Consejos para volver a estudiar música ¿Quieres engancharte a la música? ¡Yo te digo como!

¡Hola musiqueros!

Muchos de vosotros me escribís al correo y a la página de Facebook para preguntarme vuestras inquietudes acerca de volver a estudiar música de nuevo después de un largo paréntesis por X motivos. Leo en muchos de los mensajes que os da un poco de corte mencionar las nociones musicales que tenéis ya sea en el conservatorio con los primeros cursos o a nivel particular en casa o alguna agrupación para después realizar siempre la misma pregunta ¿ Podré volver a estudiar música?? ¿Podré estudiar musicología? ¿Podré tocar tal instrumento? ¿Apuntarme a un coro? Y la respuesta es la misma: ¡ Sí, sí y si ! (pleno!)

Para ello, he pensado unos cuantos musiconsejos para haceros más fácil la vuelta a la música.

Consejo nº1

Si quieres volver a estudiar música, hazlo sin complejos. Cuando se lleva tiempo sin practicar un instrumento o afianzar los diferentes conocimientos musicales, estos no se olvidan. Se oxidan un poquito así como quien se machacaba en el gimnasio y perdió su musculatura, en música sucede lo mismo: El empezar de cero en mi opinión es un error que hace el camino más largo, lo ideal es autoevaluar para conocer el nivel del que parte (a veces mayor del que se piensa y a partir de ahí reforzar los conocimientos previos que tenemos más asentados y continuar el camino. Parece imposible, pero con constancia se llega en poco tiempo al punto en el que se dejó la música en standby

Consejo nº2 

Redirige tus estudios musicales hacia el lugar donde tu quieras. Si la primera vez lo dejaste por dejadez o aburrimiento ¡no te preocupes!, es algo que suele pasar más a menudo de lo que pensamos ¿O es que crees que los músicos no han pasado sus crisis creativas? A veces es mejor mejor realizar un parón,seguir estudiando de algo que no nos llena. Puede que te encante la guitarra, pero si empezaste con el método erróneo lo más seguro es que ahora no te quieras enfrentar a ella por mucho que lo desees. Pues bueno, ya es hora de empezar ¿no? Si hay algo positivo que tiene la música, son las diferentes formas a las que acceder a ella. Un repertorio que te atraiga y un ritmo adecuado de estudio a tu ritmo de vida hará el resto.

Consejo nº3

El lo dejé porque era muy malo es la excusa nº 73842 que no admito. ¿Malo? noooo, nadie es malo en música, todos los alumnos tienen sus procesos de aprendizaje así que desterrad ese pensamiento tan negativo. Puedes tener más o menos acierto con el oido o que tu voz no suene del todo angelical, pero malo nunca. No hay estudiante malo si lo que más desea es aprender y tiene la fuerza de voluntad y constancia para hacerlo. Lo importante es rodearse de un buen ambiente que anime al aprendizaje. Por eso siempre os animo a buscar recursos en la red y a grandes educadores que siempre estarán dispuestos a ayudar y darnos ánimos si te sientes perdido.

¡Bonus track!

Prohibido pensar….

  • Ya se me pasó el arroz musical
  • Me encanta la música pero no se me da bien
  • Ya no me acuerdo de lo que estudié, ¡paso!
  • No me van a tomar en serio
  • Toco supermal ¡Qué verguenza!
  • Me siento mayor para seguir estudiando.
  • La gente que sabe música son seres de luz *
  • ¡Voy a hacer el ridículo!

*Nota de la autora: No somos serés de luz. La música es producto de estudiar y practicar mucho para después con la destreza necesaria disfrutar lo que no está escrito 🙂

¡Hasta el proximo artículo y adelante, que quiero ver los nuevos musiqueros que están por venir!

Aprender música es más sencillo que encontrar a Wally. Palabrita!
Aprender música es más sencillo que encontrar a Wally. Palabrita!

 

 

¡Espero que os haya gustado esta entrada!. Si es así podéis compartir en vuestras redes sociales en los botones de más aabajo y suscribiros a las actualizaciones del blog!

 

 

¿Evoluciona la música que escuchamos? La música evoluciona y nosotros con estos pelos.

¡Hola musiqueros!

Empezamos Octubre y lejos van quedando los ritmos y músicas veraniegas, nos preparamos para dar la bienvenida al Otoño y a la puesta del alumbrado de Navidad ( un clásico de todo Otoño español).

Hoy os quiero hablar de una pregunta muy habitual que suele surgir en debates sobre música que nunca llega a responderse y a  veces no llega traspasar la frontera de: “pues el reaggeton es una mierda” y “tú más”.

¿La música evoluciona? Claro, que sí. La música no termina en las vanguardias con la ruptura tonal en el dodecafonismo por poner un ejemplo. A partir de la segunda mitad del S. XX el hacer musica levoluciona de una manera espectacular y explota en tantas músicas diferentes que revoluciona hasta la forma de escribirla porque….  ¿cómo escribir sensaciones y nuevos sonidos?¿Quién dice que la música tenga que ser tonal? ¿ordenada? ¿con estructura simétrica? ¿Quién dice que la música no pueda ser un golpe en la mesa, una cuerda de violín rota o una brisa veraniega? ¡La música puede ser tantas cosas! Y eso lo que pasa con la música en circuitos académicos o “cultos” (qué mal me suena esa denominación #arcaicotime). Son músicas que también son esculturas para mirar a través de ellas de múltiples facetas e interpretaciones. Concebidas no para gustar sino como un potente vehículo de expresión personal e interior por parte del compositor.

