La importancia de la comunicación visual en la música Un ejemplo: Time after time cover por Sia feat Chilly Gonzales

¡Ya estoy aquí musiqueros!

Ahora que estoy en reposo y tengo tiempo para escribir, me vienen a la cabeza muchos temas que tenía pendientes para incluir en este diario. El artículo de hoy es un complemento a un artículo que escribí en 2013: Música: un juego de miradas en el cual os acercaba la importancia que tiene para los músicos la comunicación visual.

Hace unos días, por casualidad llegué a este video con la cantante y compositora Sia y el músico Chilly Gonzales versionando el tema de Cindy Lauper: Time after time.

De lo que os quiero hablar no es el flequillo extreme de Sia sino de la comunicación visual que hay entre los dos músicos. Ambos hacen una excelente cover de este temazo de Cindy Lauper: Un piano, algo de guitarra para reforzar algunos acordes que se puedan quedar algo planos con el piano y las voces solistas de Sia y de Gonzales para los coros. Si os fijáis, el pianista busca continuamente la mirada de Sia, atrapando cada gesto que le sirva de referencia para la correcta evolución de la canción. Aunque cierto es que no hay mucha comunicación visual entre ambos (o al menos lo que muestra la cámara ya que el flequillazo no ayuda mucho) el pianista realiza una labor encomiable ya que Sia es todo musicalidad. En música cada movimiento cuenta para saber que puede hacer tu compañero; puede ser un movimiento de hombros, un ligero gesto con la cabeza… y en definitiva es vital la musicalidad en los interpretes para una correcta ejecución.  Este hecho no sucede porque estén hechos de una pasta única y no es tampoco sincronía que aparece por ciencia infusa. Se trata de ese algo que no se puede explicar en una comunicación que va más allá de lo aprendido y se centra en factores totalmente intangibles y difícilmente cuantificables en la música y las artes en general. Sia transmite con su voz y movimiento de tal forma que el pianista lo tiene fácil para seguirla y complementarse con ella. Al final, para terminar, se hace inevitable la comunicación visual entre los dos para cerrar la canción de forma redonda. (y ya de paso, comprobamos que tiene ojos)

Con esto os quiero explicar que la música no es solo interpretar un instrumento, es musicalidad en sus capas interiores y el cuerpo en las más exteriores. Este hecho las convierte en herramientas esenciales de expresión musical ya que también es música lo que existe más allá de la partitura.

¡Hasta el próximo artículo!

La cantante Sia
Sia con su flequillo de gala, menos mal que no lo llevaba para la cover… que si no…¡ A la porra el artículo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Os ha gustado este artículo? ¡Compartid en vuestras redes sociales! Si queréis recibir más artículos como este podéis recibirlos en vuestro correo electrónico introduciendo vuestro correo en la columna de la derecha. ¡Risas mil! (bah, no, pero mola igualmente)

 

¿Evoluciona la música que escuchamos? La música evoluciona y nosotros con estos pelos.

¡Hola musiqueros!

Empezamos Octubre y lejos van quedando los ritmos y músicas veraniegas, nos preparamos para dar la bienvenida al Otoño y a la puesta del alumbrado de Navidad ( un clásico de todo Otoño español).

Hoy os quiero hablar de una pregunta muy habitual que suele surgir en debates sobre música que nunca llega a responderse y a  veces no llega traspasar la frontera de: “pues el reaggeton es una mierda” y “tú más”.

¿La música evoluciona? Claro, que sí. La música no termina en las vanguardias con la ruptura tonal en el dodecafonismo por poner un ejemplo. A partir de la segunda mitad del S. XX el hacer musica levoluciona de una manera espectacular y explota en tantas músicas diferentes que revoluciona hasta la forma de escribirla porque….  ¿cómo escribir sensaciones y nuevos sonidos?¿Quién dice que la música tenga que ser tonal? ¿ordenada? ¿con estructura simétrica? ¿Quién dice que la música no pueda ser un golpe en la mesa, una cuerda de violín rota o una brisa veraniega? ¡La música puede ser tantas cosas! Y eso lo que pasa con la música en circuitos académicos o “cultos” (qué mal me suena esa denominación #arcaicotime). Son músicas que también son esculturas para mirar a través de ellas de múltiples facetas e interpretaciones. Concebidas no para gustar sino como un potente vehículo de expresión personal e interior por parte del compositor.

Vale, muy bien ¿Y las músicas urbanas, qué? La música popular que oímos hoy día, podrá gustar más o menos pero si tomáramos en cuenta todos sus subgéneros sorprendería comprobar que son fruto de una constante evolución a lo largo de los años creando vínculos inimaginables entre ellas. Algunas ramificaciones han ido evolucionando hasta nuestros días, y otras se quedaron allí convirtiéndose en estilos que son un icono representativo  y evocador de una época. ¿Os imagináis un pasodoble reaggetonero fusión latino pop?? A día de hoy y estando sobria me parece imposible imaginarlo, pero nuestro pasodoble español sigue ahí impertérrito, eterno invitado de honor en todas las fiestas de guardar invariable a través del tiempo. Respecto a los sonidos que han llegado hasta nuestros días desafiando al tiempo son producto de músicas, de prueba y error, con pequeñas variaciones que a veces son tan imperceptibles que nos pueden parecer la misma aburrida música pero que después al mirarla con perspectiva y con el tiempo a nuestro favor resultan una increíble torre de babel musical que representa lo mejor , ¿Y lo peor?  de nosotros como seres con tendencia a la música. Pero no, nunca lo peor porque cada música tiene su lugar y su momento porque mientras la música sea un cúmulo de inesperados y locos caminos, es que algo estamos haciendo bien.

