¿Cómo hago para cantar y tocar a la vez?

¡Hola musiqueros!

Una de las las mayores satisfacciones que siento como músico es la de tocar el piano y cantar, que quizá dicho así no parezca una maravilla pero es algo que trae de cabeza a muchos músicos especialmente a los que empiezan.

El comentario que más suele repetirse entre los que empiezan es… ¡claro, es que parece muy sencillo! Pero es cierto que no lo es teniendo en cuenta que una de las virtudes de la música consiste en simplificar a ojos del oyente lo complicado. Y este es el primer error ¡Pensar que es fácil y que sale a la primera! Pues no, ni es fácil ni sale a la primera.

Hasta Elton John estudió unos años en
Royal Academy of Music antes de abandonarla por el rock y un nuevo estilista. Aunque lo de Elton, ¡es magia al teclado!

¿Os habéis deprimido mucho con el ejemplo? No os preocupéis, no hace falta ser como el pero con unos pequeños pasos se hará más fácil la tarea.

Una de las cosas que más ayuda a la hora de cantar y tocar al mismo tiempo es saber cantar de una manera aceptable. Si no es así, no es preocupéis, ya que es mucho más importante llevar el ritmo interno y saber por lo menos entonar. Entonar, por ejemplo, es lo mínimo que se pide a la hora de cantar en cualquier ámbito bien como aprendices o como docentes. Esto es, dar la nota exacta en cada momento con o sin florituras, pero si la nota correcta. ¿Asequible, no?

Ahora… ¡Los consejos paso por paso! Los pongo a modo de lista, porque así es más sencillo.

  • Escoge una canción que te sepas muy, muy bien.
  • Antes de nada, tengas o no nociones musicales, recítala. Intenta hacerlo de forma simultánea midiendo el pulso.
  • Imagina, imagina mucho. ¿Qué ritmo le pondrías para darle movimiento? Piensa en una estructura rítmica con la que te sientas cómodo por muy sencilla que sea. Cuando cantamos y tocamos al mismo tiempo, es conveniente llevar una estructura rítmica básica y constante que nos ayude en la tarea de compaginar voz e instrumento.
  • Aunque estamos hablando en líneas generales para el músico principiante. La estructura de la canción tanto rítmica, armónica y de forma es algo indispensable que nos ayuda a identificar el tipo de obra con el que vamos a trabajar. Cuanto más soltura, más fácil será reconocerla y ponerse a ello.
  • ¿Cómo comienza la canción? Recuerda que pueden darse tres comienzos; Anacrúsico, tético y acéfalo. ¿No te pasa a veces que te descolocas en el comienzo de una canción? Esto es porque probablemente sea anacrúsico y empiece en el tiempo débil del compás ( y no hace completar el compás con silencios). Son muchísimas las canciones que empiezan de esta manera. (después las encontrarás en el desarrollo de la melodía, lo importante es reconocerlas) Si tuviera que explicar a un alumno cómo es un comienzo anacrúsico, lo haría con con esta frase: “¡Qué bien!” y después le diría al alumno: Inspira…..qué_bien, Inspira….. qué_bien! Sin darte cuenta estás dotando a la música de un movimiento que te ayuda a trabajar con ella.
  • El instrumento: Igual que hemos hablado de una estructura rítmica, es muy conveniente que te sepas los acordes a la perfección. Cuando hablamos de músicas urbanas, se suele trabajar con reducciones que tienen los acordes necesarios para el desarrollo de la partitura (normalmente cifrado americano). También puedes descargar la letra con los acorde (también en cifrado americano). Yo trabajo mucho con las letras de la cuerda aunque previamente suelo armonizarlas ya que pueden contener errores.
  • Como he dicho antes, procura trabajar con una canción que conozcas muy muy bien. También tendrás que tener en cuenta los tipos de acordes que utilicen. En mi caso, me es indiferente porque los invierto o los modifico ayudándome de mis conocimientos de armonía. Además, debes saber que llevan casi siempre una estructura básica. Por eso es importante tener nociones de armonía, porque automáticamente sabiendo la progresión sabes más o menos para donde tirar por lo que con el tiempo, realizarás esta tarea de manera automática. ¿A quién no le suena haber leído el famoso I , IV , V y VI grado de la música actual? Esta progresión se da en multitud de famosas canciones, y conociéndolos, podrás montar gran cantidad de canciones de siempre. Al final del artículo, enlazaré con algunos contenidos que creo que son importantes.
  • Una vez tengas claro los acordes (según tu nivel e instrumento) …¡Es el momento de comenzar! Incido en los acordes porque si éstos te cuestan o no los tienes muy claros, ya sea porque es complicado cambiar y por eso “no te da tiempo, es mejor acudir a aquellos que tengas interiorizados para que el cambio de acorde te sea más sencillo y puedas centrarte más en la melodía. No empieces a lo loco porque no te va a salir. Ya sabes que según como sea el comienzo de tu canción el acorde irá en uno u otro lugar, así que te puede servir como apunto de arranque. Puedes probar con la canción original y paralelamente ir trabajando con ellos para ir reconociendo en la transcripción de la canción ( trabaja siempre sobre papel para realizar las anotaciones) los cambios de acorde así como señalar a lápiz los comienzos y finales de frase. Te ayudará a identificar cuando comenzar y que no se te vaya el ritmo.
  • Venga, ahora sí. Tenemos el Ritmo, la armonía y el comienzo de frase. Empieza a cantar, asigna el acorde a la frase en el momento adecuado. No hay prisa, tómate tu tiempo hasta hacer el siguiente cambio de acorde. ¿Se termina la frase? ¿empieza? ¿Pide otro acorde más? hazlo con tiempo. Y así hasta el final. ¿Y qué viene después? Repetir, repetir y repetir hasta que te sientas cómodo y te atrevas a improvisar un ritmo más complejo. Porque te lo pedirá el cuerpo. ¡Sí! ¡todo llega!
  • Trabajar con una canción puede ser aburrido, pero si vas alternando con otras canciones que te gusten puedes tener un resultado muy muy chulo a largo plazo.

En este vídeo de youtube podéis ver un resumen de lo antes comentado. Los grados (la armonía) marcan en cierta manera la estructura porque en música, todo lo que ves y oyes está conectado. ¿podéis intentar cantar sobre la estructura del vídeo? Si podéis, sólo tenéis que añadir el acorde en el momento correcto. ¡ Y a disfrutar!

Ya se que suena fatal decir que es sencillo! Pero no es precisamente cosa fácil. Y bueno, tened en cuenta que a B.B. King no le gustaba tocar y cantar al mismo tiempo y lo que hacía era establecer diálogos con su guitarra Lucille, alternándose en toda la canción. (Y vaya diálogo¡)

En fín no es cosa fácil, requiere mucho trabajo y constancia pero el resultado es … ¡Maravilloso! Este artículo está referido a musiqueros cuyos conocimientos musicales estén empezando… aunque se puede extrapolar a diferentes niveles!

¡Hasta el próximo artículo!

Os adjunto enlaces de interés ( para que podáis profundizar y complementar el artículo de hoy:

Formas de comenzar una obra musical.

Progresiones más Pop Rock y en cuales canciones se utilizan.

Estructura de las canciones POP (Os recomiendo este blog)

La anacrusa musical

Ejemplos practicos de armonización de melodías.

Por último os recuerdo que sigo recogiendo opiniones en este formulario (haz clik aquí) para mejorar el blog! Gracias a los que habéis participado hasta el momento! Me están encantado vuestras respuestas 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: