para no tirar la toalla en música pero sí cambiar de camino.

¡Hola musiqueros! ¿Cómo empieza la semana? La mía con sueño y con agujetas, que eso de ponerme en forma me cuesta mucho más que llegar a casa y ponerme al piano… En fin, ¡Paciencia!

Hoy pensaba en las razones que pueden hacerte dejar la música de lado.  Son motivos que nos impulsan a dejarlo todo: hastío, impaciencia, dejadez, el auto-concepto musical por los suelos… sea cual el proyecto musical en el que se esté inmerso.

Pero ¿sabéis? también hay otros tantos motivos que nos animan a seguir nuestro camino musical ya sea profesional o amateur . ¿Qué hacer cuando estás en ese punto muerto en el que el aprendizaje y la práctica musical se convierte más en un lastre que una pasión?  No es extraño que pase, ya que esta encrucijada es algo que se da continuamente en el ámbito musical. A veces la relación con la música contiene altibajos, unos bajos en los que el nexo en común suele ser el sentirse perdido.

¿Para qué estudias? ¿Qué estudias? ¿Cómo lo estudias? Parecen preguntas sencillas pero no lo son, ya que encierran la esencia del estudio de la música en todos los niveles. Si no sabes por qué estudias música, ni qué estás estudiando ni cómo lo estás haciendo, ¡Ay amigo musiquero, creo que tienes un problema! Pero ¡tranquilidad! no es grave si se ataja de una manera correcta. Puede ser que te hayas empeñado en aprender armonía porque  a veces la naturaleza del saber es caprichosa, pero también puede suceder que no sepas para que se aplica y probablemente a la semana el libro de armonía esté en el revistero del baño esperando tiempos mejores. También puede pasar que empieces a estudiar guitarra y  tras los primeros acordes (y callos en tus dedos) acabes aceptando la guitarra como animal de compañía.  Bueno, no es nada nuevo, a mi también me ha pasado y por eso sé que ayuda escuchar algún consejo que ayude a encontrar el camino. Menos mal que aunque tarde, descubrí que la música recorre los caminos que trazamos, y curiosamente eso ¡hace sentir muy bien! A veces, se tiende a pensar que la música es solo tocar bien pero no es sólo eso, es sentirse bien,  es disfrutar, concentrarse, esforzarse, caerse y volverse a levantar. La música son muchas cosas, pero sobre todo es un camino y un lugar al que llegar. Si no tenemos ese destino, probablemente nos quedaremos a medio camino.  ¿Lo que haces no te convence? ¿Es un hartazgo? ¿No disfrutas?  Musiquero, no desesperes ¿Acaso alguien dijo que en música no se puede cambiar de rumbo? Quizá la música que quieres esté esperándote al otro lado, en un camino opuesto al andado, un camino inesperado pero tu camino, al fin y al cabo. Con ésto os animo a encontrar caminos, a desandar lo andado y volverlo a recorrer hasta tu propia meta: única e instranferible 🙂

¡Hasta el próximo artículo!

63d
En realidad es el cumpleaños feliz, pero es que cuando algo se ve cuesta arriba…..

 

Si os ha gustado esta entrada podéis compartirla al músico perdido, al encontrado y al musiquero en general 🙂 Por último os recuerdo: falta una semana para que terminen las votaciones de los Premios 20 Blogs! Muchas gracias a todos los que me habéis votado y a los que no lo habéis hecho aún y queréis hacerlo os explico cómo. Solo ocupa unos minutos y encima haréis a esta musicóloga feliz ¿Os mola el plan?

1)Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático):  http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dais a votar este blog en un recuadro azul y automáticamente os saldrá verde.

¡Gracias!

 

¡Si buen músico quieres ser, técnica tendrás que aprender!

¡Hola! ¿Qué tal? Esta semana he empezado uno de mis propósitos de año nuevo, que en un alarde de originalidad consiste en ponerme a dieta y hacer deporte  ¿Cómo lleváis los vuestros? ¿Sois un poco más musicales? ¿Alguno ha dejado de fumar?  Yo por lo pronto sigo pesando lo mismo, así que ya os contaré la semana que viene.

Hoy os quiero hablar de un elemento muy importante a la hora de tocar un instrumento musical. Seguro que los musiqueros ya intuyen : Pues sí ¡La técnica!.

Detrás de la práctica de un instrumento hay horas y horas dedicadas a la técnica, ¿Pero cómo se adquiere? Pues que nadie se apure que yo os o cuento ¿Os acordáis de los cuadernillos Rubio? ¡Ah, qué tiempos! Además de volvernos muy sabios con grandes hits como Mi mamá me mima o La casa amarilla es bonita, hacía que nuestra caligrafía fuera cada vez más espléndida gracias a escribir frases con grafías cada vez más complicadas. En música pasa lo mismo, además de los libros de didáctica musical con la que aprenden nuestros peques, hay obras clásicas que fueron escritas con el propósito de adquirir más destreza y técnica con el instrumento pero aunque los tratados musicales han existido durante toda la historia de la música como forma para perpetuar nuestro legado musical (especialmente deliciosos los tratados de “como tañer….”) me voy a detener en un compositor, que para mi, es un referente en la adquisición de técnica pianística moderna se refiere; Carl Czerny (1791-1857) .

Compuso muchos estudios para piano, ¿pero sabéis? Cada estudio tiene su particularidad: Triadas, algunos donde se refuerza la mano izquierda, otros para perfeccionar el paso del pulgar con perfectas digitaciones…. ¡Un máquina! Nada se le escapaba a este hombre, hilaba tan fino y conocía de tal forma el instrumento de tecla que hoy día, raro es el pianista que no haya sufrido  practicado con uno de sus libros en el conservatorio. Los libros de Czerny son algo así como tu propio entrenador en casa, escoges el área que quieras trabajar así como la dificultad y ¡hale! ya tienes tu tabla para practicar sólo que en música, muy fácil y accesible, con diferentes dificultades pero muy variada a la hora de ejercitar determinadas técnicas. La obra de Czerny  está compuesta por más de 800 opus  casi todas dedicados a la práctica de la técnica, una producción musical que sirve aún hoy día como  entrenamiento para futuros pianistas ¡pero con mesura, estudiar no significa encorsetarse!.  Para los que os estáis adentrando en la música no penséis que os estoy hablando de alguien inaccesible porque su producción musical consta desde lo más básico a lo más complejo.

Aquí os paso uno de los libros de Czerny para adquisición de técnica pianística (que no aprendizaje, ojo,  lo de la Didáctica y pedagogía lo dejamos a KodalyBartok o a Carl Orff y sus metodologías)

https://ia700601.us.archive.org/27/items/imslp-exercises-for-beginners-op599-czerny-carl/PMLP08821-Practical_Method_for_Beginners.pdf

Si os iniciáis en el piano, puede ser muy útil con ejercicios sencillos y muy fáciles que se pueden practicar a diferentes velocidades. En este artículo debería ir una foto de como tengo mi libro de Czerny, pero como ahora mismo me encuentro en Madrid y el libro lo tengo en Córdoba os pongo una foto similar para poner mi inevitable rúbrica musical.

P1520710 (1)
No es mi libro de Czerny pero ponedle unos pentagramas y luce igual

 

¡Hasta el próximo artículo!

 

 

Si os ha gustado este pensamiento musical os animo a compartirlo en vuestras redes favoritas 🙂 Por otra parte ya sabéis lo que toca: primero daros las gracias por vuestros votos en los Premios 20 Blogs ¡Voy la segunda en la categoría musical! ¡Ah! ¿Que aún no me has votado? ¿Pues a que esperas? Aquí te digo como! 🙂

1) Os registráis en el Diario 20 Minutos en este enlace (Si hacéis el registro por Twitter o Facebook es automático. Mucho más fácil y rápido):

http://www.20minutos.es/usuarios/registro/

2) Una vez registrados entráis en mi ficha y votáis mi blog. (¡las estrellitas no valen!)
http://lablogoteca.20minutos.es/diario-de-una-musicolog…/0/…

Si habéis entrado en la página con vuestro usuario le dáis a votar este blog en un recuadro azul y atomáticamente os saldrá verde. Y a mí me saldrá la cara de contenta aunque no la veaís 🙂

¡Muchas gracias musiqueros! ¡Vaya contentura que llevo encima!

¿Quién es el hombre (o mujer) de la varita? ¡El director de orquesta!

¡Hola! brrrr ¡qué frío! ¿Qué tal un poquito de música para entrar en calor? Hoy os quiero hablar de un tema que siempre da lugar a discusiones cuando no se está inmerso en el ámbito musical, seguro que a muchos os sonará eso de…

– ¿El director de orquesta? ¡Pero si ese no hace ná, solo mover un palito!

Pues va a ser que no  porque  la figura del director de orquesta, para muchos desconocida, es más que mover un palito y hacer que  la orquesta  suene sin fallos. Este señor (o señora) se convierte en el hilo conductor de la identidad propia de un sonido, haciendo de una masa de colores uno solo perfectamente identificable. La labor del director de orquesta o de un conjunto coral entre otros es aunar la masa sonora de muchos interpretes en un sonido con carácter propio y único. No es lo mismo tocar un pasaje en casa que tocarlo bajo una dirección musical, ya que en casa podemos aplicar las pautas que nos de el director y aplicar los nuestros propios pero en un ensayo, con la lección aprendida el músico se entrega por completo a la dirección.  Cuando vais a un concierto, la música es  algo contínuo, con un principio, un climax y un fin pero … ¿Qué ha sucedido para llegar hasta ese punto? Nada más y nada menos que una conexión con el interprete que aunque parezca sencilla no se produce de forma inmediata ya que  son horas y horas de ensayos. Por ello,  la obra se va montando por secciones armándola como si fuera una muñeca rusa, desde lo superficial a lo más profundo, sacando de cada lectura muchas más a  cada cual más densa e íntima.