Vale, muy bien ¿Y las músicas urbanas, qué? La música popular que oímos hoy día, podrá gustar más o menos pero si tomáramos en cuenta todos sus subgéneros sorprendería comprobar que son fruto de una constante evolución a lo largo de los años creando vínculos inimaginables entre ellas. Algunas ramificaciones han ido evolucionando hasta nuestros días, y otras se quedaron allí convirtiéndose en estilos que son un icono representativo  y evocador de una época. ¿Os imagináis un pasodoble reaggetonero fusión latino pop?? A día de hoy y estando sobria me parece imposible imaginarlo, pero nuestro pasodoble español sigue ahí impertérrito, eterno invitado de honor en todas las fiestas de guardar invariable a través del tiempo. Respecto a los sonidos que han llegado hasta nuestros días desafiando al tiempo son producto de músicas, de prueba y error, con pequeñas variaciones que a veces son tan imperceptibles que nos pueden parecer la misma aburrida música pero que después al mirarla con perspectiva y con el tiempo a nuestro favor resultan una increíble torre de babel musical que representa lo mejor , ¿Y lo peor?  de nosotros como seres con tendencia a la música. Pero no, nunca lo peor porque cada música tiene su lugar y su momento porque mientras la música sea un cúmulo de inesperados y locos caminos, es que algo estamos haciendo bien.

 

¡¡Hasta el próximo artículo!!

Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actors studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta....sin prisa, ¿eh?
Vale, hay veces que me quedo sin palabras. ¿Y si os digo que es Urban chic latino actor’s studio naif playback meneito? Eso sí , lo de evolucionar no hace falta….sin prisa, ¿eh?

Si  te ha gustado este artículo,¡ puedes compartirlo en tus redes sociales! Me harás muy feliz, y a mi barriga ochomesina también 😀

 

¿Por qué es necesario un repertorio que nos identifique como músicos? Una persona, un repertorio.

¡Hola musiqueros!

Dijo un sabio muy sabio, que nunca es tarde si la dicha es buena. ¡Y vaya si es buena! Y en unas cuántas líneas lo sabréis. Pero antes, ¡hablemos del repertorio musical!

Hoy os escribo sobre un elemento esencial que nos hace diferenciarnos como músicos. Esto es, el repertorio. Un músico sin un repertorio es como un jardín sin flores, un huevo ecológico sin sal, un cantante haciendo playback. Seguro que muchos pensaréis  si me refiero a las obras vamos a tocar o tocamos habitualmente. Podría ser, pero un repertorio musical no es tan solo eso.  En el conservatorio, se suele tener un  repertorio académico para el instrumento en el que se suele incluir  las eternas obras barrocas de rigor, (gracias Bach, colega!)  modernas, españolas, románticas… y a la hora del  examen  éste consistirá en imprimir en ellas el carácter y la técnica necesaria de cada estilo ya que no será lo mismo para un pianista tocar a Bach que a Granados, por ejemplo. ¿Pero qué pasa después?¿Hay vida más allá del repertorio académico o  clásico? ¡Por supuesto que si. impaciente musiquero! Podría hablaros de los diferentes tipos de repertorio en un sentido general dentro de las diferentes disciplinas musicólogicas, pero esta vez quiero incidir en nuestro propio repertorio personal que es el que nos marcará como músicos.

¿Cómo que aún no tienes un repertorio que te diferencie? ¡Pues muy mal! Nunca es tarde para ir haciéndote con uno poco a poco con esas obras (sea cual sea el estilo) que hacen que te sientas indentiicado como músico y te animen a mejorar.  Siempre digo que la música y el instrumento es cosa de dos y en nosotros recae la decisión y responsabilidad de convertirnos en el  músico queremos ser!                 El conservatorio o el tipo de formación que estemos recibiendo no va  a decidir por nosotros y no nos va a facilitar la tarea de encontrar esas obras que nos hacen vibrar, ya que las instituciones y los formadores son proveedoras de las herramientas necesarias para que nosotros, y nuestra curiosidad pongamos el resto.

Hacía tiempo que quería escribir sobre la importancia del repertorio como vehículo de expresión y reafirmación de la autonomía musical,  Ahora mismo estoy en la búsqueda de un repertorio que me guste porque voy a ser mámá primeriza proximamente (Exclusiva!, exclusiva!), Tan próximo como que salgo de cuentas en 5 semanitas. Actualmente me encuentro buscando nanas y canciones adaptadas a piano para poder cantar a mi pequeño y en un futuro poder hacerlo juntos. ¿fácil , verdad? Me ha sorprendido sobremanera el tener que armar este repertorio infantil desde cero ya que pensé que encontraría más material disponible además del que ya tengo para primaria. Pero no, esto me hizo recordar que la recopilación de obras es una tarea que se elabora a lo largo del tiempo para dar un estilo propio y único lo que me reafirma en mi idea que adquisición de un repertorio es una carrera de fondo, para lo demás ya está Amazon y si no nos gusta ¡Hágaselo usted mismo! (opción que recomiendo encarecidamente)

¡Hasta el próximo artículo!

bisbi

 

 

¿Os ha gustado? Podéis compartir el artículo en las vuestras redes sociales favoritas y si no, siempre me podéis sugerir un bonito recopilatorio infantil cifrad, para tocar y cantar al piano con bonitas nanas de otros tiempos-  Bueno vale, que sí, soy una española con todas sus letras ¡oA última hora todo y me ha pillado el toro!

