¿Interpretamos y escuchamos la misma música?

Sería muy difícil de explicar lo que uno siente cuando “hace música” o se emociona con ella y estoy segura que esto ocurre en todos los contextos musicales posibles. Cada persona crea un vínculo especial y único. En Twitter comentaba sobre la intencionalidad de la música pero un tuitero me recordó que no es la intencionalidad de la música solo la que hay que tener en cuenta sino también la del oyente y añado, la del ejecutante.

Esto me hizo reflexionar sobre la relación bidireccional de la música. La música sobre el oyente y el oyente sobre la  música. ¿Podemos cambiar el sentido de una música? ¿Hay una percepción realmente objetiva de ella? Podemos, como ha he dicho en otras ocasiones, mirar la música con ojos curiosos como quien mira una escultura con muchas aristas. Pero..aunque queramos mirarla así, ¿podríamos decir que lo único objetivo de la música es lo que hay escrito en una partitura?

Supongamos que tenemos que interpretar esto:

Tenemos una clave de sol y un pentagrama que indica la altura de las notas: Mi – Mi. También atrapado entre líneas está el compás 2/4 y también se podría indicar la velocidad exacta indicado con un número que indique el pulso de negra en el extremo superior. Estos conceptos están claros.

¿Y ahora? Ahora llega la magia.

Imaginaros que tenemos que interpretar este pasaje:

Veamos, tenemos el compás, la clave, el pentagrama, las notas que indican su duración… ¿y esos signos a los pies de cada pentagrama? Son signos de intensidad que  indican como tocar o cantar este pasaje. Vamos a centrarnos en el  tercer pentagrama. Estos signos dan pautas de  la intensidad de las  notas. Así  estos compases han de tocarse como si fuera una ola, de menos intenso a más en en la nota central (f) hasta diluirse en el último sonido.

Los que interpretamos música sabemos perfectamente como ejecutar un piano (p) .Significa que tenemos que hacerlo dulce y suave, conteniendo el peso de la mano para contener el sonido (hablo pensando en el piano, pero se puede extrapolar a cualquier instrumento incluida la voz) pero… ¿son todos los p iguales para todos?¿A lo largo de la historia de la notación el concepto de  p ha sido el mismo? Partimos de la base, claro, que la inclusión de estos signos fueron fruto de la necesidad del compositor y ejecutantes para poder ponerle forma física a lo que no se ve de la música.

La magia de la interpretación musical (porque un músico no toca una obra, la interpreta) es esta. Hay cosas que son seguras en una partitura, pero otras no se han logrado cuantificar no siendo algo cerrado. Aunque tengamos claros todos los signos musicales en una partitura¿Cómo sabemos que todos tenemos el mismo? ¿Será igual  hacer un p un día aciago que un día en el que parece que tu mundo se ha vuelto del revés? Quizá en la partitura habría que crear nuevos signos para los sentimientos para que ésta estuviera más completa, pero ahí está lo que no se puede cuantificar y por lo que la música adquiere ese halo de magia en cada interpretación. Es muy difícil que existan dos interpretaciones iguales de una misma música, porque son diferentes las manos que la tocan, el sentimiento que imprimen y la relación bidireccional que se establece entre ambos. Es por eso, que el sonido es magia y la escucha del mismo ha de ser atenta porque de dos interpretaciones aparentemente iguales puede haber un mundo entre ellas  porque no todos los aspectos de la música están escritos. Si la música pasa de manera superficial por nuestros oídos, escuchamos media música haciendo que  la otra mitad se pierda , como si fuera un eco lejano.

Edgar Degas. Músicos de la Orquesta (1872)
Con esto se puede imaginar la importancia del director del orquesta en la búsqueda del sonido y pensar de la importancia cuando un compositor dirige su obra es un momento mágico. ¿Os imagináis ver y escuchar el sonido de Wagner dirigiéndo su producción musical?

La música es un faro que guía a través del tiempo.

Estaba buscando una canción o un poema que reflejara como la música ha sido buque insignia de poetas y artistas en general y paré a reflexionar. ¿Qué tendrá la música que desde el hombre es hombre crea ese influjo  que hace que  ésta haya sido la banda sonora de nuestra historia?