Así cada ensayo se convierte en un diálogo entre intérprete y director,  en el cual mediante las  explicaciones pertinentes se añaden los sentimientos más profundos a la música (es por ello el efecto partitura garabateada ¡un lápiz nunca debe faltar en un ensayo!). Porque pensándolo bien, y creo que es así por mi experiencia musical, en un ensayo los sonidos se explican ¿Y cómo explicar un sonido si para cada persona éste se puede interpretar de una manera diferente? ¡Ah! Ahí está lo mejor, para mi, es a lo que llamo “sacar un sonido”, esto es, un sonido que sin variar su altura varía su carácter mientras se toca o se canta, dándole un carácter  tan propio y único como es el instante en el que se une música y alma. Pienso que quizá  cuando se dice eso  de que la música es la expresión del alma, no falta razón, porque son cosas que no se pueden explicar, pero que están ahí inherente a nosotros y a nuestro propio significado. Si la dirección musical es un proceso de ensayos en el cual los músicos pasan un proceso para captar el sonido propio , ¿Qué hacer cuando sobran las palabras? En ese momento, el director se convierte en los ojos de la música, sustituye las palabras  y sus gestos se convierten en la identidad musical en la que ha trabajado tantos meses creando entre el y los músicos una relación única que se impregna en la interpretación de una obra, como si de un gran instrumento musical se tratase.

Suena bien ¿verdad?¿Queréis sentirlo también? En vuestra formación coral más cercana lo encontraréis (yo solo lo dejo caer)  🙂

¡Hasta el próximo artículo!

¡A ver quien tiene bemoles de decirnos que solo movemos un palito!
¡A ver quien tiene bemoles de decirnos que solo movemos un palito!

 

¡Eh! ¿Y Yo qué? Tengo grandes dotes expresivas
¡Eh! ¿Y Yo qué? Tengo grandes dotes expresivas

 

Si os ha gustado este artículo  ya sabéis ¡A compartir!, Como soy un poco cansina, también os recuerdo que desde el día 6 de febrero participo en el  Premio 20Blogs del Diario 20 Minutos en la categoría de Música y que si también participáis podéis votarme en este link. Si  conocéis a alguien que también participe, podéis anirmarle a que se pase por este blog, quizá le gusten mis notas musicales 🙂

Una música de mil versiones ¿Cuál es la tuya?

¡Hola! ¿Qué tal? ¿Cómo van vuestros deseos de año nuevo? Espero que viento en popa, sobre todo los musicales. 🙂 Hoy quiero compartir una pequeña reflexión que produce en muchos de mis eternos viajes en metro. Si os preguntara, ¿qué es para tí la música? ¿Qué sientes al cantar, tocar o escuchar? Estoy segura que, aunque parecidas, todas las definiciones serían diferentes pero con un nexo común que aún hoy, no sabemos explicar…. bueno, nosotros no, pero la RAE si (o eso parece)

rae
La RAE, respuestas para todo a golpe de clik. ¡Clik!

A propósito de la reflexión sobre la forma en la que pensamos la música, si hay un ámbito democratizador de la práxis musical, es el de las versiones. Da lo mismo ser el virtuoso del lugar o el rey de las melodías en la ducha, todos tenemos cabida a la hora de vivir  los sonidos que nos gustan, porque entonces, justo en ese momento la música es solo nuestra y de nadie más. Para mostraros ese momento, he escogido un tema mil veces versionado: El canon en Re Mayor de Pachelbel. (porque a mi, además de las versiones, también me gustan los temas con variaciones como esta obra de , soy así de rebundante)

¿Y qué nos encontramos en el submundo de las versiones? ¡¡ Buceemos en el abismo musical!!

1. A veces, no hace falta tocar un instrumento

Este simpático Papá Noel , siente el Canon como nadie y aunque no toque, la intención es lo que cuenta ¡Gracias Santa!

2. ¿No tienes con quien tocar? ¡He aquí la solución!

Este chico se está “Caneando” .Literalmente. Doblarse a uno mismo, es un gusto, sobre todo si sale bien ¡bravo!

3. No seas literal, la música es de los ojos de quien lo ve.

En música, lo literal es relativo. Los sonidos se expanden y contraen haciendo de los sonidos algo nuestro. La música es modificable, diferente y algo enorme si nos dejamos llevar. Este cuarteto hace del Canon un crisol de músicas y lo que es más importante, se lo están pasando genial 🙂

4. Cualquier nivel, si te lo estás pasando bien

Vale, hay virtuosos que inundan Youtube que hacen que no puedas despegar los ojos del video, pero también hay muchas personas que quieren compartir su música. El miedo en música, no sirve, porque independientemente del resultado el disfrute con lo que se está haciendo es lo que cuenta.

5. Y por último, Cualquier momento es bueno para tocar a Pachelbel … o lo que surja!

Este vídeo es un clásico entre todo el material musical referente al famoso Canon en D. La música tiene muchas lecturas y esta es una de ellas, más profunda de lo que parece.

En resumen, como veis da igual el continente, lo importante es el contenido, mientras que en este quede reflejado las ganas y la ilusión. Sonidos distintos, para un mismo sentimiento al que os animo, como siempre, a expresar de la forma que os venga en gana. Porque la música es así, única, casi tanto como nosotros 🙂

¡Hasta el próximo artículo!