 

PD: Es niño!

 

 

¿Qué es la musicalidad?

¡Hola! Ya estoy aquí con mis recién estrenadas vacaciones. No os penséis que me he olvidado de vosotros, han sido unas semanas muy calurosas pero siempre, siempre, siempre vuelvo por aquí 🙂

Hoy os quiero hablar de un concepto un tanto difuso que siempre crea un poco de controversia por la de maneras que tiene de interpretarse, esto es, la musicalidad.  La RAE nos trae una definición muy escueta: Cualidad o caracter musical. ¿Lo cuálo? Pues sí, Algo tan grande en tan pocas palabras, pero claro, esto es Diccionario de la Lengua Española y no de la musicalidad por lo que se entiende lo abstracto del significado. Buscando información acerca de la musicalidad me encuentro con que el concepto no está claramente unificado como suele ocurrir cuando nos referimos a las características de la música, siendo éste relacionado con la práxis y lestética musical y fuera de este ámbito , en el campo de la retórica.

La musicalidad se relaciona con lo bello, lo estético y lo tangible de la música, pero también se refiere a aquello que nace dentro, lo que impregna el alma, lo que se percibe y ya no solo en música también en literatura y de forma concreta en la poesía. Un ejemplo de ello puede ser la figura retórica de la aliteración la cual consiste en conseguir un efecto sonoro mediante el uso intencionado de los fonemas, como bien podemos ver en estas palabras del poeta Rubén Darío: Bajo el ala aleve del leve abanico.  En este verso,los sonidos hacen sentir delicadeza contenida, es ritmo sentido, son eles que vuelan como un suspiro.

Volviendo a la música ( y también la danza), partimos de una musicalidad visual,  que es la que se oye y se lee, pero paralelamente también hay una musicalidad sentida,  que es aquella que está en nuestro interior y cada uno portamos en diferentes grados. Es la que remueve el estómago y arrebata, no solo ya a interpretes, sino también al público que ve algo más y tiene la capacidad de sentir lo que oye y ve. Aunque la música pueda ser algo físico en una partitura, la musicalidad arranca esos matices que no se perciben a primera vista y que hace llegar al músico a un momento de cohesión total con los sonidos, siendo éstos una extensión de si mismo. Es por lo tanto ese algo más que hace sentir escalofríos a quien toca y al que escucha haciendo que el concepto de musicalidad no sea algo que se pueda aprender de una manera explícita, sino de la necesidad de expresarse y sentir. ¿podría ser  la respuesta a lo que se siente cuando vivimos intensamente la música y nos aislamos del mundo?

Igual que considero que esta forma de sentir es algo inherente en cada persona y no puede ser algo aprendido de una forma concreta, si que se puede facilitar su descubrimiento mediante la educación musical desde una edad temprana, porque en el aprendizaje de la música no sólo es cuestión de vista y oído, también es de algo, llámese musicalidad o lo que surja, que aún hoy es imposible explicar con palabras. Para los que sois más mayores y queréis aprender música y tocar un instrumento ¿Quién sabe? Igual vuestra musicalidad está llamando a la puerta, y ahora es el momento de enseñarle a ver mundo ¿Qué os parece? 🙂

Para completar este artículo sigue leyendo: El análisis iconográfico de Panofsky y la musicalidad (Diciembre 2017)

 

¡Hasta el próximo artículo!

La música siempre en construcción como estas bailarinas de Edgar Degas

¡Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo en tus RRSS con toda la musicalidad del mundo!

¡La canción verano ya está aquí! Reflexiones y desventuras sobre la música veraniega

¡Hola! Lo reconozco, me estoy asando del calor y ha costado un poco ponerme frente al ordenador. He estado pensando acerca de los muchos temas pendientes de los que tengo para escribir, pero hoy con tanto calor solo se me viene a la cabeza el tema de la canción del verano. He tirado de memoria y pensando en las canciones del verano recientes y pasadas, me ha venido a la cabeza el concepto que tendrían nuestros antepasados sobre la canción del verano. Tirando de memoria histórica, quizá la tatarabuela de esta música estival, sería una música más liviana al repertorio de la época. melodías en forma de pequeñas canciones (menos densas que un lied) que podrían amenizar el salón de un hogar a golpe de tecla. Me imagino, ya en el S. XIX cuando la música comenzaba a llegar a muchos hogares gracias al piano, a las señoritas victorianas pasándose tal o cuál partitura recién traída por el editor más rápido y avispado. Hoy día, la música es global, sabemos lo que se escucha al otro lado del charco  hecho que comenzó a extenderse de una manera más rápida a principios del S XX, con la aparición de los nuevos soportes de reproducción mecánica de la música que  fueron gestando esas canciones que convertirían esos oídos en sólo uno. Muchas maravillas fueron las que fueron perfilándose como las canciones estrellas de esos años, Imagino que muchas de ellas, lograrían destacar entre las demás como las que desde tiempos inmemoriales suenan en las ferias y verbenas de nuestro país. Y no, no me refiero a Paquito Chocolatero. Paquito Chocolatero, es el padre de la canción del verano por excelencia, compuesta en 1937 por el alicantino Gustavo Pascual Falcó para las fiestas de moros y cristianos de su pueblo.  Ya en los años 40 se le añadió el Jeee! y el golpe de pelvis así que el resto, ya es historia única e irrepetible de este pasodoble y su coreografía ibérica por excelencia.  Por todo esto, existen las canciones del verano y después, 1000 pasos más adelante nuestro Paquito, ¡son palabras mayores!