 

¡¡Hasta el próximo artículo!!

Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actors studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta....sin prisa, ¿eh?
Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actor’s studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta….sin prisa, ¿eh?

Si  te ha gustado este artículo,¡ puedes compartirlo en tus redes sociales! Me harás muy feliz, y a mi barriga ochomesina también 😀

 

¿Por qué es necesario un repertorio que nos identifique como músicos? Una persona, un repertorio.

¡Hola musiqueros!

Dijo un sabio muy sabio, que nunca es tarde si la dicha es buena. ¡Y vaya si es buena! Y en unas cuántas líneas lo sabréis. Pero antes, ¡hablemos del repertorio musical!

Hoy os escribo sobre un elemento esencial que nos hace diferenciarnos como músicos. Esto es, el repertorio. Un músico sin un repertorio es como un jardín sin flores, un huevo ecológico sin sal, un cantante haciendo playback. Seguro que muchos pensaréis  si me refiero a las obras vamos a tocar o tocamos habitualmente. Podría ser, pero un repertorio musical no es tan solo eso.  En el conservatorio, se suele tener un  repertorio académico para el instrumento en el que se suele incluir  las eternas obras barrocas de rigor, (gracias Bach, colega!)  modernas, españolas, románticas… y a la hora del  examen  éste consistirá en imprimir en ellas el carácter y la técnica necesaria de cada estilo ya que no será lo mismo para un pianista tocar a Bach que a Granados, por ejemplo. ¿Pero qué pasa después?¿Hay vida más allá del repertorio académico o  clásico? ¡Por supuesto que si. impaciente musiquero! Podría hablaros de los diferentes tipos de repertorio en un sentido general dentro de las diferentes disciplinas musicólogicas, pero esta vez quiero incidir en nuestro propio repertorio personal que es el que nos marcará como músicos.

¿Cómo que aún no tienes un repertorio que te diferencie? ¡Pues muy mal! Nunca es tarde para ir haciéndote con uno poco a poco con esas obras (sea cual sea el estilo) que hacen que te sientas indentiicado como músico y te animen a mejorar.  Siempre digo que la música y el instrumento es cosa de dos y en nosotros recae la decisión y responsabilidad de convertirnos en el  músico queremos ser!                 El conservatorio o el tipo de formación que estemos recibiendo no va  a decidir por nosotros y no nos va a facilitar la tarea de encontrar esas obras que nos hacen vibrar, ya que las instituciones y los formadores son proveedoras de las herramientas necesarias para que nosotros, y nuestra curiosidad pongamos el resto.

Hacía tiempo que quería escribir sobre la importancia del repertorio como vehículo de expresión y reafirmación de la autonomía musical,  Ahora mismo estoy en la búsqueda de un repertorio que me guste porque voy a ser mámá primeriza proximamente (Exclusiva!, exclusiva!), Tan próximo como que salgo de cuentas en 5 semanitas. Actualmente me encuentro buscando nanas y canciones adaptadas a piano para poder cantar a mi pequeño y en un futuro poder hacerlo juntos. ¿fácil , verdad? Me ha sorprendido sobremanera el tener que armar este repertorio infantil desde cero ya que pensé que encontraría más material disponible además del que ya tengo para primaria. Pero no, esto me hizo recordar que la recopilación de obras es una tarea que se elabora a lo largo del tiempo para dar un estilo propio y único lo que me reafirma en mi idea que adquisición de un repertorio es una carrera de fondo, para lo demás ya está Amazon y si no nos gusta ¡Hágaselo usted mismo! (opción que recomiendo encarecidamente)

¡Hasta el próximo artículo!

bisbi

 

 

¿Os ha gustado? Podéis compartir el artículo en las vuestras redes sociales favoritas y si no, siempre me podéis sugerir un bonito recopilatorio infantil cifrad, para tocar y cantar al piano con bonitas nanas de otros tiempos-  Bueno vale, que sí, soy una española con todas sus letras ¡oA última hora todo y me ha pillado el toro!

 

PD: Es niño!

 

 

¿Qué es la musicalidad?

¡Hola! Ya estoy aquí con mis recién estrenadas vacaciones. No os penséis que me he olvidado de vosotros, han sido unas semanas muy calurosas pero siempre, siempre, siempre vuelvo por aquí 🙂

Hoy os quiero hablar de un concepto un tanto difuso que siempre crea un poco de controversia por la de maneras que tiene de interpretarse, esto es, la musicalidad.  La RAE nos trae una definición muy escueta: Cualidad o caracter musical. ¿Lo cuálo? Pues sí, Algo tan grande en tan pocas palabras, pero claro, esto es Diccionario de la Lengua Española y no de la musicalidad por lo que se entiende lo abstracto del significado. Buscando información acerca de la musicalidad me encuentro con que el concepto no está claramente unificado como suele ocurrir cuando nos referimos a las características de la música, siendo éste relacionado con la práxis y lestética musical y fuera de este ámbito , en el campo de la retórica.