¡Yo también alucino con como ha dado mi Canon de sí… y lo sabes!

Si os ha gustado esta entrada  podéis compartirla en los botones que veréis más abajo. 

 Si queréis estar al tanto de las actualizaciones y de #FotoMúsica podéis encontrarme aquí

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Y si tenéis ganas de vintage….

@vintagefoto

Eternos propósitos de año nuevo: Apuntarse al gimnasio, dejar de fumar y ¡aprender música!

¡¡¡ Feliz año nuevo !!! Mis mejores deseos para todos los que os pasáis por este pequeño diario. Gracias por acompañarme todo este tiempo con vuestros comentarios y visitas así como agradeceros la difusión de los diferentes artículos que voy publicando. Por causas laborales no puedo actualizar todo lo que quisiera pero creedme que cuando lo hago me lo paso genial compartiendo mis pensamientos y ocurrencias de esta musicóloga ¿musiqué? ¡Sí, musicóloga  desde el 2010!

Todos los 1 de enero igual, ¿verdad? Afrontamos el nuevo año con los deseos de realizar esas cosillas que tenemos pendientes. Para unos, el gimnasi, y para otros el dejar de fumar (ooops ¡me incluyo!)  entre otros pequeños proyectos. La música de una forma u otra siempre forma parte de las listas de año nuevo ¿Forma parte de la vuestra? ¿Sí? Pues venga, que este año si que si.

AÑO NUEVO. MÚSICA NUEVA. 

¡Consejos para pensar en música más allá del mes de enero!

1) Elegir el tipo de Música que queréis: Si optáis por la academia o por un profe no vayáis con el típico  “Quiero aprender música o un instrumento”. Vale, eso está muy bien pero… ¿Para qué lo quieres aprender? Si queréis aprender la guitarra por ejemplo, no es lo mismo decir “quiero aprender a tocar la guitarra para ser la estrella de los guateques” que “quiero aprender a tocar la guitarra porque soy un admirador de la obra de Albeniz y me gustaría tocar algo adaptado a mi” o “me gustaría entender la obra de Albéniz”.

Con esto, la persona que os proporcione las herramientas para aprender tendrá idea del tipo de formación que necesitáis por lo que se ahorrará mucho tiempo, dinero, y ganas de tirar la toalla por aburrimiento y hastío.

2) Aprender música en todas sus facetas no es difícil, solo que ésta no se aprende en un día! Una vez se ha decidido el tipo de música que se quiere aprender hay que pensar que la música es cuestión de tiempo. La destreza con un instrumento o con la teoría de la música es algo adquirido con esfuerzo, dedicación y por supuesto,  interés. El secreto es que si te divierte lo que haces y además eres constante lo de aprender cae por su propio peso.

3) ¡Prisa! Creo que lo de la prisa lo dejaré para el siguiente artículo  porque es la gran enemiga de la música en adultos que empiezan , así que solo añadiré: ¡Prohibido preguntar “cuando aprenderé” antes de empezar!

4) Pensamientos positivos: Abundan mucho los comentarios negativos en la gente que empieza a familiarizarse con la música. Vaya, ¿eso es forma de empezar? ¡Normal que se deje aparcado! Recomiendo cambiar el “no se ná” y el “que mal me sale” por .. “¡Mira lo que he aprendido!”  Ser negativo y fijarse  solo en lo bien que toca tu profesor o el profe del video de Youtube del que estás aprendiendo es sólo el camino hacia el “quise aprender, no me salía y lo dejé”

Con todo esto os animo tanto si sabéis música como si no, a poner en marcha vuestros propósitos musicales de 2015. Yo tengo también unos cuantos, entre ellos tocar el piano aunque llegue agotada del trabajo, subir más videos de mis covers a Youtube y actualizar mi blog más seguido ya que este año me presento a la IX edición del concurso “20 Blogs” del diario 20 minutos en la categoría de música..  ¡Así que si participáis os animo a votar si os gusta este rinconcito musical! 🙂

¡Un beso de año nuevo muy grande a todos! ¡Hasta próximo artículo!

Si Mickey cumplió su propósito de Año Nuevo  ¿Por qué tu no?

Si os ha gustado esta entrada y  conocéis a alguien con propósitos musicales de año nuevo ( o no)  te animo a compartirla.. de la persona más inesperada puede salir un músico sorprendente 🙂

. Si queréis estar al tanto de las actualizaciones y de #FotoMúsica podéis encontrarme aquí

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

Y si tenéis ganas de vintage….

@vintagefoto

Otra de instrumentos raros : el Myriphon o la importancia de cuestionar (a veces) lo que vemos :-)

Hola! Qué tal? Ya estoy por aquí otra vez.¿Qué tal habéis pasado el verano? Espero que el inicio de curso y rutinas no os haya sido muy pesado. Hoy os escribo porque me he topado con un instrumento musical muy extraño del que no tengo apenas información y tan solo he obtenido  unas pocas fotos. ¿Conseguiré al término de este artículo saber un poquito más de este artilugio? En tal caso,  ¡os presento el Myriphon!:

 

El genuino Myriphon ¡No acepte imitaciones!
El genuino Myriphon ¡No acepte imitaciones!

 

¿Es la ruleta de la fortuna?¿Una performance de sombrillas? Podría ser, pero lo cierto es que nos encontramos ante un instrumento musical de principios del S. XX, inventado por el matrimonio Karsy. Pero, ¿hasta que punto podría ser real este instrumento si no encuentro nada relacionado con él? Esta pregunta es una de las bases en las que trabaja el el historiador musical que nos hace a su vez, plantearnos más incognitas ¿Qué es real y que no es? ¿Puede ser que nuestros avispados amigos nos intenten engañar con un esplendoroso fake vintage musical? Lo mismo que pasa en el arte, también pasa con la visión musical  de algo  del que no tenemos referencias históricas. Como no tengo una biliografía sobre el Myriphon os contaré un poco de que se trata. Se supone que este instrumento intenta emular una orquesta de cuerdas  por lo que al poner en marcha la manivela ( que sirven de cajita de resonancia) deberíamos de estar escuchando esplendorosas masas musicales . Consta de 25 “ruletas” que a su vez están constituidas por  2000 cuerdas en total que se ponen en marcha con un mecanismo parecido a una bicicleta.  Para que suene de forma óptima, son dos personas las que van accionanando a las ruletas, pero a su vez detrás de ellas 2 o 3 personas más harían que se produjese el sonido con palitos de madera mientras los primeros ponen en marcha el mecanismo. También he leido  que estás cuerdas, serían similares a las del piano por lo cuál me gustaría añadir algún comentario pero mi humilde cabecita le cuesta hacerse a la idea de esta ingeniaría musical de tal calibre lo que me hace inclinar la balanza a la  excelsa puesta en escena del matrimonio Karsy cuyo pensamiento se acercaría más al… ¿Qué más da, mira qué bonito?

Podemos ver que esta revista musical le dedicaba una pequeña reseña en la que me he basado para describir con más o menos acierto las bondades del intrumento.

En la página 33 de esta revista del año 1902, podemos ver la pequeñísima reseña de este instrumento que es en la que me he basado para comentar. ¡Realidad o ficción que el matrimonio nos quería colar?
En la página 33 de esta revista del año 1902, podemos ver la pequeñísima reseña de este instrumento que es en la que me he basado para comentar. ¡Realidad o ficción que el matrimonio nos quería colar?

Con esto, nos podemos hacer una idea de la importancia de las fuentes y de la investigación previa antes de dar algo por hecho,  ya que la historia a veces cruza en nuestro camino pequeños acertijos para nuestro goce y disfrute. Os propongo que cuando os encontréis ante un enigma musical sea de la tipología que sea, intentéis tirar del hilo, investigar, comparar, contrastar  independientemente de nivel y conocimientos, ya que  el camino es tan o más apasionante que el propio fín de la hipótesis planteada.

Para terminar, unas fotos de nuestro Myriphon y una pregunta al aire, si se refieren al Myriphon como “Giant Myriphon” ¿Dónde está el mini Myriphon?

Aquí Myriphoneando....
Aquí Myriphoneando….

 

¡Dándolo todo! Eso si, ver como es el Myriphon entre bambalinas como que no.
¡Dándolo todo! Eso si, ver como es el Myriphon entre bambalinas como que no…

¡Hasta el próximo artículo!

Si os ha gustado esta entrada y os apetece compartirla, tenéis los botoncitos de abajo. Si queréis estar al tanto de las actualizaciones y de #FotoMúsica podéis encontrarme aquí

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

 

Mitos que hacen temer la música ¡y no deberían!

¡Qué bien! Hoy por fin empiezo la jornada continua en el trabajo así que voy a tener más tiempo pensar en música sin necesidad de tener que arañar minutos a lo que me queda del día. . Hoy estaba pensando en que aprender música

Desde una edad temprana interiorizar el lenguaje de la música es algo tan natural como el aprender a hablar y escribir. Pero, ¿qué pasa con las personas que no han tenido ese acercamiento musical desde pequeños? Unos de los motivos por los que decidí empezar a escribir este diario es el acercamiento de la musicología para todos que no es más de reflexionar sobre diferentes aspectos de la música desde la raíz.

Hace tiempo escribí este post titulado 10 consejos para aprender a pensar en música y no morir en el intento así que hoy haré lo propio incidiendo en esas causas que nos desesperan, pequeños mitos que nos hacen desaprender justo antes de aprender.

MITO : “No tengo don para la música pero los que tocan un instrumento si”

Aviso para navegantes, seamos más o menos virtuosos muchos de nosotros no tenemos don, pero si muchas ganas de aprender y disfrutar experiencias musicales.  Bueno, después hay gente como este niño chino, claro:

MITO : “Es muy difícil y complicado”

Ni es difícil ni es fácil, simplemente es lo que es: Un lenguaje universal único para comunicarnos en música con o sin palabras, un idioma en el que todos podemos entendernos. No es arameo ni Klingon, ni élfico.