A todo esto, y haciendo analogía con la situación política en España, las canciones del verano son algo así como las elecciones,  no son la lista más votada, pero al final acaban gobernando… el verano. Yo misma reconozco que no me gustan, las acepto, pero es verdad que en una calurosa noche de verano, donde las cervecitas corren por el cuerpo en forma de dulce antídoto etílico para el calor, bailar sus anacrónicos ritmos y corear sus profundas letras, produce una limpia de aura que dura para toda la semana. ¡Ya me gustaría componer una canción del verano para pagarme las vacaciones de los próximos 5 años! Para una buena canción del verano, se necesita una estructura armónica  con los grados veraniegos por excelencia (I-IV-V) . Les añadimos unas modulaciones, para generar un subidón de órdago y por úlitmo, añadimos algo de dramatismo con una buena letra que eche el resto en los estribillos:

1. “mayonesa, ella me bate
como haciendo mayonesa
todo lo que había tomado
se me subió pronto a la cabeza”

2. “Follow the leader, leader,leader
Follow the leader ¡Sígueme!

3. “Y aquí se viene el africano con el baile que es una (bomba)
Para bailar esto es una (bomba)
para gozar esto es una (bomba)
para menear esto es una (bomba)”

4. “Te envío poemas de mí puño y letra
Te envío canciones de 4.40
Te envío las fotos cenando en Marbella
Y cuando estuvimos por Venezuela
Y así, así me recuerdes y tengas presente
Que mi corazón está colgando en tus manos”

5. “Tsamina mina, eh eh, waka waka, eh eh
Tsamina mina, zangaléwa, anawa ah ah
Tsamina mina, eh eh, waka waka, eh eh
Tsamina mina, zangaléwa, porque esto es África”

¡Creo que estoy emocionada!

En definitiva, con esto os quiero decir que hay música para pensar, para disfrutar y reir dependiendo siempre de su contexto. ¿Estás que no puedes dormir por la emoción de cual será la canción del verano para desplegar todos tus encantos? Pues encantada, te animo a que me lo cuentes por en este blog. ¿Odias las canciones del verano y las salidas estivales te parecen un plastón? A mi me suele suceder, pero me lo paso tan bien que después se me olvida. Y ¿Por qué no? Vamos a disfrutar, pues, aunque la canción del verano no sea la lista más votada, la verdad es que al final todos las disfrutamos, quizá algunos no por lo escuchado, pero estoy que si por divertidos momentos vividos en grata compañía 🙂

¡hasta el próximo artículo!

canción del verano

Si te ha gustado puedes compartir este artículo en tus redes sociales, si no te ha gustado no pasa nada, tómate una cervecita a mi salud!

A un grande de la Banda Sonora: James Horner ¡hasta siempre!

Hoy tenía pensado escribir otro artículo, pero me he despertado con la trágica noticia del fallecimiento del compositor de  música para cine, James Horner . Como aficionada a la música de cine la noticia me entristece mucho así que pienso que no hay mejor homenaje que dedicarle esta entrada por tantos momentos mágicos vividos en el cine.

Leo en muchas noticias sobre su obituario  que se le recuerda por ser el compositor de Braveheart, Titanic y Avatar pero obviamente no fue solo eso, deja tras de sí una extensa producción musical para cine que abarca desde los 80 hasta la actualidad. Para los aficionados, siempre fue centro de conversación acerca de sus composiciones, pues si bien es cierto que a partir de cierta época sus bandas sonoras tendían a parecerse unas a las otras, siempre guardó para sí un reconocible sello onírico del que hizo su seña de identidad.  Por otra parte y siempre motivo de controversia fue su famoso “parabará” que aparecía en no pocas composiciones para remarcar los momentos de tensión y acción en los films que quedarán para el imaginario bandasonero más fiel y freak como un elemento que inspiraba amor-odio a partes iguales. Como muestra, esta recopilación de Parabarás para quienes no estéis familiarizados con su obra. ¡épico!

De la producción de Horner, haría dos divisiones importantes, su producción anterior a Titanic, más orquestal y sinfónica, y la que compuso a partir este film con sonidos más sintetizados y un notable cambio de estilo que derivó a  una música muy reconocible para todos y todas aunque no de la calidad a las que nos tenía acostumbrados. En mi opinión personal sus obras más brillantes corresponden a la música de películas de animación como: Fievel y el Nuevo Mundo (1986), En busca del valle encantado (1988),  Fievel va al oeste (1991), Once Upon a Forest (1993) y Balto (1995). Estas obras destacan por sus grandes orquestaciones, temas claros  y  la facilidad para crear el ambiente emocional necesario sin necesidad de estridencias. Por otra parte, hay un Horner intimista, que puso música a grandes clásicos de los 80 – a excepción de una deconocida El Testamento (1983)- como Coocon (1985), Nuestros maravillosos aliados (1987), Coocon el retorno (1988), Campo de sueños (1989), Mi Padre (1989), y  posteriormente dentro de un estilo diferenciado (dentro del mundo de acordes mágicos del compositor) Sneakers (1992), En Busca de Bobby Fischer (1993), La historia del Spitfire Grill (1996) Deep Impact (1996), El hombre bicentenario (1999), Una mente Maravillosa (2001), Iris (2001).

Por último, es de obligación acabar este artículo  con los clasicazos de un James Horner en todo su esplendor, a destacar sus dos  primeras colaboraciones: La primera con James Cameron con la secuela de Alien, el regreso (1986) y El nombre de la Rosa (1986) de Jean Jacques Annaud.  Nos vamos a la aventura épico-fantástica con Willow (1988) de la que ya nos dió un anticipo con Krull (1983) . De la fantasía viajamos a la guerra civil americana con la sobrecogedora Tiempos de gloria (1989) y de los héroes americanos pasamos al héroe en una Alemania nazi con Rocketeer (1991).  Después llegaría el amor con Leyendas de Pasión (1994) que serviría para coger impulso al temazo por excelencia,  “For the Love of a Princess”, en la épica Braveheart (1995). Pero no todo son grandes historias, también hay tiempo para la ternura. Y para tiernas, las melodías de esta película que hizo la delicia de los niños y niñas de la época, Casper (1995). De ese año también es también éxito Apollo XIII.  pero en 1997 llegaría la película por la que se llevaría los dos Oscars de su carrera por mejor banda sonora y mejor canción. Sí, eso es: And the Oscar goes to …. ¡Titanic!

Posterior a esos históricos años en su carrera,  daría otro bombazo con la Máscara del Zorro (1998) que ya forma parte del repertorio romántico de bodas y otros actos en general (con permiso de Titanic,claro). Después vendrían otras películas menores en los años 2000 como La tormenta perfecta (2000), La densa Casa de arena y niebla (2003), Amar Peligrosamente (2003) Nuevo mundo (2005) y Apocalypto (2006)  entre otras. Finalmente sería el director James Cameron, quien devolvería a Horner el esplendor de los 90 en Avatar (2009) con una banda sonora cuyo tema principal se hizo indentificativo y reconocible por el gran público como ya pasó con Titanic y La Máscara del Zorro.  A día de hoy, tenemos como su última banda sonora publicada, El último lobo (2015) del director Jean-Jacques Annaud la cual pone un triste punto y final a la carrera de este excepcional compositor.

Así que paro un segundo y tomo aire solo para decir….

¡¡¡Gracias por tanta música maestro!!!!

¿Qué es la paleografía musical?

¡Hola! Aquí estoy de nuevo, ya estamos casi rozando el verano…¡Una de vacaciones por favor!

Hoy os quiero hablar de una disciplina que particularmente me encanta, muy entrocada con el área de notación musical, La paleografía es el estudio e interpretación de los documentos antiguos para su posterior transcripción. Para ello, hay que ser un extremo conocedor de las grafías y el contexto social e histórico del momento. Abreviaturas, notas al margen, posibles errores de escritura (¡Sí! Entonces, también había borrones, faltas de ortografía, palabras que no caben en la línea y acaban de forma microscópica), nada se escapa en el estudio paleográfico histórico.

Un bonito documento de 1744.  Paleografía histórica: Sirviendo de inspiración a médicos de todo el mundo para escribir Paracetamol y Omeprazol en sus recetas.

Tanto en la paleografía histórica como en la musical, se realiza un estudio minucioso del documento para realizar su transcripción (o por lo menos resolver algunas hipótesis), enmarcarlo en la historia, y de ahí poder encontrar similitudes y diferencias con otros documentos de la época y de ahí poder encontrar un camino que  de respuestas 🙂 Seguro que estaréis pensando su similitud con la  Notación musical. La paleografía musical, es un concepto mucho más específico, ya que la notación se refiere a la escritura de la música en las diferentes épocas hasta la actualidad y la paleografía incide más en la grafía y sus particularidades para descifrar con rigurosidad, la forma de escribir la música en otras épocas de las que no se dispone de muchas fuentes de investigación. Un ejemplo de ello, y que me maravilló en su momento, es el caso de la Notación bizantina, proveniente de la Liturgia bizantina del Imperio Romano de Oriente, concretamente la que se produce entre los S. IV y XI, los signos, cambiantes con el tiempo se refieren a la altura y la intensidad como un referente a la hora de leer los textos de la liturgia (ecfonéticos para la la lectura y neumática para el canto). La melodía tenía el único acompañamiento del isón que es una especie de bajo continuo que ejecuta en uno de los 8 modos de la música bizantina. ¿Y cómo diferenciar una y otra? ¡Buena pregunta! La notación bizantina, se encuentra en permanente estudio, y os aseguro que es apasionante. Bueno, sólo una pista. La notación bizantina siempre en griego 🙂