La musicalidad se relaciona con lo bello, lo estético y lo tangible de la música, pero también se refiere a aquello que nace dentro, lo que impregna el alma, lo que se percibe y ya no solo en música también en literatura y de forma concreta en la poesía. Un ejemplo de ello puede ser la figura retórica de la aliteración la cual consiste en conseguir un efecto sonoro mediante el uso intencionado de los fonemas, como bien podemos ver en estas palabras del poeta Rubén Darío: Bajo el ala aleve del leve abanico.  En este verso,los sonidos hacen sentir delicadeza contenida, es ritmo sentido, son eles que vuelan como un suspiro.

Volviendo a la música ( y también la danza), partimos de una musicalidad visual,  que es la que se oye y se lee, pero paralelamente también hay una musicalidad sentida,  que es aquella que está en nuestro interior y cada uno portamos en diferentes grados. Es la que remueve el estómago y arrebata, no solo ya a interpretes, sino también al público que ve algo más y tiene la capacidad de sentir lo que oye y ve. Aunque la música pueda ser algo físico en una partitura, la musicalidad arranca esos matices que no se perciben a primera vista y que hace llegar al músico a un momento de cohesión total con los sonidos, siendo éstos una extensión de si mismo. Es por lo tanto ese algo más que hace sentir escalofríos a quien toca y al que escucha haciendo que el concepto de musicalidad no sea algo que se pueda aprender de una manera explícita, sino de la necesidad de expresarse y sentir. ¿podría ser  la respuesta a lo que se siente cuando vivimos intensamente la música y nos aislamos del mundo?

Igual que considero que esta forma de sentir es algo inherente en cada persona y no puede ser algo aprendido de una forma concreta, si que se puede facilitar su descubrimiento mediante la educación musical desde una edad temprana, porque en el aprendizaje de la música no sólo es cuestión de vista y oído, también es de algo, llámese musicalidad o lo que surja, que aún hoy es imposible explicar con palabras. Para los que sois más mayores y queréis aprender música y tocar un instrumento ¿Quién sabe? Igual vuestra musicalidad está llamando a la puerta, y ahora es el momento de enseñarle a ver mundo ¿Qué os parece? 🙂

 

¡Hasta el próximo artículo!

La música siempre en construcción como estas bailarinas de Edgar Degas

¡Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo en tus RRSS con toda la musicalidad del mundo!

¡La canción verano ya está aquí! Reflexiones y desventuras sobre la música veraniega

¡Hola! Lo reconozco, me estoy asando del calor y ha costado un poco ponerme frente al ordenador. He estado pensando acerca de los muchos temas pendientes de los que tengo para escribir, pero hoy con tanto calor solo se me viene a la cabeza el tema de la canción del verano. He tirado de memoria y pensando en las canciones del verano recientes y pasadas, me ha venido a la cabeza el concepto que tendrían nuestros antepasados sobre la canción del verano. Tirando de memoria histórica, quizá la tatarabuela de esta música estival, sería una música más liviana al repertorio de la época. melodías en forma de pequeñas canciones (menos densas que un lied) que podrían amenizar el salón de un hogar a golpe de tecla. Me imagino, ya en el S. XIX cuando la música comenzaba a llegar a muchos hogares gracias al piano, a las señoritas victorianas pasándose tal o cuál partitura recién traída por el editor más rápido y avispado. Hoy día, la música es global, sabemos lo que se escucha al otro lado del charco  hecho que comenzó a extenderse de una manera más rápida a principios del S XX, con la aparición de los nuevos soportes de reproducción mecánica de la música que  fueron gestando esas canciones que convertirían esos oídos en sólo uno. Muchas maravillas fueron las que fueron perfilándose como las canciones estrellas de esos años, Imagino que muchas de ellas, lograrían destacar entre las demás como las que desde tiempos inmemoriales suenan en las ferias y verbenas de nuestro país. Y no, no me refiero a Paquito Chocolatero. Paquito Chocolatero, es el padre de la canción del verano por excelencia, compuesta en 1937 por el alicantino Gustavo Pascual Falcó para las fiestas de moros y cristianos de su pueblo.  Ya en los años 40 se le añadió el Jeee! y el golpe de pelvis así que el resto, ya es historia única e irrepetible de este pasodoble y su coreografía ibérica por excelencia.  Por todo esto, existen las canciones del verano y después, 1000 pasos más adelante nuestro Paquito, ¡son palabras mayores!

A todo esto, y haciendo analogía con la situación política en España, las canciones del verano son algo así como las elecciones,  no son la lista más votada, pero al final acaban gobernando… el verano. Yo misma reconozco que no me gustan, las acepto, pero es verdad que en una calurosa noche de verano, donde las cervecitas corren por el cuerpo en forma de dulce antídoto etílico para el calor, bailar sus anacrónicos ritmos y corear sus profundas letras, produce una limpia de aura que dura para toda la semana. ¡Ya me gustaría componer una canción del verano para pagarme las vacaciones de los próximos 5 años! Para una buena canción del verano, se necesita una estructura armónica  con los grados veraniegos por excelencia (I-IV-V) . Les añadimos unas modulaciones, para generar un subidón de órdago y por úlitmo, añadimos algo de dramatismo con una buena letra que eche el resto en los estribillos:

1. “mayonesa, ella me bate
como haciendo mayonesa
todo lo que había tomado
se me subió pronto a la cabeza”

2. “Follow the leader, leader,leader
Follow the leader ¡Sígueme!