Beato de Ginebra: La segunda trompeta
Beato de Ginebra (Mediados del S. XI) Trompeta del Apocalipsis

La música ha sido acompañante de los momentos relevantes de nuestra historia, de los que llevan al cielo y de los que averguenzan nuestra existencia pero siempre como un faro de guía para personas de todas épocas y condiciones.   De manera innata tenemos la necesidad de relacionar cada momento de nuestra vida o nuestra historia a un motivo musical que se quede clavado en nosotros.

Bartholomeus van der Helst, Banquete de milicianos (mediados de XVIII).
La guerra y la música siempre han estado unidas. Tambores, cornetas, flautas… El arte al servicio de la indiosincrasia del hombre.

¿Ella nos encontró ?¿O nosotros la encontramos a ella? Pasamos desde el Arte de los sonidos de la Antigua Grecia al Mundo Suena del artista expresionista abstracto Kandinsky. Siempre he pensado que la música fué un intento de buscar el sonido del mundo, Kandinsy fue muy sabio en sus palabras, el mundo es sonido en un movimiento perpétuo que nunca cesa.

La cancion de amor
Antoine Watteau ,La canción de Amor (1717) La música como medio de expresión de sensaciones que son dificiles de explicar con palabras.

Generación tras generación la música estuvo allí. Impasible y majestuosa revolviéndonos por dentro. Se partió  de la idea de reconducir la música solo para unos pocos, dividida entre músicas “cultas” y “llanas” buscando la manera de contener su práxis y su entendimiento en beneficio de todos mediante tratados y reflexiones  que aseguraron que su aprendizaje y su enseñanza no quedara en saco rato. Tratados sobre el sonido, la composición, las maneras de “tañerla” han llegado hasta nuestros días dejándonos un legado maravilloso y mágico. La música tiene tanta vida que, pasó de un imaginario reducido al servicio de reyes y demás colectivos que  paulitanimante a raíz de la revolución del Renacimiento fué pasando de forma muy lenta y paulatina a la reinvindicación del YO ante la música.

Y  entonces,la música explotó en mil colores.

Y encontré mi poema, es una canción muy reciente de Alejandro Sanz que refleja muy bien el paso de la música inherente a nosotros a través del tiempo.

La música no se toca. (Alejandro Sanz)

Pasaréis, pasaran los tiempos,
se irán los momentos… ya lo veréis.
Pasaran los imperios, las guerras,
los besos y donde miréis…
Quedaran los versos y los porqués.
Recuérdalo… esta canción.
La música no se toca.

Veréis, pasaran los empeños
y los misterios de seis en seis.
Y los siglos, los muertos
y los inquietos que alzan la voz.
Pasaremos todos y quedaran
Recuérdelo… una canción.
La música no se toca.

¡Y qué! lo que va en el viento
es lo más seguro, no lo dudéis.
Que se aferra al tiempo
y se queda eterno en el corazón.
Pasaremos todos y quedará
Recuérdelo… una canción.
La música no se toca.

¡Y no hay ley!
Poderosa emoción que ni el tiempo la vence.
¡No hay ley!
Lo que améis en el tiempo siempre quedará.
Quedará cuando no estemos
Quedará cuando no estéis
Quedará la música…
Y siempre la música, la verás.
Larga vida a la música su majestad.
Que dios guardo a la música en su inmensidad.
Y quedara la música
cuando no haya a quien amar.
Quedará la música… como un despertar.
Nos quedará la música, es nuestra verdad.
Quedará la música… El es titular.

Pasaran los inventos
y el ir con los tiempos no lo veréis.
Y al si no me conecto
las bandas más anchas y los que corréis.
Pasaran las marcas y los ‘ibéis’
Recuerda que esta canción
es música y siempre flota.
¡Y que!
Lo que va en el viento
es lo más seguro, no lo dudéis.
Que se aferra al tiempo
y se queda eterno en el corazón.
Pasaremos todos y quedará
Recuerdos y esta canción.
La música no se toca.

¡Y no hay ley!
Poderosa emoción que ni el tiempo la vence.
¡No hay ley!
Lo que améis en el tiempo siempre quedará.
Quedará cuando no estemos
Quedará cuando no estéis
Quedará la música…
Y siempre la música, la verás.
Larga vida a la música su majestad.
Que dios guardo a la música en su inmensidad.
Y quedará la música…
cuando no haya a quien amar.
Quedará la música… como un despertar.
Que viaje a la música…
En la eternidad.
Que quedará la música… El es titular.