¿Por qué estudiar un grado en Musicología? Razones para estudiar Musicología que seguro te van a gustar

Hola! Qué tal? Ya se acerca el verano, y con ello muchas decisiones importantes para muchos de vosotros 🙂

Ya que mis artículos más vistos son los que están relacionados con estudiar musicología, ¿por qué no hacer un update  de este tema?. Os he contado un poco las salidas laborales (desde aquí muchos sois los que me consultáis por correo electrónico sobre este aspecto) y también las cosas que tenéis que saber si queréis estudiar musicología pero … ¿Por qué no dar las razones por la que si debes de estudiar musicología? Ah! Aviso para navegantes, la del trabajo NO es una de ellas! (aunque con matices)

 

 Razones por la que debes estudiar musicología

1. Versatilidad: La carrera está compuesta por una serie de materias troncales que aborda la música desde muchos aspectos sociales y culturales.

2. Especialización: Esto se produce si no abordas la carrera como un todo y te centras en el área que te interesa puedes ahondar en el campo musical que más te interese.

3. Investigación: La base del aprendizaje en estos estudios se centra en la investigación. Aprenderás a investigar y realizar interesantes trabajos de campo cuyos resultados te sorprenderán gratamente y probablemente te ayuden a especializarte a un tema en concreto.

4. Interrogantes: Resolverás con tus propias investigaciones interrogantes musicales que siempre te has preguntado y seguramente te quedarás con ganas de más, ¡mucho más!.

5. Pensar . Descubrirás que la música no es sólo lo que escuchas, sino también lo que piensas. A través de nuestra historia musical comprobarás que  el hombre (y mujer) no se dedicaba solo a componer, también a pensar y reflexionar sobre la música y nuestra historia sonora.

6. Analizar. Con esto hallarás respuestas a preguntas como ¿Qué hace una nota como tú en una partitura como esta?

7. Desarrollar tu carrera profesional. Vale, el futuro de un musicólogo es bastante negro y no se rifarán las empresas por contratarte. Si te especializas con un máster y trabajas en las diferentes becas relacionadas en música en empresa privada mientras estudias, puedes llevarte muy gratas sorpresas. Ah  ¡aprende inglés! ¡Un musicólogo sin inglés es como un jardín sin flores!

8. ¡Quiero ser investigador!. ¿Has descubierto un tema que te apasiona y quieres saber más de lo que llegaste a imaginar? Quizá la investigación sea tu salida, pero para ello te recomiendo al escoger la universidad dónde estudies que te informes de sus líneas de investigación si tienes pensado optar a una beca para el departamento. Por ejemplo, en la Universidad Autónoma de Madrid, Cervantes y Quijote en la Música. Para realizar tu tesis, lo ideal es que estés becado, así que para llegar a este punto… A darle duro con el estudio, colabora con los departamentos ya que si no, de beca nanai y será un poco difícil costearlo de tu bolsillo.

9. Continuidad. Para los que somos más mayorcitos y ya tenemos una carrera profesional,  estudios terminados y tenemos ganas de dar un punto “fashion” a nuestra  formación académica, la especialización es un plus. Siempre recomiendo el Máster en Musicología si no quieres estar 4 años, así como para los musicólogos de grado les recomiendo un máster que les especialice. Un grado de musicología sin experiencia laboral, lo tiene bastante difícil para salir al mercado del trabajo, lo importante no es lo que estudies sino cómo y qué haces mientras estudias.

10. Opositar, educacion, conservatorio. Si te gusta la docencia y te gustaría dar clases de música en Secundaria, esta es tu carrera ! Pero no olvides hacer el Máster en Secundaria cuando termines tus estudios. Respecto al conservatorio, no hace falta decir que es complemento perfecto si queréis iniciar estudios universitarios. Aunque dejo una nota: Musicología y conservatorio nunca han estado muy cohesionadas, más bien ha ido cada una por su lado a pesar de que muchos de los que hemos estudiado la carrera, somos interpretes de instrumento. Antiguamente, cuando yo estudiaba la licenciatura (no grado)  equivalía al Superior del Conservatorio. Más información de Conservatorios y Educación aquí (Imprescindible labor de Jose Luis Miralles)

11.  Mola mucho. Pues sí, seguro que al comienzo del primer curso, habrá asignaturas que te parecerán un plastón, pero con el paso del tiempo aprenderás a entender la música en su contextos y aunque haya momentos en los cuales parezca que te vaya a explotar la cabeza con tantos trabajos y exámenes, resulta que al final echarás la vista atrás y desearás aprender tantas cosas de nuevo. ¡Yo quiero volver a estudiar musicología!