3. “Y aquí se viene el africano con el baile que es una (bomba)
Para bailar esto es una (bomba)
para gozar esto es una (bomba)
para menear esto es una (bomba)”

4. “Te envío poemas de mí puño y letra
Te envío canciones de 4.40
Te envío las fotos cenando en Marbella
Y cuando estuvimos por Venezuela
Y así, así me recuerdes y tengas presente
Que mi corazón está colgando en tus manos”

5. “Tsamina mina, eh eh, waka waka, eh eh
Tsamina mina, zangaléwa, anawa ah ah
Tsamina mina, eh eh, waka waka, eh eh
Tsamina mina, zangaléwa, porque esto es África”

¡Creo que estoy emocionada!

En definitiva, con esto os quiero decir que hay música para pensar, para disfrutar y reir dependiendo siempre de su contexto. ¿Estás que no puedes dormir por la emoción de cual será la canción del verano para desplegar todos tus encantos? Pues encantada, te animo a que me lo cuentes por en este blog. ¿Odias las canciones del verano y las salidas estivales te parecen un plastón? A mi me suele suceder, pero me lo paso tan bien que después se me olvida. Y ¿Por qué no? Vamos a disfrutar, pues, aunque la canción del verano no sea la lista más votada, la verdad es que al final todos las disfrutamos, quizá algunos no por lo escuchado, pero estoy que si por divertidos momentos vividos en grata compañía 🙂

¡hasta el próximo artículo!

canción del verano

Si te ha gustado puedes compartir este artículo en tus redes sociales, si no te ha gustado no pasa nada, tómate una cervecita a mi salud!

El secreto del Piano: Bartolomeo Cristofori Igual que el secreto está en la masa, para un piano el secreto está en la caja." >

El secreto del Piano: Bartolomeo Cristofori Igual que el secreto está en la masa, para un piano el secreto está en la caja.

Hola! Feliz inicio de semana. Yo he pasado un puente que ha sido una maravilla y que me ha hecho desconectar de todo ¡Tomaaaa!

Hoy al iniciar el ordenador me he encontrado con el doodle de Google que conmemora el 360º cumple de Bartolomeo Cristofori (1655-1755). así que he decidido dedicarle unas palabritas. Si sois pianistas seguramente sabréis de quien estoy hablando, así que para los que no lo conocéis .. ¡os presento a Bartolomeo, el inventor del piano moderno! ¿Pero es que antes había pianos antiguos? ¡No! Antes del piano, también había instrumentos de tecla primos hermanos de éste, como el  clave, por ejemplo que se caracterizaban por un sonido más metálico y la ausencia de matices pero no alarmadse, que este hecho era suplido por una exquisita ornamentación de las notas. El sonido de estos instrumentos   se apagaba cuando su mecanismo dejaba de pulsar la tecla (algo así como un pellizco musical), limitando la gran riqueza sonora que posee un instrumento de cuerda, así que Bartolomeo ideó un sistema en el cuál el sonido permanecía aunque la tecla dejara de accionarse. Así en un piano, un blandito macillo da el golpe a la cuerda gracias a una palanca activada por la tecla y vuelve a su posición inicial sin apagar el sonido de una forma brusca por lo que el sistema de palancas,macillos y apagadores hace que la música adquiera mucha más riqueza según la forma de tocar el instrumento, con golpes de tecla más bruscos u otros más densos regulando el peso con el cuerpo, elemento crucial en la dinámica del sonido. Debido a que el nuevo instrumento dotaba al sonido de una nueva (y buscada) intensidad, Bartolomeo lo bautizó como Pianoforte Pero claro, Roma no se hizo en un día y el piano  tampoco, así que posteriormente se le fueron añadiendo pequeñas modificaciones hasta que al mediados del S: XIX diera lugar al PIANO con todas sus letras, tal como lo conocemos hoy día.

Personalmente, pensando sobre la evolución del instrumento de tecla y sin desmerecer ninguno de ellos, ¿Pensáis que el piano fue una evolución lógica del instrumento de los instrumentos de cuerda pulsada? Actualmente, no hay una producción significativa para estos instrumentos pero sí encomiables labores de investigación sobre su historia y sus sonidos por parte de estudiosos e interpretes, ya que no nos queda testimonio auditivo de los mismos, pero sí la música escrita para estos instrumentos por parte de los grandes compositores de nuestra historia. La música para clave, cuyo momento culmen llegó en el barroco fue poco a poco cayendo en desuso, con la aparición del Pianoforte de Cristofori,  sus posteriores modificaciones y la revolución que provocó (porque el pianoforte era de modernos) hizo que se introdujera en los hogares en el S. XIX (cual tele en el S. XX) como un completo instrumento que acompañaba  la vida familiar de la gente de época. Si en el Barroco la música era un bien exclusivo de la corte, en el romanticismo ésta pasa a dar el protagonismo al propio compositor, provocando una revolución en lo que a edición de partituras se refiere. Como podría pasar actualmente con las discográficas, fueron los editores de partituras quienes en aquella época se hicieron con un gran negocio musical. Si ahora es motivo de  orgullo y felicidad publicar un disco, imaginad entonces la alegría y satisfacción del propio compositor el saber que su música editada para piano se pudiera escuchar en cualquier hogar de Europa o América.  Sí, el S. XIX fué una revolución en muchos ámbitos, también para la música que pasó a ser más universal, pero también más íntima y libre en una reivindicación del yo musical.