Ejemplo de notación bizantina neumática.
Ejemplo de notación bizantina neumática. Con esto podéis ver como los signos hacen de “recordatorio” para la interpretación del texto litúrgico. Algunos estudios consideran que estos neumas, fueron el origen de la notación latina (utilizados para los textos litúrgicos de ocidente) Personalmente, yo lo considero una evolución lógica, ya que todos todos tenemos la necesidad de recordar y quizá se perdió el miedo a realizar indicaciones en un soporte escrito tan excepcionales en su época. Pero claro, esto es mi opinión única e instranferible.

 

 

 

 

 

Como veis, el tema da para muchísimo, os animo a que investiguéis sobre el tema, ya que es un campo en constante estudio, y cada descubrimiento se convierte en un trozo más para la memoria musical de nuestra historia.

¡Hasta el próximo artículo!

 

Si os ha gustado, podéis compartirlo con las personas os gustéis y ya que estoy, os cuento un chisme. ¿Sabéis que actualmente trabajo transcribiendo documentos? Vale, No son tan molones, pero me gusta 🙂

¿Por qué estudiar un grado en Musicología? Razones para estudiar Musicología que seguro te van a gustar

Hola! Qué tal? Ya se acerca el verano, y con ello muchas decisiones importantes para muchos de vosotros 🙂

Ya que mis artículos más vistos son los que están relacionados con estudiar musicología, ¿por qué no hacer un update  de este tema?. Os he contado un poco las salidas laborales (desde aquí muchos sois los que me consultáis por correo electrónico sobre este aspecto) y también las cosas que tenéis que saber si queréis estudiar musicología pero … ¿Por qué no dar las razones por la que si debes de estudiar musicología? Ah! Aviso para navegantes, la del trabajo NO es una de ellas! (aunque con matices)

 

 Razones por la que debes estudiar musicología

1. Versatilidad: La carrera está compuesta por una serie de materias troncales que aborda la música desde muchos aspectos sociales y culturales.

2. Especialización: Esto se produce si no abordas la carrera como un todo y te centras en el área que te interesa puedes ahondar en el campo musical que más te interese.

3. Investigación: La base del aprendizaje en estos estudios se centra en la investigación. Aprenderás a investigar y realizar interesantes trabajos de campo cuyos resultados te sorprenderán gratamente y probablemente te ayuden a especializarte a un tema en concreto.

4. Interrogantes: Resolverás con tus propias investigaciones interrogantes musicales que siempre te has preguntado y seguramente te quedarás con ganas de más, ¡mucho más!.

5. Pensar . Descubrirás que la música no es sólo lo que escuchas, sino también lo que piensas. A través de nuestra historia musical comprobarás que  el hombre (y mujer) no se dedicaba solo a componer, también a pensar y reflexionar sobre la música y nuestra historia sonora.

6. Analizar. Con esto hallarás respuestas a preguntas como ¿Qué hace una nota como tú en una partitura como esta?

7. Desarrollar tu carrera profesional. Vale, el futuro de un musicólogo es bastante negro y no se rifarán las empresas por contratarte. Si te especializas con un máster y trabajas en las diferentes becas relacionadas en música en empresa privada mientras estudias, puedes llevarte muy gratas sorpresas. Ah  ¡aprende inglés! ¡Un musicólogo sin inglés es como un jardín sin flores!

8. ¡Quiero ser investigador!. ¿Has descubierto un tema que te apasiona y quieres saber más de lo que llegaste a imaginar? Quizá la investigación sea tu salida, pero para ello te recomiendo al escoger la universidad dónde estudies que te informes de sus líneas de investigación si tienes pensado optar a una beca para el departamento. Por ejemplo, en la Universidad Autónoma de Madrid, Cervantes y Quijote en la Música. Para realizar tu tesis, lo ideal es que estés becado, así que para llegar a este punto… A darle duro con el estudio, colabora con los departamentos ya que si no, de beca nanai y será un poco difícil costearlo de tu bolsillo.

9. Continuidad. Para los que somos más mayorcitos y ya tenemos una carrera profesional,  estudios terminados y tenemos ganas de dar un punto “fashion” a nuestra  formación académica, la especialización es un plus. Siempre recomiendo el Máster en Musicología si no quieres estar 4 años, así como para los musicólogos de grado les recomiendo un máster que les especialice. Un grado de musicología sin experiencia laboral, lo tiene bastante difícil para salir al mercado del trabajo, lo importante no es lo que estudies sino cómo y qué haces mientras estudias.