MITO : “Para hablar de música hay que  saber de música y yo nunca voy a saber tanto”

Error. No es lo mismo saber música que entenderla. Puedes saber muchísimo de música, pero si no entiendes ni comprendes la música que estás escuchando y tocando… tu visión musical puede ser muy muy reducida siendo superada por alguien con otro tipo de conocimientos.

MITO:. “Hay que echarle muchas horas diarias para aprender algo”

Ummmm, bueno, este mito es una realidad. Sin tiempo dedicado al aprendizaje  no hay música… sin embargo  si no estamos en circuitos profesionales y tenemos bien planificado lo que queremos aprender NO hay que echarle horas y horas vacías pero si momentos de calidad en los que nos sintamos cómodos. Lo del estudio continuado  viene del conservatorio ya que los instrumentistas tenemos que aprender un repertorio que  desarrolla las diferentes habilidades y destrezas necesarias. Este repertorio es presentado semanalmente, como comprenderéis si no se ha estudiado… no hay escapatoria posible 😛

MITO: “Es un coste económico muy alto tener un instrumento”

Depende muchos factores y en el contexto que nos movamos. Lo caro no es el conservatorio ya que es una enseñanza pública (bueno, ejem….mejor no comentar). Relativamente caro puede parecer el instrumento musical y más si el camino a tomar es una carrera musical larga. Pongamos por ejemplo 3000 euros para gastar en unas  merecidas vacaciones este año ¡genial! ¿pero, y el siguiente? ¡Habrá que volver a pagar! en cambio un instrumento musical de calidad es algo que nos acompañará en las próximas décadas. Si hacemos los cálculos, sale a cuenta ¿No? (hay instrumentos muy baratos también si lo que queremos aprender y a ver que pasa)

 

MITO:. “Se necesita dinero para aprender”

¿Hola?  NO hace falta dinero para aprender lo que queráis en Música, hay muchísimo material didáctico musical y gente dispuesta a ayudar en la red :-). Si se tiene alguna inquietud muy concreta o alguna duda muy específica si que puede convenir alguna clase aclaratoria. Sabed que Los maestros de música, musicólogos y demás fauna musical estarán encantados de daros clases particulares, y debido a nuestra triste actualidad laboral, os aseguro que no os será doloroso para el bolsillo ya que hay mucha oferta de personas que ofrecen clases.

MITO:  “La gente mayor no puede aprender música”

Es cierto que no es lo mismo aprender desde niño que de adulta ya que desde temprana edad somos esponjitas, pero no solo pasa con la música, lo mismo se puede extrapolar a los idiomas ¡Mirad cuántas academias de idiomas hay para adultos!. Como no tenemos una máquina del tiempo que nos lleve a aquellos años,  el aprendizaje será más ralentizado pero sí más maduro y consciente lo que convierte esa inmersión en la música en algo muy positivo. ¿Imposible? NO. Solo que el proceso de aprendizaje es diferente 🙂

 

Estos son solo algunos de los mitos y temores que nos podemos encontrar respecto al aprendizaje musical. ¿quién dijo miedo a la música? No importa el cuando, el como y el por qué ya que al final los beneficiarios de esta inmersión musical somos nosotros mismos así que como siempre os animo a investigar los recursos musicales de la red y como no, en la biblioteca más cercana. Historia, teoría, práctica, estética, folklore….¿Has decidido ya el qué?

¿Y vosotros? ¿Conocéis más mitos y leyendas del aprendizaje musical?

¡Hasta la próxima!

No hay que ser comodones como este señor, mejor música activa 🙂

Si os ha interesado este post puedes compartirlo clicando sobre los botoncitos que tienes más abajo así para estar al tanto de mis actualizaciones y demás notas musicales en:

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

 

 

 

 

La música también tiene su lado formal.

Hoy estaba pensando en el horror de los horrores para muchos: el análisis musical. Sí , ya he hablado otras veces de este tema pero os prometo que es menos terrorífico de lo que suena. Un análisis musical es algo que se puede realizar a diferentes niveles sobre cualquier obra, desde la 9ª de Beethoven hasta el último éxito de Bisbal, por eso si alguien se refiere a que determinado estilo de música no es música, me da a mi que se equivoca porque hasta de la música más sencilla y más horrenda según gustos personales puede realizarse un análisis  tanto estético como formal independientemente de su estilo y complejidad  . Pese a quien le pese, también la música más petarda tiene su lado formal. ¿No es algo maravilloso? Es el poder democratizador de la música. Un do, va a ser un do en la sinfonía más bella del mundo y también lo será en el éxito reaggetonero del momento.

Como ya hemos tratado en este blog, podemos realizar un análisis estético en el cuál se podría describir el contexto histórico y social en que  está enmarcada la obra musical, también se podría tratar su funcionalidad y recursos de estilísticos de una época  pero esta información también se complementa y sustenta de su lado formal. En este otro lado formal de la música realiza un análisis de la música escrita,o si no disponemos de ella en una partitura, también  puede describir y esquematizar  a grandes rasgos la música que se oye. Es curioso, pero se pueden descubrir más cosas de lo que uno piensa ayudando así a  escuchar con otras orejas más atentas la música que nos rodea.