En definitiva, ¡Qué muchas gracias Bartolomeo!

IMG_20150504_205754
Gracias Bartolomeo! Menos mal que en mi apellido falta una O! Copyright: ¡Yo misma!

¡Hasta el próximo artículo!

 

¡Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirlas en tus redes sociales favoritas y si no te ha gustado, pues nada, tómate una cervecita a mi salud!

Consejos para decidirse por un instrumento musical Un pequeño artículo para decididos futuros músicos.

¡hola! ¿qué tal Ya queda muy poquito para el puente. Yo me voy a ir de viaje al sur de Francia, ¡Qué ganas! Todo sea por darme una vueltecita por los mundos.

Hoy os quiero plantear una pregunta: ¿Nunca os habéis parado a pensar porqué los músicos tocan ese y no instrumento? ¿Qué ideas habrán influido para que sea justo ese?

Hay muchas lecturas respecto a este tema, yo siempre he pensado que el momento de elegir que instrumento musical es algo así como adoptar un animal de compañía. Tu no escoges a tu mascota, sino es ella quien te escoge a ti (que me lo digan a mi con mi gata Lupita que me conquistó por un foro de Internet!) . Para esta elección musical influyen muchos factores socioeconómicos para decantarse por uno u otro así que probablemente si se crece entre guitarras, como poco se puede sentir interés y predisposición hacia este instrumento musical . Aunque la elección de un instrumento se suele dar en edad temprana, siempre hay que  que tener en cuenta que no es algo inamovible, es decir, si el niño toca el piano no quiere decir que tenga que estar  toda la vida anclado a él. Quizá  habría que generalizar la idea que cuando se empieza a tocar un instrumento no es solo un fin, es un medio para aprender y experimentar la música en uno mismo. ¿Después? Quién sabe, es el tiempo y la experiencia musical quienes harán escoger al definitivo.

¿Empiezas de adulto con un instrumento musical? ¿No sabes cuál escoger?

Pues muy mal, si vas a empezar a tocar y no sabes qué , tienes que tener en cuenta que no estamos hablando sólo de aptitud, también de actitud. Curiosea, asiste a conciertos o escucha a los músicos que tocan por la calle. ¿Se te mueve algo en la tripa? ¿Sientes envidia supina? ¿Ardes en deseos de comprar un instrumento musical, ya, ya, ahora mismo? Entonces si, creo que vas por buen camino 🙂

1. Visualízate

¿Quién no ha soñado alguna vez con que sabe tocar  la guitarra a modo de  Rock Star? La primera toma de contacto con un instrumento musical suele ser un instante muy especial, estás ante algo desconocido para ti y que te produce una sensación emocionante ¿Cómo te ves? ¿Oyes la música? ¿tienes ganas de hacer música?

¡Ey, darling antes de ser el King, pasé por ser Queen!
¡Ey  darling, antes de ser el King, fui Queen!

 

 

 

 

 

 

 

 

2. ¿Te gusta o sólo te hace tilín?

Como el amor, no es lo mismo que alguien te guste a que estés profundamente enamorado de una persona. Para decidirte por un instrumento no se trata de que te guste un poco o te haga gracia. La historia entre los músicos y sus instrumentos son verdaderas historias de amor. No hace falta que lo decidas ahora, solo que un día pasa y entonces no querrás parar hasta conseguir saber más ese instrumento musical y todo lo que le rodea

Vanessa Mae dice: ¡Oiga, lo mismo me pasó a mi!
Vanessa Mae dice: ¡Oiga, lo mismo me pasó a mi!

3. ¿Cuál es el mejor instrumento para mí?

Además de que un instrumento nos atraiga e inspire más ganas de aprenderlo, hay otros factores que nos hará inclinarnos por uno u otro. El piano es muy versátil y completo, la guitarra es ideal para los que guarden en su interior un cantautor en ciernes, la percusión para los que llevan “ese no se qué” en su interior, hay un instrumento para cada uno con sus pros y contras. Conocernos a nosotros mismos, es conocer nuestras posibilidades e implicaciones respecto a la música lo que favorece que tomar la decisión de aprender a tocar ese instrumento  y no otro sea una elección perfecta.

Kiko, ¡quizás debieras leerte este artículo!
Kiko, ¡quizás debieras leerte este artículo!

En definitiva, la elección de un instrumento musical para dar nuestros primeros pasos en la música en una edad adulta, es producto de las ganas de por fin hacer realidad un sueño.Pero, ¡cuidado con dejarnos llevar! Antes tenemos que decidir que vamos a tocar y para qué, la inversión que se va a hacer y los medios que tenemos a nuestro alcance para conseguir  la música que queremos. En música las cosas no son porque sí, son porque son, convirtiendo ese sentir musical  en algo inevitable, así que … ¡Manos a la obra!

¡Hasta el próximo artículo!

Si te ha gustado puedes compartirlo en tus redes sociales, y si conoces al chaval que toca el violín de la foto más arriba, también, que puede que le sea útil al chiquillo.:-)

La música en la obra del pintor Julio Romero de Torres

¡Hola! Se acaba la semana ¡bien! Ahora a descansar aprovechar estos días que tenemos por delante 🙂

Hoy os quiero hablar de la estrecha relación de la pintura con la música en la figura de un pintor que me  apasiona. Seguro que no os sorprenderá si os comento que se trata de un artista cordobés del que ya os he hablado en otras ocasiones porque yo, no se si os lo he dicho ya,  nací  y crecí en Córdoba . Bueno, vale, es la enésima vez que lo digo pero va dentro de mi ADN aunque físicamente parezca una guiri.

Julio Romero de Torres fue el pintor de la mujer cordobesa, pero también de la guitarra y el flamenco en su máxima expresión pero, ¿Qué le llevó hasta ese punto? ¿Qué hacía de su pintura una experiencia músical visual? Estos temas son los que se tocan en iconografía musical. Preguntas y respuestas que ponen sonidos a la música pintada. La vida del artista da un poco de luz a la labor de investigación para responder las interrogantes musicales que desprende su obra.

Cante_hondo_by_Julio_Romero_de_Torres
Julio Romero de Torres: Cante Hondo (1922-24)

1. ¿Quién era Julio Romero de Torres?

Julio Romero de Torres nace en 1874 en una vivienda justo al lado del Museo Provincial de Bellas Artes en Córdoba capital. En 1884  entra en el conservatorio y en la Escuela Provincial de Bellas artes que dirige su padre. Años mas tarde empieza con colaboraciones en distintos entes, adentrándose además de poco a poco en la vida artística y social cordobesa y en el mundo bohemio madrileño de tascas y poetas. El autor vivirá  finales de siglo un hecho que macaría a intelectuales y artistas de la época : el desastre del 98.  A principios del Siglo XX , Romero de Torres se mezcla con la alta sociedad cordobesa, sigue pintando y recibiendo encargos así como iría conociendo algunas de las que después serían sus modelos. Julio Romero no está ajeno al movimiento cultural del momento y en estos primeros años  viaja  a Holanda y reside por un tiempo en Madrid. Participa en las tertulias de Pio Baroja, Pérez de Ayala…. Además de sus amigos e intelectuales  en Córdoba..

Bien, por ahora sabemos que Don Julio iba para artista fijo y que el arte y la música era una constante en su vida. Porque aunque ahora en una tasca disfrutemos del hilo musical que toque en ese momento, antiguamente la música en diferido como que no, así que nos podemos imaginar del ambiente musical que disfrutaba nuestro pintor entre medios y quintos.

A Julio Romero le tocó vivir una época de gran actividad cultural en Córdoba capital, los cafés se convierten en lugar de disfrute de espectáculos musicales, el conservatorio está en pleno crecimiento. Por su parte, el pintor nació en una familia de artistas, Julio Romero formó parte del alumnado (así como después sus hijos) de la sección musical de la escuela de bellas artes de Córdoba. Esta sección musical dará por primera vez lugar en Córdoba, a la creación del conservatorio provincial de Córdoba anexado a la escuela de Artes y Oficios. Siendo esta la primera vez que se realiza una enseñanza de la música reglada en Córdoba lo que daría un nuevo impulso  al ámbito cultural de la ciudad. Julio Romero de Torres recibió enseñanzas musicales , además  de la de profesor en la escuela de bellas artes donde inevitablemente y por proximidad se empapaba su ambiente musical  por lo que la música no era un gran desconocido , fluía con el.

  2. Pero, ¿Por qué esas guitarras gráciles, ligeras que parecían tocar el cielo si conocía perfectamente el mundo musical? Para ello, es mejor de tomar referencia una de sus obras: Alegrías (1917)

Alegrías (1917) Óleo y temple sobre lienzo.  161 x 157 cm.
Alegrías (1917)
Óleo y temple sobre lienzo.
161 x 157 cm.

La guitarra aparece de forma sumamente ligera, grácil y estilizada Las guitarras pintadas en sus cuadros podría ser la que el artista toca en sus ratos libres. Esta guitarra, debido la inclinación del artista por la estilización de figuras es representada de una forma mas alargada de lo normal. No es posible saber el tipo de guitarra, probablemente flamenca (aunque faltan los dos remaches que suelen tener las guitarras flamencas para no dañar la madera). Respecto a la posición que lleva el intérprete, refleja mucho la forma de tocar que tenía Julio Romero. La posición es muy parecida a la foto que muestro a continuación, por lo que podría también haber influido a la hora de preparar al modelo para posar. Julio Romero era intérprete y admirador de guitarristas flamencos, el tocar de esta forma tan inclinada es totalmente factible pues al inclinar el sonido resuena mas. Julio Romero era admirador del flamenco clásico, el cual por aquellos años se tocaba así por ello su representación tan inclinada. Respecto a la bailora y las otras tres figuras femeninas se acercan más al simbolismo, como muestra la mujer que está tumbada viendo la escena, mostrando cada una de ellas una actitud diferente ante la música siendo la escena más cercana dentro de la verosimilud a un mundo onírico y simbolista

julio
Julio Romero tocando la guitarra y su hijo Rafael interprete en el cuadro

3. ¿Y las conclusiones? ¿Qué conclusiones se sacan?

Estudiando la vida pintor se deduce que Julio es conocedor de la música (incluso hizo su incursión como cantaor aunque no con mucho acierto) . En su obra, la música es estilizada, dramática, cargada de símbolos en un ambiente denso y profundo que hace que no se pueda despegar la vista de cada pincelada. El pintor de la mujer morena, no es solo eso:  En sus “lejos” (paisajes)  y mujeres hay un aura simbolista y misteriosa que rodea su obra – sobre todo a partir de 1920 hasta su muerte- que quizá puede recordar un poco a los mundos oníricos de Dalí ( fue alumno de Romero de Torres cuando ejercía de profesor en la escuela de San Fernando). Son sensaciones encontradas ante este pintor misterioso que impregna sus cuadros de flamenco, de segundas lecturas y del dramatismo en una mirada en la que su iconografía musical aunque clara, encierra muchas interrogantes y misterio para el observador.

Julio Romero dijo: “Si a mi me hubieran dado a escoger entre la gran personalidad de Leonardo da Vinci- por el que siento una gran admiración tal que lo reputo como el primer pintor de la historia-o, la de Juan Breva, no había vacilado. Yo hubiera sido Juan Breva el mejor Cantaor que ha habido. Yo también traté de cantar (…) pero para qué repetirlo? Fracasé”

Para terminar. ¡No me digáis que no es maravilloso todo lo que se puede sacar del estudio de la música en la pintura! Luces y sombras, recovecos, pensamientos al aire  sobre la vida y obra del artista recordando cada paso, cada línea cada palabra. Os animo a investigar la apasionante historia que se esconde tras la música pintada, porque es apasionante descubrir los secretos que se pueden descubrir en cada pincelada. A continuación os dejo una pequeña bibliografía empleada en este pequeño estudio sobre la obra de Julio Romero de Torres por si queréis consultarla.

Julio Romero de Torres: Conocimiento de su obra y su persona.
Grupo artístico andaluz. AZUL CENIZA
http://www.azulceniza.net/julio%20romero%20de%20torres/archivos%20indexados%20web/julioromerodetorresfotosyotros/julioromero.pdf
Julio Romero de Torres y su identidad artística
 Povedano Bermúdez , Antonio
Identidades culturales : actas del Congreso Internacional Identidades Culturales : (Córdoba, octubre 1999) , ISBN 84-7801-630-9 , pags. 355-366
Julio Romero de Torres y La Gracia: la intención narrativa
 Valverde Candil, Mercedes
Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, ISSN 0034-060X, Nº. 141, 2002 , pags. 229-246
Julio Romero de Torres y su mundo
 Zueras Torrens ,Francisco
Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.1987 ISBN: 84-7580-432-2
 Julio Romero de Torres y el flamenco
Povedano Bermúdez, Antonio
Derecho y opinión, ISSN 1133-3278, Nº 6, 1998 , pags. 665-672
 Pintura del siglo XX: Julio Romero de Torres, el pintor de la mujer morena
 Montañés, Luis
 Galería  Antiqvaria: Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo, ISSN 1130-2747, Nº 212, 2003  , pags. 58-61

¡Hasta el próximo artículo!   ¿Os ha gustado esta reflexión? ¡Espero que sí! Puedes compartirla en tus RRSS favoritas y harás muy feliz a esta musicóloga 🙂 Si no, siempre puedes leerlo de forma meditada, atenta y tal 🙂

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

El mejor antídoto para el miedo escénico es sentirse libre

¡Hola! Hoy es un día de esos molones: ¡Empiezan mis vacaciones! Poco más que añadir salvo… ¡toma, toma y toma!

Hay un tema del que quería escribir hace tiempo: El miedo escénico en música. Muchas personas piensan erróneamente que el miedo más común al tocar o cantar ante un público (sea de la índole que sea) es el quedarse en blanco,  osea, “olvidarse” de lo que tenemos que hacer. Aunque no es poco, lo cierto es que ese es el menor de los males ya que si nos quedamos en blanco ante un momento estelar, depende mucho de la pericia de la persona ya que  de ella depende hacer de ese momento tan blanquecino un lugar para la improvisación para salir del atasco con más o menos gracia (¡qué os voy a contar amigos coristas!)

Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.
Representación gráfica fidedigna de lo que es quedarse en blanco.

La práctica de la música conlleva unas complejidades que muchas veces ante el público que no es tan cercano a la música le es difícil de comprender y tienden a pensar: ¿¡Pero cómo es posible que alguien que sepa tocar o cantar le de pánico tocar en público!? Sí, ya se que parece incompatible pero esto es algo que sucede (y mucho) en los ámbitos musicales, aunque ¡Qué no cunda el pánico! con un poco de paciencia,reflexión  y conocimiento de nosotros mismos como músicos se puede solucionar

Los terrores musicales más profundos vienen fruto de la inseguridad, de los miedos a enfrentarse a un público que nos puede juzgar ¿Y entonces que pasa? Que ya no es quedarse en blanco es algo peor, es quedarse en negro ya que la música no se convierte en algo para goce y disfrute de uno mismo y de los demás, sino en una vara de medir nuestras aptitudes y actitudes, como si fuera una Espada de Damocles siempre vigilante a cada error,  y el público en aquel en el que nunca estamos a  altura de sus expectativas.

Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!
Representación gráfica de verlo todo negro ¡Hoy estoy sembrada!