Diario de una Musicóloga

Como veis no son pocas las razones positivas. Si estudias con cabeza, siendo un alumno activo puedes tener muchas satisfacciones. Un alumno pasivo, quizá encuentre desazón al terminar la carrera ya que será aprendiz de mucho pero maestro de nada. Quizá debido al mercado laboral la carrera requiera un doble esfuerzo y una gran implicación, pero eso ya depende de nuestros sueños y de las ganas que tengamos de conseguirlos o por lo menos intentarlo.

¡Hasta el próximo artículo y mucha suerte para los que esteis de exámenes!

 

Si te han gustado mis razones para estudiar musicología puedes compartir este artículo, y si no te apetece compartir, no pasa nada, ¡nos leemos muy pronto!:-)

 

 

El secreto del Piano: Bartolomeo Cristofori Igual que el secreto está en la masa, para un piano el secreto está en la caja.

Hola! Feliz inicio de semana. Yo he pasado un puente que ha sido una maravilla y que me ha hecho desconectar de todo ¡Tomaaaa!

Hoy al iniciar el ordenador me he encontrado con el doodle de Google que conmemora el 360º cumple de Bartolomeo Cristofori (1655-1755). así que he decidido dedicarle unas palabritas. Si sois pianistas seguramente sabréis de quien estoy hablando, así que para los que no lo conocéis .. ¡os presento a Bartolomeo, el inventor del piano moderno! ¿Pero es que antes había pianos antiguos? ¡No! Antes del piano, también había instrumentos de tecla primos hermanos de éste, como el  clave, por ejemplo que se caracterizaban por un sonido más metálico y la ausencia de matices pero no alarmadse, que este hecho era suplido por una exquisita ornamentación de las notas. El sonido de estos instrumentos   se apagaba cuando su mecanismo dejaba de pulsar la tecla (algo así como un pellizco musical), limitando la gran riqueza sonora que posee un instrumento de cuerda, así que Bartolomeo ideó un sistema en el cuál el sonido permanecía aunque la tecla dejara de accionarse. Así en un piano, un blandito macillo da el golpe a la cuerda gracias a una palanca activada por la tecla y vuelve a su posición inicial sin apagar el sonido de una forma brusca por lo que el sistema de palancas,macillos y apagadores hace que la música adquiera mucha más riqueza según la forma de tocar el instrumento, con golpes de tecla más bruscos u otros más densos regulando el peso con el cuerpo, elemento crucial en la dinámica del sonido. Debido a que el nuevo instrumento dotaba al sonido de una nueva (y buscada) intensidad, Bartolomeo lo bautizó como Pianoforte Pero claro, Roma no se hizo en un día y el piano  tampoco, así que posteriormente se le fueron añadiendo pequeñas modificaciones hasta que al mediados del S: XIX diera lugar al PIANO con todas sus letras, tal como lo conocemos hoy día.

Personalmente, pensando sobre la evolución del instrumento de tecla y sin desmerecer ninguno de ellos, ¿Pensáis que el piano fue una evolución lógica del instrumento de los instrumentos de cuerda pulsada? Actualmente, no hay una producción significativa para estos instrumentos pero sí encomiables labores de investigación sobre su historia y sus sonidos por parte de estudiosos e interpretes, ya que no nos queda testimonio auditivo de los mismos, pero sí la música escrita para estos instrumentos por parte de los grandes compositores de nuestra historia. La música para clave, cuyo momento culmen llegó en el barroco fue poco a poco cayendo en desuso, con la aparición del Pianoforte de Cristofori,  sus posteriores modificaciones y la revolución que provocó (porque el pianoforte era de modernos) hizo que se introdujera en los hogares en el S. XIX (cual tele en el S. XX) como un completo instrumento que acompañaba  la vida familiar de la gente de época. Si en el Barroco la música era un bien exclusivo de la corte, en el romanticismo ésta pasa a dar el protagonismo al propio compositor, provocando una revolución en lo que a edición de partituras se refiere. Como podría pasar actualmente con las discográficas, fueron los editores de partituras quienes en aquella época se hicieron con un gran negocio musical. Si ahora es motivo de  orgullo y felicidad publicar un disco, imaginad entonces la alegría y satisfacción del propio compositor el saber que su música editada para piano se pudiera escuchar en cualquier hogar de Europa o América.  Sí, el S. XIX fué una revolución en muchos ámbitos, también para la música que pasó a ser más universal, pero también más íntima y libre en una reivindicación del yo musical.

En definitiva, ¡Qué muchas gracias Bartolomeo!

IMG_20150504_205754

Gracias Bartolomeo! Menos mal que en mi apellido falta una O! Copyright: ¡Yo misma!

¡Hasta el próximo artículo!

 

¡Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirlas en tus redes sociales favoritas y si no te ha gustado, pues nada, tómate una cervecita a mi salud!