Música: un juego de miradas

Como sabeis, la música  no es solo la partitura  y  su interpretación en el  instrumento. La música es escultura en movimiento es  mirada y expresión.  Los músicos  y aficionados necesitamos del propio cuerpo para poder dibujar estelas en el cielo.

Como representación del sonido en movimiento  tenemos la  danza, pero incluso ella necesita de un elemento conductor que ayuden a los bailarines a expresarlo  por medio de un coreógrafo que ayude a expresar en un sentimiento común la música en danza pero de forma simultánea también   pasa en la interpretación musical, ya que sin una figura que sirva de canalizador de de una música esta se puede diluir en el aire.  Cuando dos o más músicos se reunen para tocar, el juego de miradas es el que hace que su música sea una y se cree un lenguaje más allá de las palabras en la que el cuerpo  y las miradas sean una parte más de la música. Fijaros cuando vayais o veais un concierto por la tele, en como  los músicos son vista y  tacto más allá de la ejecución de la pieza en su intrumento. Si por contra, observais que el músico no mira a su director  la  interpretación de vuelve líenal y un tanto fría. Por eso y más factores, también el sonido depende de la relación que un director de orquesta o de coro establezca con la agrupación. ¿y cómo se hace eso? ¡Exacto! Con la mirada y el cuerpo

Pero este juego de miradas no depende solo de un gran grupo de músicos, también en  la soledad de nuestro instrumento ( en mi caso el piano. que solemos ser interpretes solitarios) el cuerpo forma parte de nuestra interpretación siendo el movimiento ondulante del mismo el que  nos ayuda repartir el peso que aplicamos a la nota que estamos tocando según el caracter que le queramos dar. En el caso de que estuviéramos acompañando a un intérprete (un cantante, un guitarrista) nuestro cuerpo sería indicador de las entradas y salidas que éste tendría que aplicar.También, una mirada furtiva hace que sin palabras el interprete conozca nuestras intenciones.

¿Cómo resumir la música en una mirada? En Twitter suelo colgar muchas fotos   de grandes  compositores  que marcaron la historia musical  ya que me llama la atención la fuerza que pueden transmitir. Mirar una partitura es también sentirla  ante nuestro ojos. ¿Qué opináis? Una postura rígida solo condicionaría nuestro sonido y  por eso, una de las primeras cosas en las que se hace hincapié a la hora de aprender un instrumento es dejar la rigidez fuera ya que eso encerraría el sonido en un cuerpo en el cual  no fluye  la música a ninguna puarte, poniéndo límites a la amplitud del sonido.

Aquí os pongo algunos ejemplos de música y movimiento que os decía antes:

No es solo alguien tocando¿ no? Mirad la expresón de Grieg, taciturna, se desliza sobre la partitura.Su postura sugiere profundidad en el teclado.

¿Qué decir de Copland dirigiendo? ¿Qué os sugiere¿ Con esa amplia sonrisa la orquesta puede interpretar luminosidad y brillantez que se aúnan en un pasaje que les empuje  más  aún de lo que elllos pensaban hacia esa luz sonora.

La mirada y el cuerpo de Bernstein sugieren fuerza, ¿que puede pensar un músico que vea ese rostro? ¡Cuántas cosas cosas puede transmitir esa mirada !

Quizá esto os puede ayudar a pensar en como experimentais el sentir musical ya que es  un concepto algo complicado de explicar porque   es nuestro cuerpo el que agarra los sonidos uno a uno haciendo que estos recorran  nuestro yo interior (Sí, ese que solo vemos cuando nos olvidamos de todo lo que nos rodea.) Cuando escucho música  o toco el piano siento como la música dirige mis movimientos para poder representar el sonido que siento y que quiero oir.

Para terminar, os dejo esta idea  que para mi  resume el sentir de un músico:

La música sale de la partitura, el sonido de dentro de mi.

4 pensamientos sobre “Música: un juego de miradas

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Efectivamente, cuando interpretas es imposible estar estático, el movimiento sale sin pensar y cuando eres público y escuchas notas que algo se mueve también. Geniales las fotografías. Gracias!! 🙂

  2. Pingback: La importancia de la comunicación visual en la música - Diario de una musicóloga

Deja un comentario