Entonces pensé, basándome en mis experiencias personales, que quizá los terrores, las inseguridades y miedos se reducen a sentirse libre. Jamás he disfrutado tanto la música como cuando me he sentido libre de prejuicios, inseguridades y he sido consciente de mis fallos y virtudes. La música libre y sin miedos es como un salto con red: Saltos con pirueta y doble tirabuzón con la seguridad de que la caída puede salir bien pero si no sale bien puede servir para coger impulso y hacerlo mejor. Con este tema pienso mucho en artistas consagrados que han tenido episodios de este tipo, que aunque a priori puedan parecer incomprensibles, no lo son ya que esos miedos no se componen únicamente al simple hecho de no querer salir a un escenario “por miedo”, sino a la perdida de la capacidad de sentirse libres en cada actuación, siendo esta libertad sustituida por la presión, las dudas y el ¿Qué hago yo aquí si puedo estar en casa tranquilamente haciendo macramé?.  A  nuestra pequeña escala los miedos son los que nos agarrotan el cuerpo, la capacidad de sentir libremente la música y así,  ¿Cómo se puede disfrutar de algo que está hecho para ello?

Así que…

La música siempre libre, cuanto más libres más música, y cuanto más música más os odiaran los vecinos, y si ya os odian mucho, pues bueno, habrá que cortarse un poco.

Para terminar, os dejo un enlace hacia el Blog Gran Pausa en el que podéis leer artículos sobre la práctica musical que pueden ser muy útiles. En especial os recomiendo la sección Músico y Mente en que leéreis consejos indispensables para calmar nervios y creer en el músico que sois 🙂

http://granpausa.com/category/musico-y-mente/

¡Hasta el próximo artículo!

Mejor en blanco y negro ¡No hay color!
                   Este es el único blanco y negro que tiene                                que haber en música  ¡No hay color!

Si os ha gustado esta pincelada musical puedes compartirla en tus redes sociales favoritas  y si conoces a alguien que le pueda ser de utilidad, también se lo puedes recomendar ¡Fuera las vergüenzas musicales! 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl

El arte de pensar la música

¡Buenas! ¡¿Qué tal? Yo hoy muy contenta, el lunes pasado finalizaron las votaciones para los Premios 20 Blogs y me encuentro en 2ª posición en Música. Muchas gracias de corazón a todos los que con vuestro voto y comentarios habéis ayudado a difundir este pequeño Diario. Ahora sólo queda la deliberación del jurado que el 27 de Marzo anunciará a los finalistas de cada categoría. (¡Crucemos los dedos!) 🙂

Estos días de promoción me han servido para echar la vista atrás en la temática Diario y pensar en la musicología en general. Si me atreviese a resumir esta disciplina, sin dudarlo diría que la musicología trata en gran parte de la música pensada. Ya que además de ser interpretada la música merece y tiene la necesidad de ser contada, reflexionada y explicada. En esta disciplina musical tenemos como categoría reina la historiografía musical, que consiste en el estudio y recopilación de información para elaborar una Historia de la Música siempre en constante actualización a través de la investigación. Pero además de nuestras huellas musicales a lo largo de nuestra historia, hay algo que tiene la música que hace ir más allá. La musicología también es cuantificar la música, hacerla visible y tangible desde todos los aspectos inherentes a la idiosincrasia humana. Aprovecho este punto para especificar a los musiqueros que me preguntáis si se necesita “saber música” para cursar estos estudios, que ésta es una de las razones por las que la carrera de musicología no es eminentemente práctica, ya que estos estudios sirven como puente interdisciplinar con otras materias como la historia, sociología, filosofía… algo así como echar un poquito de sal y pimienta 🙂

Seguramente estaréis pensando que si la musicología es la música pensada ¿Eso quiere decir que es indispensable  unificarla en un pensamiento único? No, igual que en educación hay muchas metodologías, en el Pensamiento Musical sucede forma similar… Es por ello, que hay muchísimas lecturas musicales con a veces (densísimos) pensamientos al aire sobre el hecho musical en general y sus conexiones con determinados aspectos de la vida que hacen abrir la mente a otras maneras de pensar la música (Históricos compositores, filósofos entre otros nos han dejado un legado maravilloso que os animo a descubrir). Seguro que estáis pensando… vale, esto está muy bien ¿Pero dónde puedo encontrar más información y más músicas pensadas? bueno, pues no os preocupéis que os tengo una cosita preparada.

El enlace que os paso, es de la librería El Argonauta en Madrid, es una librería exclusivamente musical en el que podéis encontrar un amplio catálogo musicológico que podéis consultar online ¿No sabes cómo buscar? Piensa en un tema que te apasione y quizá tengas tu nueva lectura a golpe de clik sobre el tema que quieras relacionado con la música 🙂

 http://www.elargonauta.com

¡Hasta el próximo artículo!

¡Theodor Adorno recomienda este artículo!
¡Theodor Adorno recomienda este artículo!

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla mediante los botoncitos que tienes aquí abajo. 🙂 Para terminar, de nuevo muchas gracias a todos por vuestra colaboración y palabras de ánimo en los Premios 20 Blogs. Ahora, ¡me toca esperar! ¿Seré finalista? Espero poder compartir esta buena noticia con vosotros 🙂

¡Aquí podéis encontrarme!

Twitter

@sorybp

Y en Facebook

https://www.facebook.com/diariodeunamusicologa?ref=hl