10. Opositar, educacion, conservatorio. Si te gusta la docencia y te gustaría dar clases de música en Secundaria, esta es tu carrera ! Pero no olvides hacer el Máster en Secundaria cuando termines tus estudios. Respecto al conservatorio, no hace falta decir que es complemento perfecto si queréis iniciar estudios universitarios. Aunque dejo una nota: Musicología y conservatorio nunca han estado muy cohesionadas, más bien ha ido cada una por su lado a pesar de que muchos de los que hemos estudiado la carrera, somos interpretes de instrumento. Antiguamente, cuando yo estudiaba la licenciatura (no grado)  equivalía al Superior del Conservatorio. Más información de Conservatorios y Educación aquí (Imprescindible labor de Jose Luis Miralles)

11.  Mola mucho. Pues sí, seguro que al comienzo del primer curso, habrá asignaturas que te parecerán un plastón, pero con el paso del tiempo aprenderás a entender la música en su contextos y aunque haya momentos en los cuales parezca que te vaya a explotar la cabeza con tantos trabajos y exámenes, resulta que al final echarás la vista atrás y desearás aprender tantas cosas de nuevo. ¡Yo quiero volver a estudiar musicología!

Diario de una Musicóloga

Como veis no son pocas las razones positivas. Si estudias con cabeza, siendo un alumno activo puedes tener muchas satisfacciones. Un alumno pasivo, quizá encuentre desazón al terminar la carrera ya que será aprendiz de mucho pero maestro de nada. Quizá debido al mercado laboral la carrera requiera un doble esfuerzo y una gran implicación, pero eso ya depende de nuestros sueños y de las ganas que tengamos de conseguirlos o por lo menos intentarlo.

¡Hasta el próximo artículo y mucha suerte para los que esteis de exámenes!

 

Si te han gustado mis razones para estudiar musicología puedes compartir este artículo, y si no te apetece compartir, no pasa nada, ¡nos leemos muy pronto!:-)

 

 

El secreto del Piano: Bartolomeo Cristofori Igual que el secreto está en la masa, para un piano el secreto está en la caja." >

El secreto del Piano: Bartolomeo Cristofori Igual que el secreto está en la masa, para un piano el secreto está en la caja.

Hola! Feliz inicio de semana. Yo he pasado un puente que ha sido una maravilla y que me ha hecho desconectar de todo ¡Tomaaaa!

Hoy al iniciar el ordenador me he encontrado con el doodle de Google que conmemora el 360º cumple de Bartolomeo Cristofori (1655-1755). así que he decidido dedicarle unas palabritas. Si sois pianistas seguramente sabréis de quien estoy hablando, así que para los que no lo conocéis .. ¡os presento a Bartolomeo, el inventor del piano moderno! ¿Pero es que antes había pianos antiguos? ¡No! Antes del piano, también había instrumentos de tecla primos hermanos de éste, como el  clave, por ejemplo que se caracterizaban por un sonido más metálico y la ausencia de matices pero no alarmadse, que este hecho era suplido por una exquisita ornamentación de las notas. El sonido de estos instrumentos   se apagaba cuando su mecanismo dejaba de pulsar la tecla (algo así como un pellizco musical), limitando la gran riqueza sonora que posee un instrumento de cuerda, así que Bartolomeo ideó un sistema en el cuál el sonido permanecía aunque la tecla dejara de accionarse. Así en un piano, un blandito macillo da el golpe a la cuerda gracias a una palanca activada por la tecla y vuelve a su posición inicial sin apagar el sonido de una forma brusca por lo que el sistema de palancas,macillos y apagadores hace que la música adquiera mucha más riqueza según la forma de tocar el instrumento, con golpes de tecla más bruscos u otros más densos regulando el peso con el cuerpo, elemento crucial en la dinámica del sonido. Debido a que el nuevo instrumento dotaba al sonido de una nueva (y buscada) intensidad, Bartolomeo lo bautizó como Pianoforte Pero claro, Roma no se hizo en un día y el piano  tampoco, así que posteriormente se le fueron añadiendo pequeñas modificaciones hasta que al mediados del S: XIX diera lugar al PIANO con todas sus letras, tal como lo conocemos hoy día.

Personalmente, pensando sobre la evolución del instrumento de tecla y sin desmerecer ninguno de ellos, ¿Pensáis que el piano fue una evolución lógica del instrumento de los instrumentos de cuerda pulsada? Actualmente, no hay una producción significativa para estos instrumentos pero sí encomiables labores de investigación sobre su historia y sus sonidos por parte de estudiosos e interpretes, ya que no nos queda testimonio auditivo de los mismos, pero sí la música escrita para estos instrumentos por parte de los grandes compositores de nuestra historia. La música para clave, cuyo momento culmen llegó en el barroco fue poco a poco cayendo en desuso, con la aparición del Pianoforte de Cristofori,  sus posteriores modificaciones y la revolución que provocó (porque el pianoforte era de modernos) hizo que se introdujera en los hogares en el S. XIX (cual tele en el S. XX) como un completo instrumento que acompañaba  la vida familiar de la gente de época. Si en el Barroco la música era un bien exclusivo de la corte, en el romanticismo ésta pasa a dar el protagonismo al propio compositor, provocando una revolución en lo que a edición de partituras se refiere. Como podría pasar actualmente con las discográficas, fueron los editores de partituras quienes en aquella época se hicieron con un gran negocio musical. Si ahora es motivo de  orgullo y felicidad publicar un disco, imaginad entonces la alegría y satisfacción del propio compositor el saber que su música editada para piano se pudiera escuchar en cualquier hogar de Europa o América.  Sí, el S. XIX fué una revolución en muchos ámbitos, también para la música que pasó a ser más universal, pero también más íntima y libre en una reivindicación del yo musical.

En definitiva, ¡Qué muchas gracias Bartolomeo!

IMG_20150504_205754
Gracias Bartolomeo! Menos mal que en mi apellido falta una O! Copyright: ¡Yo misma!

¡Hasta el próximo artículo!

 

¡Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirlas en tus redes sociales favoritas y si no te ha gustado, pues nada, tómate una cervecita a mi salud!

Consejos para decidirse por un instrumento musical Un pequeño artículo para decididos futuros músicos.

¡hola! ¿qué tal Ya queda muy poquito para el puente. Yo me voy a ir de viaje al sur de Francia, ¡Qué ganas! Todo sea por darme una vueltecita por los mundos.

Hoy os quiero plantear una pregunta: ¿Nunca os habéis parado a pensar porqué los músicos tocan ese y no instrumento? ¿Qué ideas habrán influido para que sea justo ese?

Hay muchas lecturas respecto a este tema, yo siempre he pensado que el momento de elegir que instrumento musical es algo así como adoptar un animal de compañía. Tu no escoges a tu mascota, sino es ella quien te escoge a ti (que me lo digan a mi con mi gata Lupita que me conquistó por un foro de Internet!) . Para esta elección musical influyen muchos factores socioeconómicos para decantarse por uno u otro así que probablemente si se crece entre guitarras, como poco se puede sentir interés y predisposición hacia este instrumento musical . Aunque la elección de un instrumento se suele dar en edad temprana, siempre hay que  que tener en cuenta que no es algo inamovible, es decir, si el niño toca el piano no quiere decir que tenga que estar  toda la vida anclado a él. Quizá  habría que generalizar la idea que cuando se empieza a tocar un instrumento no es solo un fin, es un medio para aprender y experimentar la música en uno mismo. ¿Después? Quién sabe, es el tiempo y la experiencia musical quienes harán escoger al definitivo.

¿Empiezas de adulto con un instrumento musical? ¿No sabes cuál escoger?

Pues muy mal, si vas a empezar a tocar y no sabes qué , tienes que tener en cuenta que no estamos hablando sólo de aptitud, también de actitud. Curiosea, asiste a conciertos o escucha a los músicos que tocan por la calle. ¿Se te mueve algo en la tripa? ¿Sientes envidia supina? ¿Ardes en deseos de comprar un instrumento musical, ya, ya, ahora mismo? Entonces si, creo que vas por buen camino 🙂

1. Visualízate

¿Quién no ha soñado alguna vez con que sabe tocar  la guitarra a modo de  Rock Star? La primera toma de contacto con un instrumento musical suele ser un instante muy especial, estás ante algo desconocido para ti y que te produce una sensación emocionante ¿Cómo te ves? ¿Oyes la música? ¿tienes ganas de hacer música?

¡Ey, darling antes de ser el King, pasé por ser Queen!
¡Ey  darling, antes de ser el King, fui Queen!

 

 

 

 

 

 

 

 

2. ¿Te gusta o sólo te hace tilín?

Como el amor, no es lo mismo que alguien te guste a que estés profundamente enamorado de una persona. Para decidirte por un instrumento no se trata de que te guste un poco o te haga gracia. La historia entre los músicos y sus instrumentos son verdaderas historias de amor. No hace falta que lo decidas ahora, solo que un día pasa y entonces no querrás parar hasta conseguir saber más ese instrumento musical y todo lo que le rodea

Vanessa Mae dice: ¡Oiga, lo mismo me pasó a mi!
Vanessa Mae dice: ¡Oiga, lo mismo me pasó a mi!

3. ¿Cuál es el mejor instrumento para mí?

Además de que un instrumento nos atraiga e inspire más ganas de aprenderlo, hay otros factores que nos hará inclinarnos por uno u otro. El piano es muy versátil y completo, la guitarra es ideal para los que guarden en su interior un cantautor en ciernes, la percusión para los que llevan “ese no se qué” en su interior, hay un instrumento para cada uno con sus pros y contras. Conocernos a nosotros mismos, es conocer nuestras posibilidades e implicaciones respecto a la música lo que favorece que tomar la decisión de aprender a tocar ese instrumento  y no otro sea una elección perfecta.

Kiko, ¡quizás debieras leerte este artículo!
Kiko, ¡quizás debieras leerte este artículo!

En definitiva, la elección de un instrumento musical para dar nuestros primeros pasos en la música en una edad adulta, es producto de las ganas de por fin hacer realidad un sueño.Pero, ¡cuidado con dejarnos llevar! Antes tenemos que decidir que vamos a tocar y para qué, la inversión que se va a hacer y los medios que tenemos a nuestro alcance para conseguir  la música que queremos. En música las cosas no son porque sí, son porque son, convirtiendo ese sentir musical  en algo inevitable, así que … ¡Manos a la obra!

¡Hasta el próximo artículo!

Si te ha gustado puedes compartirlo en tus redes sociales, y si conoces al chaval que toca el violín de la foto más arriba, también, que puede que le sea útil al chiquillo.:-)