Hay verdaderos detractores que si supieran que mucha música que les gusta llevan un esquema parecido.... se tirarían de las orejas!. A mi personalmente no me gusta, pero son músicas diferentes cada una en su contexto.
¡¡Ey justiciero musical !!  Faltar respeto a la música también es rechazar la música haciendo comparaciones a lo loco!!

 

La música es movimiento. Cuando vamos por la calle hay veces que andamos a paso más ligero y otras vamos más lentos y relajados. En nuestro camino nos encontraremos con semáforos, desvíos porque algún tramo está en obras pero aún así siempre  llegaremos a nuestro destino. Así a modo de analogía, un análisis formal es poner  sobre sobre un plano todas las vicisitudes del camino, explicando lo que sucede hasta el final del trayecto  bien desde  un  mapa o desde el exterior memorizando las particularidades del camino. Lo mismo  pasa con una obra musical independientemente de su tipología. Un análisis formal es la descripción de un camino  cuyo plano es la partitura y nuestros ojos, son los oidos que perciben las diferentes calles del sonido.

En este enlace del blog haciendo Música podéis ver algunos ejemplos muy didácticos  de lo que es un análisis formal que os puede dar algunas ideas :

http://haciendomusica.com/Analisis/Tema%2004%20-%20Analisis%20Formal.pdf

Como veis, hay muchas formas de escuchar música.   Con un poco de práctica y un análisis básico podéis descubrir los secretos que encierra la música que os llama la atención. Sin casi daros cuenta  iréis  tomando conciencia de  los patrones que se repiten y quizá podáis establecer interesantes relaciones entre diferentes músicas ¿Qué tienen en común?¿En qué difieren?.  Con esto, toda música tiene su lado estético y otro, más formal y las dos son igual de apasionantes e interesantes ¿Con cuál te quedas? (vale quedarse con las dos)

¡Hasta pronto musiqueros y musiqueras! 🙂

Si os ha resultado interesante este artículo, os animo a que lo compartáis por el universo musical (o no).

Para seguir las actualizaciones y demás curiosidades podéis seguirme en:

Twitter.

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

No existen los músicos torpes.

Hola! Aquí estoy de nuevo después de unos días del descanso. Hoy os traigo esta pequeña reflexión a raíz de unos comentarios que suelo que oir a personas que se introducen en la música por vez primera.

Muchas veces, cuando alguien se pone delante de mi piano lo primero que suelo escuchar es:

– Ay, !que yo no se nada de música!¡ Se me da fatal! Claro, para ti es fácil pero para mi….

Es curioso que en el piano así como en  cualquier otro instrumento musical parece que éste sirve de oráculo, ya que solo con tenerlo cerca una persona sabe que se le va a dar mal ¡Un desastre musical en ciernes!. Pues no, lamento deciros que no tienen ninguna propiedad mágica y que por desgracia no nos desvelará los números de La Primitiva de mañana.(aunque ya podría,ya)

Cuando una persona quiere aprender música,  bien un instrumento o teoría por ejemplo, muchas veces piensa que va a suceder como en esta escena de la película August Rush cuando la realidad es ligeramente diferente-

Sí, el niño es muy precoz para aprender. y eso que os he ahorrado la escena en la que compone una sinfonía…. y ojo con deprimirse! Lo mejor de todo es que vosotros podéis aprender de verdad 🙂

Muchas veces  se piensa que el pensar en música  es un don al alcance de unos pocos que tuvieron la suerte de tropezarse con la música y hacerse con ella.  Pero sabed que el arte de la música es que lo complicado parezca sencillo, y a veces lo sencillo  sea inexplicable  por su perfección . Ya os he dicho alguna vez en este blog, que entender la música, aprender a interpretarla y entenderla es como formar un puzzle al que poco a poco vamos añadiendo más piezas que van encajando. Así que ni fácil ni dificil, es cuestión de perspectiva 🙂

Si aprendemos a acercarnos a la música sin prejuicios y de una forma natural, ya sea de una forma más practica o más teórica, formará parte de nosotros como ya es el habla, solo que la satisfacción que se experimenta es algo para lo que todavía no he encontrado palabras . Este sentir musical libre y pleno es algo que nos ayuda expresarnos en música en momentos cotidianos  sin miedo de meter la pata:

Si os preguntaran  ¿Qué te parece esta música? Más allá del “es bonita” o “no me gusta” quizá podáis sentir que no podéis expresaros tal como quisierais por los miedos a decir algo fuera de lugar, pero ¿sabéis? Ni os imagináis cuanto tiene una persona que decir sobre la música que le gusta y le es importante en su experiencia vital. Así como  ser y sentirse músico es  esfuerzo y   ganas,también es  tener una mente en abierta que asimila que hay muchos tipos de músicos en los que unos son virtuosos, otros buenos improvisadores, otros tantos técnica pura, y otros que lleven el ritmo en sus venas entre otras tantas tipologías de músicos y músicas.

Por eso no hay ni habrá el músico torpe, sino muchos tipos de músicos diferentes siempre que hagan lo que les gusta.  La música no se disfruta más cuando uno no se compara con los demás sino cuando  se encuentra bien con su yo musical y es capaz de disfrutar de ello independientemente de su nivel. No hay músico malo, pero si métodos de enseñanza basados en conceptos arcaicos como la competitividad, el refuerzo negativo que puede hacer sentirnos torpes, pequeños que nos hagan apartarnos del camino. Pero eso… ¡Ni hablar!

Dentro de ti solo convives contigo mismo, se el mejor para ti y disfruta con ello. 🙂

 

Hasta aquí este trocito de reflexión, ya sabéis que siempre os animo a que os deis una vuelta por los universos musicales con las orejas bien abierta a los diferentes sonidos  y formas de entender la música. ¡ No lo dejéis pasar!

 

Si esta entrada os resulta interesante os animo compartirla 🙂

Para estar al tanto de actualizaciones podéis seguirme en Twitter:

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

¡Gracias!

 

5 preguntas y respuestas si quieres estudiar musicología. (I)

Después de una larga ausencia por fin estoy por aquí. Ni os imagináis el traqueteo  que tuve el año pasado. ¡Madre mía! Así que decido retomar de nuevo el blog para iniciar de nuevo este rinconcito musical.
He decidido crear este post con 5 consejos para tener en cuenta porque muchos de vosotros habéis contactado conmigo en privado para pedirme consejos sobre como afrontar la idea de estudiar musicología, así que iniciaré una serie de post en el que os pueda dar un poco de luz según mi experiencia con la carrera. También os animo a escribir vuestras propias preguntas en comentarios para así entre todos poder ayudar a los futuros musicólogos con dudas. ¿Qué os parece?
Aquí van las preguntas más comunes.

1. Quiero estudiar musicología, ¿qué salidas tiene?

en teoría tiene varias salidas, pero las más factibles a la hora de encontrar un empleo es en educación como profesores ya sea por iniciativa privada o por oposiciones y también como investigador aunque para ello os recomiendo ir enlazando becas en el departamento.

2. No se tocar un instrumento ¿Puedo cursar la carrera?

Sí. Pero no es lo mismo no saber tocar un instrumento a no tener ninguna base teórico musical

3. No tengo ni idea de música, de hecho vengo de carrera/bachillerato cuyo itinerario no tiene nada que ver con las humanidades. ¿Se me hará cuesta arriba?

Muchas veces el tocar un intrumento no implica tener muchos conocimientos musicales ya que hay muchas ( y válidas) maneras para aprender a tocar. Si no tenéis base musical os va a costar un poquito porque aunque no se piden conocimientos concretos, si hay asignaturas que requieren conocimientos musicales como el análisis de obras. Por mi experiencia no se pide que seas el as de la armonía, pero unos conocimientos iniciales os pueden ayudar. En  la carrera al haber gente que no ha estudiado nada de armonía (una de las bases del análisis y la composición) se hace un repaso rápido partiendo casi desde cero, pero …. ¡cuidado! No dormiros en los laureles, porque cuando digo rápido es muy rápido. Eso sí, realmente lo que se aprende es un análisis general sobre unas obras determinadas en la que más que  hacer un análisis formal, es saber reconocer la obra y sus particularidades.

4. No me gusta la teoría ¿Es muy práctica? // No me gusta que sea muy práctica ¿es muy teórica?

Depende de lo que se entienda por teoría o por práctica. La carrera es una especie de resumen de las ramas más importantes de la musicología, por lo tanto vais a tener mucha historia de todo tipo desde etnomusicología, historia de los estilos musicales, del Pensamiento musical, historia por supuesto generalista…. así como muchas asignaturas introductorias al análisis, a la teoría.. Esto quiere decir que todo estos conocimientos los vais a aplicar en otras tantas asignaturas.
Por supuesto, después tenemos asignaturas que pueden ser  optativas como iconografía, informática y didáctica musical que son más prácticas aunque depende del enfoque que se de ya que de la Universidad donde se curse.

5. No quiero ser profesor de música ni investigador musical ¿Cómo debo enfocar la carrera?

Sois muchos con estas dudas. Mi consejo es que desde muy pronto y si podéis alternéis el estudio de la carrera con alguna beca por empresa privada para ir adquiriendo experiencia. Lo importante es, ¿Qué tipo de musicólogo queréis ser? ¿Qué esperas de la carrera? Hagáis lo que hagáis tenéis que buscar la especialización y la diferenciación que marque ese plus que espera una empresa privada para fijar su mirada en vosotros. (una agencia de comunicación, una editorial….)

Y hasta aquí, estas primeras preguntas con respuestas, pero que cada una merecería un post propio pero tiempo al tiempo ¿tenéis más preguntas para incluir en el siguiente post? Espero vuestras sugerencias!

 

Os recuerdo que podéis seguirme en Twitter:

@sorybp

Y en facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl